El regreso de Ernest Hemingway

La 14 edición del Coloquio internacional sobre la vida y obra del escritor norteamericano hará que varios dobles del autor de El viejo y el mar transiten por la parte más antigua de la ciudad de La Habana

Autor:

Aracelys Bedevia

Cuando esta mañana comiencen a transitar por la parte más antigua de la ciudad de La Habana varios de los dobles de Ernest Hemingway, será como si el Dios de bronce de la literatura americana hubiera vuelto a la Isla para interactuar con los cubanos y contarles qué fue de él en estos años de ausencia.

Impresionante resultará para muchos encontrar a los ganadores del tradicional concurso que se celebra en Cayo Hueso, Florida, EE.UU, degustando un daiquirí en el bar Floridita —como solía hacer el autor de El viejo y el mar— o recorriendo Finca Vigía, lugar donde vivió durante más de 20 años. El extraordinario parecido entre ellos ha convertido a estos laureados en uno de los atractivos de la 14 edición del Coloquio internacional que sobre la vida y obra de este escritor se inició hoy en el Hotel Palacio O’Farrill, de La Habana Vieja, y estará sesionando hasta el domingo.

El encuentro reúne a expertos procedentes de naciones como Estados Unidos, Cuba, Israel, Irlanda, Inglaterra, Canadá, Italia, Venezuela, Japón. Una de sus novedades más atractivas será el lanzamiento de un diario on-line, creado con el objetivo de formar una base de datos sobre el día a día del novelista y llenar las contradicciones y vacíos que existen en sus biografías, expresó Ada Alfonso, presidenta del coloquio y directora del Museo Finca Vigía.

Sobresalen entre los participantes especialistas de la biblioteca Kennedy y el Centro Nordeste para la conservación de documentos de Andover, Massachussets, instituciones que colaboran con Cuba en la preservación del legado de Hemingway.

Del suicidio y otros temas

Medio siglo después de que Hemingway pusiera fin a su vida,  las causas de su suicido continúan siendo motivo de debate. Las tesis más recurridas han estado relacionadas con una tendencia familiar (su padre y dos hermanos terminaron así), sus problemas de salud y su decisión al respecto.

«Hemingway tenía la firme convicción de que cuando él no tuviera la capacidad para ser un escritor bueno, tenía que dejar de existir, y así lo declaró a periodistas en esa época», señaló Alfonso.

Sin embargo, el estudio que ha traído a La Habana el experto Walter Collins, de Phoenix (Arizona, sur de Estados Unidos), podría abrir nuevas teorías sobre la muerte del autor de Por quién doblan las campanas. Justo a las 12:00 m, de hoy, el investigador disertará acerca de las concusiones y el trauma craneal como factores del suicidio de Ernest Hemingway, en 1961, basado en elementos físicos que pudieron favorecer la tan mencionada predisposición genética.

Anteceden a la esperada presentación, la conferencia El viejo y el mar: Un testimonio de fidelidad, humildad y fe, correspondiente a Iván Gómez, de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, Venezuela; una exposición sobre Finca Vigía, a cargo de Michael Connor, experto en antigüedades y arquitectura del Caribe, y profesor de la Universidad de Nueva York e investigador del Museo de Arte Metropolitano; y la disertación del periodista italiano Guido Guerrera sobre Hemingway: el cazador.

A las 5:00 p.m., tendrá lugar la puesta en escena de El viejo y el mar, por el grupo Pantomima de Cuba, en el Guiñol Nacional, sito en la calle M, entre 17 y 19, edificio Focsa, en el Vedado.

Cartas cruzadas

Acerca de la conservación de la papelería del premio Nobel de Literatura 1954, se actualizará en este coloquio, donde se hablará también de las cartas cruzadas entre el novelista y el italiano Gianfranco Ivanovich, hermano de Adriana, uno de los amores del creador de Las nieves del Kilimanjaro. Se prevé igualmente la presentación de las primeras cartas de Hemingway.

Otros temas igualmente importantes forman parte del programa de la cita, dedicada en esta ocasión a los vínculos de Hemingway con el continente africano. Resaltan entre ellos la conferencia magistral Ernest Hemingway: ese desconocido, por el cubano Enrique Cirules; la intervención del estadounidense Steve Paul, sobre sus primeros pasos en la literatura; y otras relacionadas con el torneo de pesca, su máquina de escribir, y su relación con los comunistas cubanos.

El Coloquio rinde homenaje al aniversario 90 de la publicación de su primera obra, Tres historias y diez poemas, y a las seis décadas del recibimiento por Hemingway del premio Pulitzer.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.