Una pasión compartida en todo el continente

México superó 3-1 a Japón en el fútbol olímpico y mañana discutirá el título con el favorito colectivo de Brasil, que goleó 3-0 a Corea del Sur en la segunda semifinal

Autor:

Juventud Rebelde

LONDRES.— Llegamos corriendo a la guagua, como casi siempre en estos Juegos Olímpicos, porque somos cubanos y usted sabe que la puntualidad no es nuestro fuerte. Entonces hice un chiste caribeño y me sorprendieron las carcajadas: olvidé que partíamos hacia Wembley para ver a la selección mexicana de fútbol luchar contra Japón.

Pero no éramos nosotros los únicos «infiltrados» en la avalancha de colegas mexicanos que iban a reportar la primera semifinal del torneo masculino. También había argentinos, chilenos y bolivianos, sin contar los que llegaron antes o después.

Ya sabemos que el fútbol es la gran pasión compartida en nuestro continente. Por ello no pudimos dormir como queríamos durante el viaje de una hora desde el Parque Olímpico hacia Wembley, sino más bien fuimos interrogados sobre la situación actual y perspectivas de este deporte en Cuba.

Lógicamente, a muchos les causa sorpresa que nuestro país no haya podido tener buenos resultados internacionales en el fútbol como en otros deportes. Sobre el porqué se tejen mil hipótesis, aunque si nos ponemos a discutir el punto, siempre aparece una nueva.

Así, mientras transcurría el partido, yo fantaseaba con el día en que nuestra selección llegue a los Juegos Olímpicos. Quizá fue la embriaguez por un entorno fantástico, pues el Wembley Stadium, levantado sobre los cimientos de la antigua «catedral del fútbol», invita a soñar.

La obra fue proyectada por el arquitecto Norman Foster y comenzó a construirse hace diez años, tras la demolición del viejo Wembley. Finalmente se terminó en 2007 y desde entonces nació un superestadio, con capacidad para cien mil espectadores.

Actualmente es la sede de la selección inglesa y el próximo año acogerá la final de la UEFA Champions League. Hace dos temporadas —el 28 de mayo de 2011—, se coronó allí el Barcelona, tras vencer 3-1 al Manchester United, un partido que mucha gente recuerda.

En definitiva, México superó 3-1 a Japón y mañana discutirá el título olímpico con el favorito colectivo de Brasil, que goleó 3-0 a Corea del Sur en la segunda semifinal. El torneo femenino terminará hoy, precisamente en Wembley, con un duelo entre Japón y Estados Unidos.

Será una reedición de la final del último campeonato mundial, celebrado el pasado año en Alemania. Entonces las japonesas derrotaron 3-1 a las estadounidenses en tanda de penales, tras un empate 2-2.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.