Un blues para Santiago

El III Encuentro Amigos del Jazz es ya un acto consumado. En tres noches, virtuosos artistas regalaron su talento a la urbe oriental

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

SANTIAGO DE CUBA.— Changuito tomó las baquetas e hizo un movimiento impresionante con las pailas. Con este artista, la campana y los tambores se rinden. Hace songo —vertiente del son creada por Juan Formell, César «Pupy» Pedroso y él—, y la percusión toma una forma única. El último viernes en la tarde, en el Patio de la Jutía Conga de la Uneac de esta ciudad, explicó algunos secretos que los instrumentistas debían conocer para dominar con destreza los ritmos cubanos, en presencia de decenas de estudiantes de música.

En la noche de ese día, en la Sala Dolores, era un José Luis Quintana jazzista lo que vimos. Changuito «baqueteaba» el timbal al compás del Caribbean Ensemble, que lidera el saxofonista Alfred Thompson, y desde las butacas se veían rostros de disfrute. Todo se complementaba en el escenario santiaguero.

La competencia de propuestas artísticas durante el III Encuentro Amigos del Jazz fue un elemento a considerar para los melómanos de la urbe oriental: Raúl Paz ofreció par de conciertos allí; Osmani García alentó a otro por ciento alto de seguidores a acudir al anfiteatro Mariana Grajales; el maestro Frank Fernández y la Sinfónica de Oriente, esta vez bajo la batuta de Guido López-Gavilán, regalaron una velada sabatina espectacular en la Sala Dolores...

Sin embargo, Changuito, Bobby Carcassés, César López, Alfred Thompson y Caribbean Ensemble, Iván Acosta y De Cuba Somos y el grupo Influencia —ambos oriundos de este territorio—,  Maracujazz (Camagüey) y el Trío Akorde (Palma Soriano), convidaron a disfrutar de actuaciones memorables, en las que las improvisaciones jazzísticas de buena factura, devinieron atractivo suficiente.

A César López se le vio en estas tres jornadas, dejando a un lado el saxofón para interpretar Todo y nada (Vicente Garrido) y Tú, mi delirio, un emblema del movimiento del filin, firmado por César Portillo de la Luz. En esas incursiones el artista fue acompañado al piano por Alfred Thompson. Pero López hizo muchas veces las paces con el instrumento que defiende y le escuchamos desde clásicos del jazz hasta tangos al estilo de El día que me quieras.

Bobby Carcassés igualmente brindó un show que se erigió en una clase magistral de dominio de la escena. Lo vimos en ese clásico de Miguel Matamoros que es Son de la loma; en Summertime, de George Gershwin; en su Blues con montuno para el Benny, dedicado al Bárbaro del ritmo; y en el Blues a Santiago, escrito al calor de su estancia en la ciudad y estrenado en la Sala Dolores, en el último concierto del evento.

Caribbean Ensemble se mostró como una formación sólida que ha tomado los caminos del jazz con seriedad y busca dejar allí su huella. La agrupación ofreció una mirada al estilo con piezas en las que se evidenció un trabajo vocal notable (en este caso, con las interpretaciones de la cantante Ankel Ramírez), labor que se combinó con obras instrumentales.

Así, Alfred Thompson, líder de la pequeña «banda» capitalina, logró ese resultado con el concurso de sus músicos: Yosvany Betancourt (batería), Rodolfo Valdés (congas), Sandor Saint-Hill (piano) y Michel Salazar (bajo).

Una de las sorpresas de Amigos del Jazz fue el grupo camagüeyano Maracujazz, el cual está integrado por noveles instrumentistas. Junto a esa agrupación pudimos apreciar el ya encaminado trabajo de De Cuba Somos, que dirige el flautista Iván Acosta, del Trío Akorde y de Influencia —ganador del Concurso Jojazz 2012—, las tres representaciones de Santiago de Cuba.

Ellos son exponentes visibles de un género enseñoreado en la ciudad estadounidense de Nueva Orleans y que tiene aportaciones de no pocos cubanos a lo largo de su historia. Porque es deseo de estos artistas convertir la urbe oriental en una plaza importante para la presentación de los cultores del estilo en la Isla y para dar pasos significativos cuentan con el apoyo de la Uneac territorial, organización que propicia que Amigos del Jazz sea cada año un hecho palpable, en ascenso.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.