Balón que sube, balón que baja

La Liga Mundial del próximo año será uno de esos certámenes ineludibles para que el voleibol cubano siga creciendo. La selección masculina, dirigida por Rodolfo Sánchez, debutará en Canadá los días 16 y 17 de mayo

Autor:

Raiko Martín

Para nadie es un secreto que el voleibol cubano atraviesa tiempos difíciles. Su ausencia en lo más alto del podio en los torneos correspondientes a los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe, recién concluidos en la ciudad mexicana de Veracruz, dan fe de que el camino de recuperación no será precisamente corto y exento de sinsabores. Sin embargo, en la Federación Cubana hay plena conciencia de que esa ruta hay que cubrirla con realismo, sensatez e incursión en cuanto torneo de nivel permitan las circunstancias actuales.

Uno de esos certámenes ineludibles para seguir creciendo será la Liga Mundial del próximo año, que según lo anunciado por sus organizadores, extiende ahora su convocatoria hasta 32 selecciones y mantiene los tres niveles de participación.

El primer escalón del prestigioso torneo para selecciones masculinas estará conformado por dos grupos. En la llave A competirán Brasil —nueve veces campeón del certamen y líder del ranking mundial—, Italia (número cuatro del escalafón universal), Serbia (8) y Australia (13), esta última promovida desde el segundo nivel de la pasada edición.

Mientras, el otro apartado estará formado por los elencos de Estados Unidos (5 y vigentes monarcas del torneo), Rusia (2 y campeón en 2013), Polonia (3 y actual titular mundial) e Irán (10).

En cuanto a la joven escuadra cubana, anclada en el lugar 11 del listado mundial y ganadora el pasado año del tercer nivel del torneo, sube esta vez al segundo escalón. Su ubicación será el segmento C, junto a las representaciones de Bulgaria (9 y desciende del primer nivel), Canadá (14) y Argentina (6). A la par, se disputarán las acciones en el «pelotón» E y D. El primero de ellos estará integrado por Francia (12), Japón (21), Corea del Sur (16) y la República Checa (26). El otro lo forman Bélgica (20), Portugal (27), Finlandia (17) y Holanda (25).

El tercer nivel de la lid estaría animado por los equipos de Túnez (15), Puerto Rico (23), Turquía (31), Montenegro (86), China (17), México (22), Eslovaquia (34), Grecia (56), Egipto (19), Kazajstán (47), España (36) y Venezuela (29).

Ya fue confirmado el calendario para el segundo escalón, que a diferencia del tercero, está estructurado por un sistema de series de ida y vuelta. Así, los dirigidos por Rodolfo Sánchez debutarán los días 16 y 17 de mayo en Canadá, el siguiente fin de semana se trasladarán hacia Argentina, y luego jugarán en casa frente a sus tres rivales del grupo. El cierre de sus presentaciones preliminares será en Bulgaria, donde se organizará la final entre los locales y las selecciones que encabecen las tres llaves.

«Conocemos las posibilidades reales que actualmente tiene el equipo, y por ahora, el objetivo principal es lograr un desempeño que nos permita mantenernos en ese nivel», comentó a JR Ariel Saínz, presidente de la Federación Cubana, quien amablemente accedió a compartir sus valoraciones sobre la venidera Liga Mundial.

El directivo consideró que el actual equipo necesita ir asumiendo poco a poco mayores exigencias, lo que puede lograrse enfrentando a rivales de más calidad en comparación con los de la pasada edición. «No es un secreto que la Liga tiene un fuerte componente económico, y aunque ahora la cuota de inscripción es mayor que hace un año, existen posibilidades —explicó— de alcanzar un puesto que permita finalizar el certamen con un balance positivo en este aspecto. Solo mejorando los resultados y escalando posiciones en el ranking,  podremos regresar a la élite, pues la otra vía es realizar un fuerte aporte económico, y eso, además de no ser una decisión racional, tampoco está al alcance de nuestra Federación».

La máxima autoridad del voleibol cubano significó que no es esta la misma situación del equipo femenino, que el pasado año concursó en el segundo nivel del Grand Prix y terminó en la octava posición. «Estamos hablando de un grupo de jugadoras que en su mayoría apenas rebasan los 20 años de edad. No obstante, la decisión tomada es no renunciar a la participación en el torneo, pues ellas necesitan ganar experiencia», añadió Saínz.

En la distribución del próximo Grand Prix, con 28 elencos en concurso, las cubanas (26) comenzarían jugando la primera semana —del 26 al 28 de junio— en Kazajstán, junto a Kenia (19), Perú (23) y el cuadro anfitrión (19). Luego, entre el 3 y el 5 de julio, se trasladarán hacia Perú, donde además de las locales (23), estarán las kazajas y las colombianas (30). En esa instancia también aparecen Kenia (19), México (27), Australia (46) y su final está pactada entre el 10 y el 12 de julio en la isla continente.

Según las referencias del sitio oficial de la Federación Internacional (FIVB), en el máximo nivel de la próxima edición jugarán 12 selecciones divididas en tres grupos diferentes cada fin de semana.

Este escalón lo animarán los elencos de Brasil (2), Japón (4), China (3), Alemania (9), Rusia (7), Serbia (8), Tailandia (12), Estados Unidos (1), Corea del Sur (10), Turquía (11) y Bélgica (13). No obstante, se valoraba la posibilidad de que República Dominicana (6), inicialmente colocada en el segundo nivel, ocupara el puesto de alguna de esas selecciones. La final está programada entre el 22 y el 26 de julio en la ciudad estadounidense de Omaha.

A su vez, en el segundo escalón se presentarían las escuadras de Argentina (14), Bulgaria (21), Canadá (16), Croacia (17), República Checa (31), Holanda (17), Polonia (28) y Puerto Rico (15).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.