Oda al príncipe Leinier

El cubano se alzó con el metal plateado en la Olimpiada mundial de ajedrez de Bakú

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Ahora no es momento de lamentos o inquietudes sobre las posiciones finales de los equipos cubanos en la Olimpiada mundial de ajedrez, que hasta este martes se escenificó en Bakú. Ahora es momento para celebrar en grande el metal plateado alcanzado por Leinier Domínguez (2720 Elo) en el primer tablero de esta muy exigente lid, en lo que constituye un rencuentro con esos grandes resultados que se le pedían a gritos al mayabequense.

Solo fue el georgiano Badur Jobava (2665) quien condenó al cubano a regir como príncipe, pues el europeo totalizó ocho unidades de diez posibles, válidas para la presea dorada. Domínguez marcó la cruz en el casillero de las victorias cinco veces, igual gestión haría con los empates y jamás se sintió abatido ante el revés, lo que le permitió presumir de 7,5 unidades, media más que el estadounidense Fabiano Caruana (2808), receptor del tercer puesto.

Del quinteto de victorias, Leinier hilvanó tres en fila y la última se la asestó en el adiós al principal hombre de Rumanía, Constantin Lupulescu (2618), en 41 lances de una Defensa Siciliana. Contribuyeron al armisticio frente al elenco europeo el villaclareño Yuniesky Quesada (2636), con su firma de paz ante Mircea-Emilian Parligras (2595) en 34 movidas de una Apertura de peón de dama, y el empate del holguinero Isán Ortiz (2581) ante Daniel Deac (2524), después de 53 jugadas de una Apertura Italiana.

El único tropiezo que sufrieron los antillanos en la despedida recayó en los hombros del habanero Yuri González (2553), víctima de Mihail Marin (2572) en 35 desplazamientos.

El cuarteto de damas cubanas que enfrentó la ronda final sacudió de un golpe al plantel croata por 3-1, respaldado por sendos éxitos de la santiaguera Maritza Arribas (2315) y la holguinera Lisandra Llaudy (2269). Arribas fue la líder que se necesitaba y si no pudo hacer más uso de la victoria, lo cierto es que no perdió nunca en sus diez encuentros como defensora del primer tablero y produjo tres triunfos, el último con piezas blancas ante Valentina Golubenko (2245), luego de 64 movimientos de una Apertura de peón de dama.

Por su parte, Llaudy coronó una actuación muy destacada a lo largo de la justa con su sexta sonrisa, lograda ante Patricija Vujnovic (2137) en 50 desplazamientos de una Defensa india de dama. Mientras, la tunera Yaniet Marrero tuvo un torneo aciago y al menos como consuelo le quedó su empate final frente a Borka Franciskovic (2267) en 41 movidas de una Apertura Reti.

El resultado restante por las discípulas de Lázaro Bueno corrió a cargo de la santiaguera Oleiny Linares (2276), quien pactó las tablas en 57 lances de una Apertura Reti contra Kristina Saric (2201).

Once rondas serán guardadas en los archivos, que registrarán el puesto 18 de la selección femenina de la Isla, gracias a sus 15 tantos, mientras que los varones culminaron en un sitio 25 digno de análisis, con 14 rayas. El conjunto de los Estados Unidos tuvo en sus nacionalizados la clave de su título en el grupo Open, con 20 tantos, y China fue la reina entre las mujeres con idéntico acumulado.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.