Restos óseos fueron hallados en cueva prehispánica de Matanzas

Aquí identificaron el individuo más antiguo de la isla: data de hace 3 mil años y es una mujer

Autor:

Pedro A. Rizo

Un equipo de investigadores halló en una cueva de la zona arqueológica del Río Canímar en la ciudad de Matanzas nuevos vestigios de la presencia de las comunidades aborígenes en la zona. Entre las piezas figuran fragmentos de cráneos, fémur, costillas, así como varias partes de animales como peces.

El doctor Ulises González Herrera, especialista del Instituto Cubano de Antropología fue el que avistó los restos humanos dentro de la cueva.

El panel de expertos de las universidades de Winipeg y Matanzas, el Museo Antropológico Montané y el Grupo de Investigación y Desarrollo de la Dirección Provincial de Cultura encontró los restos óseos humanos en la espelunca, durante una prospección que realizan en la región. Así lo precisó la bioarqueóloga Yadira Chinique de Armas.

La bioarqueóloga, Yadira Chinique De Armas encabeza el estudio por la Universidad de Winipeg. Explica que entre los fragmentos de restos óseos humanos encontrados en la cueva se encuentran cráneo, fémur y costillas.

El proyecto concibe durante tres años la exploración y visita a los sitios arqueológico reportados con anterioridad en el Río Canímar.

La jefa de la investigación, doctora Silvia Hernández Godoy, informó sobre las principales acciones. Entre ellas citó la topografía y evaluación del estado del área arqueológica.

A la entrada de la cueva los especialistas realizaron una prospección para conocer particularidades del terreno. En el mismo lugar se hallaron en la década del 60 del pasado siglo esqueletos de varios individuos prehispánicos.

Aquí identificaron el individuo más antiguo de la isla: data de hace 3 mil años y es una mujer. El historiador de la ciudad de Matanzas, Ercilio Vento Canosa, destaca la importancia del área para la arqueología cubana y la historia de las comunidades indígenas de Cuba.

Los restos encontrados por la observación se dejaron en la cueva. Mientras a los identificados mediante la prospección, que es un estudio en un fragmento del terreno, se les realizarán pruebas para determinar fechas y otras particularidades.

El Río Canímar demuestra su impronta como hábitat de las comunidades que nos antecedieron. Los arqueólogos y un grupo multidisciplinario de especialistas volverán a la cueva para excavarla y revelar los misterios y las huellas de nuestros antepasados.

Tomado del semanario Girón

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.