Actriz María de los Ángeles Santana cumple 95 años

Sus amigos celebraron el onomástico junto a ella en la Casa de Cultura del municipio de Plaza

Autor:

Dora Pérez Sáez

Muchos aún la recuerdan como Remigia, la alcaldesa de San Nicolás del Peladero, o como la Aurora de Una casa colonial. Aquellos más jóvenes, también pudieron disfrutarla en Vivir con mamá, obra de teatro que se presentó en el teatro Mella la pasada década, y en la que María de los Ángeles Santana, ya con 85 años, volvió a brillar como en sus tiempos de lozanía.

La artista acaba de cumplir 95 años, y algunos de sus mejores amigos quisieron celebrarlo. La Casa de Cultura del municipio de Plaza fue el lugar donde se reunieron para homenajear a la mujer que, según Rosita Fornés, tiene el nombre más lindo que puede desear alguien.

«La he admirado desde que la conocí —dijo Rosa—, porque ha sido una de las mujeres más lindas que ha dado Cuba. Ha habido dos mujeres que me han impresionado cuando las conocí: una fue ella y la otra, María Félix.

«Tuve la suerte de hacer una amistad muy profunda con ella y con su esposo. Y tuve la satisfacción de verla en España, donde ella estaba triunfando y era la artista máxima. Se ganó aquel público por su belleza, por su arte, porque es una primerísima actriz y una magnífica cantante».

Nelson Dorr, dramaturgo y director de teatro que la dirigiera en varias de sus puestas, expresó que entre ambos existe una historia de tesón y disciplina.

«Has dado tu arte para todos, y con tu natural sencillez y talento excepcional te has ganado lo raro en este mundo: la admiración sin peros, sin labios fruncidos, no solo de tus amigos, sino de todos los artistas».

La velada, a la que también asistieron, entre otros, la declamadora Olga Navarro, las actrices Diana Rosa Suárez y Georgina Almanza, y los pianistas Huberal Herrera y Juan Espinosa, culminó con la interpretación de María de los Ángeles del tema Mariposa, de Ernesto Lecuona, donde demostró mantener sus cualidades vocales.

«Magistralmente estoy aquí —comentó emocionada—, creyéndome una reina. Gracias por todo».

Así continuó el resto de la tarde conversando, bromeando, recordando, en un homenaje en el que colegas y amigos fueron representantes de todo lo que el pueblo cubano quiere decirle: Gracias a usted, María.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.