Más de 30 mil jóvenes de La Habana rendirán tributo a los estudiantes de Medicina fusilados

Los homenajes a las víctimas hace 146 años del absurdo y el odio colonial, serán el próximo lunes 27 de noviembre

Autor:

Yeilén Delgado Calvo

Porque hay crímenes cuya estela de dolor ni siquiera el tiempo puede borrar, en todas las provincias del país se realizarán el próximo lunes 27 de noviembre actos y marchas para homenajear a los ocho estudiantes de Medicina, fusilados en 1871 por orden del poder colonial español.

En la capital, más de 30 000 jóvenes de las universidades, la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior protagonizarán ese día, a las cuatro de la tarde, la peregrinación, desde la escalinata de la Universidad de La Habana (UH), hasta el monumento en La Punta que recuerda a los mártires.

Fernando de la Mora Martín, miembro del Secretariado Nacional de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), explicó a JR que en este aniversario 146 del trágico suceso, les inspiran de forma especial las palabras del Comandante en Jefe, en la Universidad de La Habana, el 27 de noviembre de 1959.

Tal y como afirmara Fidel en aquella ocasión, hoy nosotros también traemos la impresión inolvidable de los mártires, dijo De la Mora; y explicó que la evocación al líder histórico de la Revolución Cubana los impulsará en ese homenaje, a un año y dos días de su fallecimiento. Los 95 años de la FEU y la inminente Asamblea Nacional de la FEEM son, también, motivaciones del tributo.

A las nueve de la mañana del propio lunes, estudiantes de Medicina desarrollarán un acto en el cementerio de Colón, junto al Mausoleo que guarda las cenizas de los casi adolescentes Alonso Álvarez de la Campa, Anacleto Bermúdez, José de Marcos, Ángel Laborde, Juan Pascual Rodríguez, Carlos Augusto de la Torre, Eladio González y Carlos Verdugo.

La falsa imputación de haber vejado la tumba del periodista español Gonzalo Castañón, les valió a los aspirantes a galenos un proceso sumamente arbitrario, que culminó con la sentencia a muerte.

La ejecución estremeció a la Cuba de entonces no solo por lo despiadado del asesinato, sino también porque expresaba el odio de los colonialistas acérrimos contra un pueblo cada vez más consciente de la noción de patria.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.