De deseos, brujas y otros sucesos definitivos

El Premio Calendario, que reconoce la labor de jóvenes escritores, será entregado este miércoles en la Feria Internacional del Libro

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

Paisajes de fantasía recreados con los pinceles de la realidad —y viceversa—, encuentros, anhelos, recuerdos… Túneles de palabras, conexiones de sentido y una literatura vibrante, en tanto conquistadora, son algunos de los elementos que se entremezclan en los seis textos merecedores del Premio Calendario 2013, que será entregado hoy en la Feria Internacional del Libro.

El galardón que otorga la Asociación Hermanos Saíz, con el propósito de estimular la creación literaria entre los jóvenes escritores, reconoció en 2013 a los títulos La tarde de los sucesos definitivos; Esteros; Salomé; Dime, bruja que destellas; Nicolás Guillén: Un cronista retrata la ciudad; y 1987 o Margot teoriza sobre los Gauloises, y la falta de coherencia, en la azotea de su nueva casa, con su libro de cabecera, La política.

El primero de esos volúmenes resultó ganador en la categoría de narrativa y es de la autoría de Carlos Manuel Álvarez, «ex estudiante de Periodismo y ex ladrón de libros», como él mismo se define.

La tarde de los sucesos definitivos atrapa desde las primeras palabras de cada uno de sus siete relatos. Seduce, además, la complicidad y las conexiones que cada narración guarda entre sí y que el lector advierte por soplos.

El texto va conduciendo al interior de las calles de la ciudad y por espacios colmados de libros, a golpe de pensamientos y reflexiones, y de historias que lucen, a retazos, salidas de la realidad y de la ficción.

En las palabras de elogio, el narrador Jorge Ángel Pérez señala: «(…) no es un libro de certezas. El lector sabe que a cada paso lo asistirá la duda, que vacilará entre la afirmación y la negación, que puede encontrar paralelos entre sucesos contrarios. Aquí se habla de la vida más cruel, de amargos sueños, de sexo delirante, como ocurre en cualquier ciudad habitada por seres que vacilan».

A conocer reinos de fantasía, princesas insumisas que no quieren dormir un centenario sueño, dragones que ofrecen salvación con un beso de amor, brujas rebeldes enamoradas de príncipes asmáticos, hadas madrinas, duendes y otras criaturas, invita Elaine Vilar Madruga con Dime, bruja que destellas.

La escritora propone al público infantil «un original paradigma de humor y sátira que, valiéndose de la reescritura de los cuentos clásicos, conseguirá que el joven lector sucumba al encanto de su cuestionadora prosa», al decir del escritor y crítico Enrique Pérez Díaz.

También de Elaine se podrá adquirir el texto Salomé. De la narrativa infantil, cargada de seres fantásticos, la joven creadora se adentra en los predios de la ciencia-ficción para presentarnos este otro título.

En el libro se descorren, ante la mirada inquieta de los personajes, los velos de las apetencias y de las pretensiones, que se transforman en criatura. El ser, llegado en la nave Argos y proveniente de «un mundo virgen», trastoca los sentidos para mostrar las verdaderas intenciones de cada personaje y los deseos que los definen.

Otros paisajes

«Esteros es otro intento, reconstrucción a medias, montaje, atrezo sentimental, simulación, exhumación, exceso de mí». Así define su obra el poeta Yanier H. Palao, quien además afirma que «cualquiera de mis poemas es inútil ante la vida que veo desbordarse».

En este poemario, su creador se mueve desde los recuerdos de su madre, para escribir, según sus propias palabras, «pensando en los enlaces que tengo con la realidad que los ojos de ella vieron. Estoy condicionado a conmoverme con paisajes como estos».

Entre descensos y túneles, paisajes del pasado y cavilaciones del presente, Yanier H. Palao (Peces en bolsas de nylon y A la intemperie) nos sumerge en un libro progresivo, como lo ha calificado el poeta Luis Yussef.

Al encuentro de Nicolás Guillén: Un cronista retrata la ciudad, convida Yanetsy León González. El ensayo, ha expresado el poeta, crítico e investigador Luis Álvarez Álvarez, «aborda un tema apenas transitado por los estudios de la obra de Nicolás Guillén. La joven investigadora analiza, desde una nueva perspectiva, el copioso periodismo del Poeta Nacional y hace un aporte indudable para la cultura cubana».

La novel periodista camagüeyana, rescata, al decir de Álvarez Álvarez «una cuestión entrañable: la visión guilleniana de lo urbano y, en particular, de las ciudades que él recorrió en nuestra América».

Por su parte, en la categoría de teatro podemos conocer las reflexiones y las disyuntivas existenciales de Margot. Grethel Delgado Álvarez ofrece un texto que conduce al lector a comulgar con el universo interior de los personajes, situándolos en una balanza en la que se contraponen las impaciencias personales, los deseos contenidos (vistos de diversas formas) y las ansias de liberación.

Para Edel Morales, narrador e investigador, en el volumen 1987 o Margot teoriza sobre los Gauloises, y la falta de coherencia, en la azotea de su nueva casa, con su libro de cabecera, La política, «se mueven con destreza las palabras en función de construir una historia de alta intensidad dramática y lenguaje decantado, que nos habla del aquí y ahora, pero también explora el dilema de la felicidad humana y el sentido del arte en cualquier época y lugar».

Los textos, todos publicados bajo el sello de la Casa Editora Abril, contienen las nuevas voces que se alzan en el panorama literario contemporáneo. Estos noveles creadores de prosa fluida y poética de calibradas medidas nos muestran, desde agudas miradas, sus interrogantes acerca de la vida y las figuraciones de nuestro tiempo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.