La Sección Viajera recogerá improntas del espíritu solidario venezolano

Nace esta sección en Caracas, donde vió la luz la Sección Constante, joya del periodismo latinoamericano publicada por José Martí

Autor:

Juventud Rebelde

La Sección Viajera reflejará diariamente el palpitar de los Juegos y sus anfitriones venezolanos. Foto: Franklin Reyes, enviado especial. CARACAS, Venezuela.— Hoy nace la Sección Viajera, precisamente donde vio la luz la Sección Constante, una de las joyas del periodismo latinoamericano publicada por José Martí en el rotativo La Opinión Nacional, de Caracas, allá por los años 1881 y 1882.

Aquella, constante y a su vez peregrina, porque desentrañaba cualquier tópico en la enorme geografía venezolana. La nuestra, igualmente, viajera porque contará anécdotas, curiosidades y hechos de este gran país.

Pretendemos que sea constante en estos días de confraternidad en los II Juegos del ALBA, que ya viven.

En carta a su amigo Mercado, le hablaba Martí de su empeño en reunir todo lo que pudiera interesar a un hombre culto: juicios sobre libros, singularidades, noticias y comentarios, biografías de hombres famosos, novedades...

El 4 de noviembre de 1881 se publica la Sección Constante, con 112 notas de diversos temas. Martí expresa en una de ellas que «la prensa es Vinci y Angelo, creadora del nuevo templo magno e invisible, del que es el hombre puro y trabajador, el bravo sacerdote».

El 2 de diciembre de 1881, comenta sobre los orígenes de la mina de diamantes de Kimberley, al sur del continente africano, descubierta por un viajero llamado O’Reilly, quien observó a unos niños jugando con las piedras, obtuvo una por muy poco dinero y la revendió por 15 000 francos.

El 3 de diciembre de 1881, trata cómo la leche de burras devolvió la salud al rey Francisco I de Francia, quien padecía de un catarro pulmonar tan fuerte, que los médicos llegaron a afirmar que no respondían por su vida.

Otra nota describe al príncipe heredero de la Corona de Alemania, que ha cumplido 50 años y tiene fama de prudente. «Más que en nada, su prudencia se revela en la educación aplicable y práctica que ha dado a sus hijos (...) son sus herederos marinos y soldados, pero a más saben de artes y oficios. Las hijas del Príncipe han sido minuciosamente amaestradas en todas las pequeñas artes de la casa, de modo que la desventura no pueda sorprenderlas desarmadas».

Así, ante el reto mayúsculo de emular con aquellas notas trascendentales e históricas, conversaremos aquí de eventos variopintos como la escalada, las bolas criollas, o las competencias ecuestres, además de las tradicionales peleas de boxeo, o los juegos de béisbol y fútbol.

Martí, quien practicó pocos deportes como el ajedrez y la equitación, sí escribió pormenorizados artículos como El púgil Sullivan o La pista, donde hizo gala de un gran dominio del lenguaje deportivo.

Estas líneas recogerán diariamente hazañas, desaciertos, congojas, ilusiones, muecas, y sobre todo, el espíritu de una nación donde germina la solidaridad. Nuestra Sección Viajera será como una fotografía de los juegos y del palpitar de los venezolanos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.