Robin Williams: Adiós al Genio más genial

El actor estadounidense, quien sufría depresión severa, falleció a los 63 años

Autor:

Jaisy Izquierdo

Por vez primera pronunciar el nombre de Robin Williams llega acompañado de tristeza. El estupor que acompaña la noticia de su muerte parece extinguir en los rostros la sonrisa que él supo entregarnos como nadie, con esa dosis de ternura y bondad.

Porque el ganador de un Oscar y cinco Globo de Oro, que naciera el 21 de julio de 1951 en Chicago, Illinois, se ganó el corazón de su público con sus inolvidables personajes como la señora Doubtfire (1993), donde interpreta a ese padre trasvestido en nana para estar más cerca de sus hijos; el Patch Adams que cura con su inusual terapia de risa; el amigo más fiel de Aladino, el Genio más genial; al robot de El hombre bicentenario, que prefiere morir como hombre que vivir para siempre como una máquina, o el iconoclasta profesor de El club de los poetas muertos. Ese que, defendido por sus alumnos, los escucha recitar de pie sobre sus pupitres los versos de  Withman: «Oh capitán, mi capitán».

A estos títulos habría que sumarles muchos otros no menos memorables en su carrera, como Popeye, su primera incursión en el cine dando vida al famoso marino devorador de espinacas; la divertida Jumanji; Good morning, Vietnam!, considerada una de las comedias más taquilleras de la historia del cine, o esa versión de Steven Spielberg del clásico Peter Pan, donde convertido en Hook se enfrenta a un Dustin Hoffman-Capitán Garfio. Sin olvidar, por supuesto, El Indomable Will Hunting, la cinta que le valió el Oscar al mejor actor secundario, en la que compartió reparto con Matt Damon y Ben Affleck, y en la que nos mostró que también sin apelar a lo hilarante era capaz de hacernos pensar, con su empatía característica, en el difícil drama de las relaciones humanas.

Aunque lo recordaremos siempre por sus películas, que le dieron la vuelta al mundo, Williams también triunfó en la pantalla chica, donde debutó como actor en una serie de humor llamada Laugh-In. Luego participaría en la teleserie Mork y Mindy, papel que le dio popularidad en Estados Unidos y le hizo merecedor de un Globo de Oro como mejor actor de comedia.

Este año el actor había estrenado la comedia The Angriest Man in Brooklyn y el drama Boulevard, y aún tenía dos filmes más en cola para irrumpir en cartelera en 2014: Merry Friggin’ Christmas y la tercera parte de Noche en el museo, mientras se hablaba de la posibilidad de concretar una segunda entrega de La Señora Doubtfire.

Aunque se destacaba por su sentido del humor y una capacidad natural para la improvisación, de lo cual dio muestras en entrevistas y espectáculos televisivos, Robin sostuvo a lo largo de su vida una larga batalla contra las drogas y la depresión, lo cual lo llevó finalmente a cometer suicidio, según confirmaron ayer las autoridades.

«La cocaína es la manera que tiene Dios de decirte que estás ganando demasiado dinero», decía con ironía al referirse a su primera gran crisis, en la década de los 80, de la cual salió cuando su amigo John Belushi falleciera a los 33 años por sus excesos con las drogas, según explicaría en más de una oportunidad a los medios.

Tras permanecer por 20 años «limpio» volvió a internarse tras reconocer su alcoholismo, que afectó tanto a su familia como a su carrera. Un mes antes de que su cuerpo sin vida fuera encontrado en su casa, Williams había vuelto a ingresar en una clínica de rehabilitación por afrontar una severa depresión, según indicó en un comunicado su mánager, Mara Buxbaum.

Conmoción en el mundo

Aunque la consternación reina en las redes sociales, un sentimiento común se respira: el de recordar con la alegría que supo irradiar a aquel que tantas sonrisas inspiró.

Su talento fue ensalzado por Steven Spielberg, quien lo calificó como «una tormenta de genio cómico y nuestra risa era el trueno que lo sostenía. Era un amigo y no puedo creer que se haya ido», mientras que Steve Martin, quien trabajara junto al actor en Esperando a Godot, al enterarse de lo ocurrido lo llamó en Twitter «buena gente, talento genial, compañero actor y alma genuina» .

Chris Columbus, el director de La Señora Doubtfire, dijo que haberlo visto en acción fue un «privilegio mágico y especial» y agregó que «hemos perdido a uno de nuestros cómicos más inspirados y talentosos, uno de los más grandes actores de esta generación». Mientras que el actor Danny DeVito, que dirigió a Williams en Death to Smoochy, aunque devastado por la tragedia, manifestó que «todo lo que puedo pensar es  la alegría que era estar  con él».

Uno de los mensajes más emotivos lo publicó su hija Zelda, quien acudió a una frase del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry: «Tendrás las estrellas como nadie las tiene. En una de ellas estaré viviendo. En otra estaré riendo. Entonces será como si todas las estrellas estén riendo cuando mires al cielo por la noche. Tú y solo tú tendrás estrellas que pueden reír». Y añadió: «Te quiero. Te echaré de menos. Intentaré seguir mirando hacia arriba».

La actriz Anna Kendrick también apeló a las citas, al recurrir a los inolvidables versos de Whitman: «¡Oh, capitán, mi capitán! Levántate aguerrido y escucha cual te llaman tropeles de campanas. Por ti se izan banderas y los clarines claman».

La muerte del actor, que también provocó expresiones de pesar en la familia presidencial estadounidense, fue sentida en las redes por las firmas de John Cusack, Mandy Moore, George Takei, Mara Shriver, Shannen Doherty, Mia Farrow, Kevin Spacey y Faye Dunaway, entre otras estrellas de Hollywood.

Pero un tierno mensaje de la Academia de Artes y Ciencias cinematográficas de Hollywood se ha convertido en lema de despedida, al ser reproducido en Twitter por miles de usuarios: «Genio, eres libre». Como Aladino, tenemos la certeza de que, dentro o fuera de su lámpara, estará a nuestro lado por siempre.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.