La resaca de la Eurocopa

Continuó en Madrid la celebración del triunfo español en la Eurocopa de fútbol, cuyas secuelas se hacen aun sentir en el Viejo Continente

Autor:

Juventud Rebelde

Literalmente, por todo lo alto fue despedido el técnico español Luis Aragonés. Foto: AP Con un recibimiento de los Reyes en los jardines del palacio de La Zarzuela, y del presidente Zapatero en La Moncloa, continuó en Madrid la celebración del triunfo español en la Eurocopa de fútbol, cuyas secuelas se hacen aun sentir en el Viejo Continente.

De la «resaca» futbolística no escapan jugadores, técnicos ni dirigentes. Y todo en dependencia de cómo le fue a cada quien sobre las canchas de Austria y Suiza.

Así, mientras los jugadores del elenco ibérico siguen «embriagados» por el éxito, el técnico Luis Aragonés disfruta de los mejores halagos, pero se aparta para dar paso al entrenador Vicente del Bosque. Según los reportes de prensa, este último será presentado la próxima semana como el nuevo «míster» de la Furia Roja.

El nuevo técnico llega apuntalado por sus éxitos al frente del emblemático club Real Madrid, con el cual conquistó dos Ligas de Campeones (2000 y 2002), dos Ligas de España (2001 y 2003), una Copa Intercontinental (2002), una Súper Copa de Europa (2002) y otra Súper Copa de España (2001).

Mientras, en circunstancias diferentes sale del banquillo italiano Roberto Donadoni, y su lugar es ocupado desde la víspera por Marcelo Lippi, el mismo que hace dos años condujo a los azzurris hasta la cima del Mundial de Alemania.

En cambio, no corrió la misma suerte el turco Fatih Terim, a quien la Federación de su país retuvo hasta el 2012, tras las épicas demostraciones de sus pupilos para llegar hasta las semifinales.

Fieles a su estilo, los alemanes no han pasado de los señalamientos a su estratega Joachim Low, y esté descartó un cambio total en la plantilla. «Está claro que traeremos a nuevos jugadores, pero tanto Ballack como Frings aún están sedientos de éxito, Schweinsteiger, Lahm y Podolski no han llegado a su tope, y Lehmann no da señales de retiro», aseguró el timonel germano.

Por su parte, la incertidumbre ronda sobre la cabeza del francés Raymond Domenech, tras

la pálida imagen dejada por la selección gala

en la cita continental, donde apenas consiguió un empate.

Platiní salió encantado con el éxito de la Euro, aunque tiene preocupaciones con la próxima. En su defensa ha salido su compatriota y máximo dirigente del fútbol europeo, Michel Platiní, quien instó a los federativos a preparar con calma la sucesión, y considerar que «lo necesario es renovar la selección para llegar al Mundial, y Domenech es el más capacitado para hacerlo».

De seguro, la pronta eliminación francesa no resultó agradable para el presidente de la UEFA, y su mejor satisfacción fue el buen desarrollo organizativo del torneo. Mas, la tranquilidad no parece ser duradera para el ex ídolo de «Les Blues», que viajó alarmado a las próximas sedes de Ucrania y Polonia.

Su periplo es una especie de ultimátum para ambas naciones, y al regreso deberá presentar un informe político y técnico al ejecutivo de la UEFA, que se reunirá en septiembre para decidir si mantiene la designación de las sedes de la próxima Eurocopa. El tema más peliagudo sigue siendo la infraestructura deportiva y hotelera, así como la logística, pues en ambos países el transporte ferroviario, aéreo y por carretera es un verdadero dolor de cabeza.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.