Bronce para taekwondoca Robelis Despaigne

Despaigne garantizó el metal bronceado al superar por no presentación a Dada Modibo Feita, de Malí

Autor:

Juventud Rebelde

Londres.— Robelis Despaigne casi no quería hablar después de ganar anoche la medalla de bronce en la categoría supercompleta (+80 kg) del torneo de taekwondo en estos Juegos Olímpicos. En parte porque su último triunfo fue por no presentación del maliense Daba Modibo Keita, campeón mundial en 2007 y 2009, pero principalmente porque él sabía que podía subirse a lo más alto del podio.

Robelis inició su camino con victoria ajustada sobre el nigeriano Chika Yagazie Chukwumerije, pero luego cayó por regla de oro frente a Anthony Obame, de Gabón. En ese combate el criollo tenía ventaja de dos puntos cuando faltaban pocos segundos para el final, pero equivocó la táctica y su oponente niveló las acciones.

«Me pasó lo mismo cuando nos enfrentamos en el Campeonato Mundial Universitario de este año. Por eso estoy contrariado», reconoció Robelis.

«Sinceramente, me siento feliz por la medalla, pero yo esperaba más», comentó.

Por suerte, Obame estaba en su día y siguió ganando peleas. Así «arrastró» a Robelis hasta el repechage. En definitiva, el gabonés solo cedió en la final ante el empuje del italiano Carlo Molfetta, un rival más curtido en eventos internacionales (subcampeón mundial en 2001 y 2009).

Después, Robelis venció cómodamente en la repesca a Kaino Thomsen-Fuataga, de Samoa, y llegó con mejor ánimo al combate por el bronce, que finalmente no se efectuó.

Entre las damas Cuba también acarició las medallas, pues Glenhis Hernández fue cuarta en la máxima categoría (+67 kg). La capitalina ganó sin problemas sus dos primeros combates y llegó invicta a las semifinales, donde fue derrotada por la francesa Anne-Caroline Graffe, campeona mundial el pasado año en Gyeongju, Corea del Sur.

«Glenhis equivocó el plan táctico en ese combate. Cuando pasó la presión de estar frente a la campeona mundial se sintió confiada y bajó un poco la guardia», explicó su entrenador Ramón Arias.

Para colmo, Glenhis después tuvo que pelear por el bronce contra la mexicana María del Rosario Espinosa, campeona olímpica hace cuatro años en Beijing, quien la derrotó con autoridad.

«No puedo explicar lo que pasó. Ella se puso delante y no supe reaccionar, solo veía que se acababa el tiempo», confesó Glenhis.

Lucía muy triste y para animarla le recordé aquella entrevista que le hice hace siete años, cuando ella era escolar y ya se batía con las atletas del equipo nacional. Entonces su familia se convenció de dejarla seguir en el deporte y ella me aseguró que llegaría lejos.

Hoy, a la vuelta de los años, tuve que darle la razón, aunque este sábado yo esperaba un poco más.

Finalmente, la serbia Milica Mandic se quedó con el título al vencer en la final a la francesa Graffe, quien era la favorita y tenía muchos simpatizantes en las gradas. Fue una revancha del pasado campeonato mundial.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.