«Aceitar» las cadenas productivas de Ciego de Ávila

Revisa Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, desarrollo turístico de la cayería norte de Ciego de Ávila y el encadenamiento de este con centros agropecuarios y de la industria alimentaria durante la primera jornada de su visita de Gobierno a la provincia

Autores:

Luis Raúl Vázquez Muñoz
René Tamayo León

EL Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encabeza la visita de Gobierno a Ciego de Ávila, donde varios miembros del Consejo de Ministros interactúan en centros de interés económico y social de la provincia, para analizar el estado actual y las perspectivas de los principales programas de desarrollo e intercambiar con cuadros del territorio, trabajadores y pueblo en general.

Es la octava visita de esta naturaleza que realiza el mandatario junto a miembros del gabinete, además de labores en diferentes provincias para comprobar las acciones de recuperación ante eventos meteorológicos (primero por la tormenta subtropical Alberto y recientemente por el ciclón Michael), entre otros recorridos por provincias, incluida La Habana, para continuar estimulando el desarrollo y el bienestar nacional.

La jornada matutina, el mandatario la inició en la cayería norte de Ciego de Ávila, parte de los Jardines del Rey, que también se extiende y expande por Villa Clara y Camagüey.

En la Oficina del Representante del Gobierno en la Cayería Norte, se le informó sobre el Programa de desarrollo hotelero para el polo turístico, que según el Plan de ordenamiento territorial prevé la ubicación de casi 70 000 habitaciones entre las tres jurisdicciones.

En la actualidad hay en explotación cerca de 18 700, están en ejecución más de 5 500 y en preparación alrededor de 4 400.

En el área de Villa Clara están habilitados más de 10 500 de los poco más de 13 000 cuartos previstos para los cayos Santa María, Ensenachos y Las Brujas, y se ejecutan unos 2 500, por lo que esa zona de los Jardines del Rey está cerca de su cota.

En Ciego de Ávila, el propósito es construir más de 24 600 habitaciones, de las cuales poco más de 8 000 están en explotación. En Camagüey, casi todavía «virgen», se dan los primeros pasos para ubicar en sus cayos septentrionales destinados al turismo, más de 32 000 cuartos.

A una pregunta del Jefe de Estado sobre cómo se está preparando el polo para la temporada alta, se le expuso que el ciento por ciento de las habitaciones disponibles están listas para inaugurar el 15 de noviembre la etapa de mayor arribo de visitantes internacionales.

Sobre las limitaciones que se tienen para la época, se le subrayó que hay problemas con el aseguramiento de la carne de cerdo, la cerveza Bucanero en toneles (porque no hay suficiente capacidad de frío para latas y botellas), el transporte obrero y la higienización. Al indagar sobre los productos agrícolas, se le explicó que las principales dificultades están con el abastecimiento de tomate y naranja.

Luego del intercambio informativo sobre este y otros temas, Díaz-Canel, que estuvo acompañado por los ministros de Turismo, Manuel Marrero, y de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, reiteró lo que ha criticado en más de una ocasión, que la industria nacional no se ha preparado para responder a los planes de desarrollo hotelero.

Se dedica mucho dinero para hacer importaciones para el turismo —indicó—, pero en lugares como este, Ciego de Ávila, que dispone de importantes polos agrícolas, como Ceballos, La Cuba y Cubasoy, tiene posibilidades de autoabastecerse en productos agropecuarios. Y esto —enfatizó— hay que hacerlo con calidad.

Foto: Estudios Revolución

Tras el encuentro informativo en cayo Coco, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros visitó el hotel Pilar I, en cayo Guillermo, que está en las fases finales de terminación. El complejo habitacional abrirá con categoría Cinco Estrellas Plus, y será administrado por la prestigiosa compañía Kempinsky, que también gestiona el habanero hotel Manzana.

Ciego de Ávila, buena simiente

El segundo punto de la visita del mandatario cubano a Ciego de Ávila en el día de ayer fue la Empresa Genética Pecuaria Turiguanó, donde fue acompañado, como ocurrió durante toda la jornada, por Félix Duarte Ortega, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en el territorio.

La entidad dispone del mayor hato de ganado Santa Gertrudis de Cuba y el segundo de América Latina. Es este un hermoso animal, vigoroso, fuerte, aunque delicado, pero si se le cuida bien —como ocurre aquí— genera altos réditos en carne. La empresa dispone de casi 5 000 de estos ejemplares, peculiares por su color rojo intenso.

Gracias al programa de desarrollo ganadero, que aquí tiene en su base la profesionalidad y el cuidado de sus directivos, técnicos y obreros, dispone de una sólida base alimentaria para sus reses, con más de 350 hectáreas sembradas con alimento animal, de ellas 25 hectáreas con plantas proteicas.

La labor ardua y creativa del colectivo laboral también permitió recuperar rápidamente los daños provocados por el huracán Irma, en septiembre del pasado año, y por las intensas lluvias que luego vinieron, las que dejaron perjuicios tan grandes como el ciclón, se le informó al mandatario cubano.

El establecimiento agropecuario posee además un combinado cárnico, donde las piezas se procesan según 132 cortes tradicionales y especiales, a partir de lo estipulado por las cartas tecnológicas cubanas e internacionales, y cuya venta al turismo permite ahorrar al país cada año cuatro millones de dólares por concepto de sustitución de importaciones.

En este punto, Díaz-Canel retomó el encadenamiento productivo que debe generarse entre la industria nacional y el turismo, al conocer que ellos solo venden a los hoteles unas 130 toneladas de carne, aunque pueden ofertar más.

En cortes especiales, los cuales tienen costos de miles de pesos por tonelada en el mercado internacional, Turiguanó puede cubrir toda la demanda del país; el único problema que tenemos es con los camiones refrigerados, se le dijo.

El Presidente indagó también sobre los diferentes insumos y otras materias primas o intermedias que emplean, muchas de las cuales —le explicaron— son producidas y suministradas por entidades cubanas.

Al respecto comentó que esta empresa es un ejemplo de que pueden hacerse encadenamientos productivos al interior de nuestra economía, y orientó reforzar esta con el sector del turismo. Aquí hemos constado, señaló Díaz-Canel, la solidez que puede alcanzar una empresa estatal socialista.

Los ministros de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, y de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, acompañaron al mandatario cubano en su visita a la Empresa Genética Pecuaria Turiguanó y también a la planta procesadora de la Empresa Agroindustrial Ceballos.

Díaz-Canel recorrió todas las áreas de la factoría, incluida una nueva tecnología instalada para procesar piñas y que permite elaborar jugos, trozos y rodajas. Con diez líneas de producción, la industria destaca por su modernidad, pulcritud y profesionalidad.

El presidente cubano indagó sobre los procesos tecnológicos, los proyectos actuales y futuros y saludó y conversó con cuanto trabajador y trabajadora cumplían el turno de labor. Famosa por la calidad y variedad de sus surtidos, es esta una entidad a imitar por la industria alimentaria nacional.

Al cierre de esta información, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros continuaba su recorrido por centros de interés económico y social de la provincia de Ciego de Ávila. En la edición de este viernes ofreceremos más detalles.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.