Cubanitos alcanzaron el título en la categoría de 12 años

Autor:

Juventud Rebelde

Aunque Puerto Rico ganó la competencia al imponerse en las categorías de 11 y 14 años, los equipos del patio mostraron progresos en su juego

La frase del título se la escuché decir este viernes a un aficionado, segundos después de concluir el tradicional torneo cubano-boricua de baloncesto. Como casi siempre, Puerto Rico dominó la competencia —ganó en las categorías de 11 y 14 años—, pero esta vez Cuba enseñó las uñas y todos salimos optimistas del coliseo de la Ciudad Deportiva capitalina.

Si los visitantes exhibieron muchas virtudes sobre la cancha y una envidiable disciplina táctica, nuestros muchachos no se quedaron atrás. Solo adolecieron quizá del necesario trabajo de grupo y en algunos momentos los traicionó la ansiedad por demostrar sus progresos.

Los atletas de casa fueron agrupados en dos equipos: Capitalinos —integrado literalmente por jugadores de Ciudad de La Habana— y Criollos, una selección de prospectos del resto del país. Los primeros lucieron más, pues se conocen mejor y actuaron frente a sus familiares, pero entre los segundos apreciamos también mucho talento. Tanto, que conquistaron el título en la categoría de 12 años.

Y a la mejoría técnica hay que sumar el aspecto físico, pues ya se ven musculaturas que impresionan para su edad. Entre ellos está Daniel Roberto Simón, hijo del ex baloncestista Roberto Simón, quien a sus 12 años mide 1,85 metros y pesa 90 kilos.

Con su papá conversamos un poco, aunque el diálogo se cortaba cuando al gigante se le calentaba la sangre y comenzaba a arengar desde las gradas: «tápalo, ahí, muévete, mira pa’ atrás, súbela», gritaba en ráfagas.

Simón (padre) mira el futuro con ilusión y refuta la hipótesis de que los muchachos altos ahora se inclinan más por el voleibol. «Yo también tengo un hijo voleibolista —Robertlandy, el capitán del equipo Cuba— y te aseguro que cuando a uno le gusta el baloncesto no vira para atrás. Por eso nuestros profesores van por ahí enamorando a los niños; tal vez seamos el deporte que más lo hace en Cuba», dice.

Su opinión coincide con la de Yonael Pérez Corrales, el entrenador de la selección Capitalinos en la categoría de 11 años. «Hay mucho material para trabajar. Nos van llegando poco a poco niños con tremendas condiciones. Nuestra tarea es prepararlos y confiamos en poder hacerlo bien», aseguró.

De momento, mientras se tejen esos sueños, continúa el Torneo de Ascenso entre los mayores y se gesta el proyecto para una versión similar en el sexo femenino. Por cierto, como alternativa tras un período de inactividad, las chicas de la preselección nacional han sido enroladas en el campeonato provincial de la capital, junto a un equipo de República Dominicana.

Se trata de buscar variantes y no detenerse a contemplar el largo camino. Solo recogeremos en la cesta los frutos que seamos capaces de sembrar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.