Un símbolo de hermandad

La expresión de Fidel: «¡Por Vietnam, estamos dispuestos a dar nuestra propia sangre!», es consigna sagrada en el hermano país asiático

Autor:

Yuniel Labacena Romero

La expresión de Fidel: «¡Por Vietnam, estamos dispuestos a dar nuestra propia sangre!», es consigna sagrada en el hermano país asiático, que tiene un lugar muy especial para nuestro pueblo y para el líder histórico de la Revolución Cubana, de quien este domingo se cumplen 91 años de su natalicio.

Muestra de ello fue el encuentro que sostuvieron este sábado delegaciones de las juventudes de Cuba y Vietnam, en el cual se destacó que en esa confianza e identificación con causas de lucha semejantes va una historia entera de dos pueblos unidos por un pasado de resistencia, y un combate permanente por preservar sus conquistas.

Le Quoc Phong, miembro suplente del Comité Central del Partido Comunista de Vietnam y primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas Ho Chi Minh, expresó que constituía un alto honor hacer coincidir esta visita con la conmemoración del natalicio de Fidel, quien «ocupa un lugar especial en nuestros corazones, pues en todo momento demostró gran cariño por mi pueblo, y fue un estímulo para continuar la lucha contra los enemigos».

Susely Morfa, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), agradeció a Vietnam por su apoyo a Cuba en los tiempos más difíciles de la Revolución. «La simpatía por esta nación, símbolo de las luchas contra el imperialismo, está grabada en nuestros sentimientos. En Cuba y en sus jóvenes tendrán a un pueblo hermano dispuesto a seguir cultivando los nexos bilaterales y a luchar codo a codo por un mundo mejor».

Durante el encuentro —donde se intercambió información sobre el trabajo de las organizaciones juveniles de la Isla y Vietnam— se ratificó el interés de ambas delegaciones de seguir trabajando juntas, pues hay coincidencias en la misión de educar a las generaciones más nuevas en el deber de defender las conquistas alcanzadas.

Como colofón de la cita, la UJC de Cuba recibió de su homóloga vietnamita un hermoso cuadro que refleja los logotipos de ambas organizaciones, así como también un donativo de mil hamacas y cien tiendas de campaña.

Mientras, a la Unión de Jóvenes Comunistas Ho Chi Minh se le confirió la Moneda Conmemorativa Aniversario 55 de la UJC, una distinción que, al decir del dirigente vietnamita, «es un símbolo de hermandad para continuar fortaleciendo los lazos que existen entre ambas organizaciones juveniles y reafirma la fraternidad y prosperidad con las cuales debemos seguir defendiendo los mejores valores de la humanidad».

Este sábado, además, la delegación vietnamita  depositó una ofrenda floral a José Martí en el monumento de la Plaza de la Revolución, visitó el Centro de Inmunología Molecular y la Empresa Laboratorios AICA. También, sostuvo un encuentro con directivos de JR, y asistieron a la gala político-cultural por el Día Internacional de la Juventud. Hoy, en el parque Ho Chi Minh, de la capital, rendirán tributo al líder de su país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.