Brazadas a media máquina

La natación cubana tiene un arduo trabajo por delante para igualar sus mejores momentos históricos

Autores:

Javier Rodríguez Perera
Eduardo Grenier Rodríguez

Si se leen las memorias de la natación cubana desde que Raúl García y Nicasio Silverio fueran los primeros en lanzarse a una piscina olímpica hace 69 años, se podrá apreciar que la historia gruesa de esta disciplina en la Isla descansa en los años 90 del pasado siglo.

Ese período fue de muchas emociones, iniciadas quizá por aquel título continental del pechista Mayito González —en 1991 y en su propia casa—, continuada por ese dominio férreo en la cita regional de Ponce 1993 y coronada, a todas luces, por la nota máxima aportada en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 por los espaldistas Rodolfo Falcón y Neisser Bent, plata y bronce, respectivamente, en los 100 metros.

Con el comienzo del nuevo milenio y el retiro de una generación exitosa, nuestra natación se vio como una instalación que apaga sus luces con celeridad. De capa caída por muchos años, hasta que Hansel García sopló una bocanada esperanzadora que recordó que Cuba ha sido finalista olímpica cuatro veces. Ese estado de éxtasis un buen día desapareció, nos convencimos de que «un palo no hace monte» y que un futuro similar a lo vivido en la década de marras transitaba por una fina cuerda, incapaz de soportar algunos elementos pesados.

La natación es difícil de desarrollar, porque ha alcanzado un alto nivel científico, además de necesitar condiciones, sobre todo, en las piscinas, y obviamente exige masividad para tener talentos a los que recurrir. JR conversó, sobre las causas del retroceso, con Falcón, quien fuera Comisionado Nacional de este deporte durante casi una década e integró la élite universal como atleta.

Explicó que los recursos para el progreso de esta disciplina en Cuba han sido bastante complejos de conseguir, principalmente por problemas económicos, aunque realmente la masividad es el punto más bajo. «En los años 80 la situación mostraba un panorama favorable debido a la existencia de un número mayor de practicantes, alrededor de 20 000. Hoy esa cifra no se ha podido mantener.

«En la última década se arreglaron de forma total o parcial cerca de 50 piscinas mediante inversiones millonarias. En las EIDE son utilizadas solo por alrededor de 30 atletas. En el mundo pocos países tienen piscinas de 50 metros porque no son rentables y optan por las de 25. En las de 50 entrenan entre 500 y mil nadadores». El experto lamenta que una inversión de esa envergadura no sea aprovechada en la formación de más atletas.

Falcón considera que la natación se vio muy afectada cuando quitaron las Pre-EIDE y las Escuelas Provinciales de Deportes acuáticos, con numerosas matrículas. Durante bastante tiempo la Escuela Nacional Marcelo Salado se mantuvo como un gran oasis que lograba combatir un poco la ausencia de masividad en la base, porque tenía una matrícula de 300 atletas, pero ahora se ha fijado la capacidad en 70.

En el país hay, según Falcón, casi 4 000 nadadores registrados, pero se tiene constancia de que los únicos exponentes activos en todo el año son los de la Marcelo, cuya piscina tiene ahora el agua verde. A pesar de ese déficit, hay entrenadores muy bien preparados que realizan grandes sacrificios y muchos de ellos llevan a sus alumnos a entrenar al mar ante cualquier ausencia de condiciones.

«El tiempo que pasa desde que un nadador comienza en el deporte, hasta que adquiere frutos, es muy largo, entre diez o 12 años. En cualquier parte del mundo un atleta con una década de vida tiene que bracear entre cinco y seis kilómetros diarios, porque solo así su cuerpo va adquiriendo las características ideales. Aquí no son todos los que lo pueden hacer, porque no tienen una piscina estable y, si desde esa edad no cumples con el plan indicado, van ya con retrasos en su desarrollo», asevera Rodolfo.

Hogar, ¿dulce hogar?

Después de muchos años en los que la Escuela Nacional Marcelo Salado sirvió como un centro formador de numerosos nadadores, según José Antonio Miranda, director de Alto Rendimiento del Inder, se prevé que para el próximo curso escolar ocurra el traslado de los alumnos de esa institución hacia el Complejo de Piscinas Baraguá, instalación creada en 1991 y que hoy goza de una remodelación apreciable.

«Se han invertido más de 330 000 CUC y 800 000 CUP con el objetivo de eliminar su deterioro constructivo, tras más de 20 años de explotación. Se han reparado las dos piscinas de 25 y 50 metros para beneficio de todos los deportes acuáticos, especialmente, la natación. Se van a crear cuatro aulas para facilitar la docencia y habrá capacidad para el alojamiento de cien atletas, cada uno con condiciones óptimas, aire acondicionado, televisor y baño personal, así como un restaurante», argumenta el directivo.

Añade que en el presente la Marcelo Salado tiene una situación muy complicada, debido a que su cercanía a la costa constituye un problema para el mantenimiento constructivo, y las condiciones de alojamiento tampoco son las mejores, solo el equipo nacional cuenta con las necesarias y el resto de los alumnos está en una situación de hacinamiento, sin ni siquiera aire acondicionado.

«La natación registra anualmente alrededor del 50 por ciento de baja en su matrícula y en muchos casos son voluntarias. Eso está relacionado con la no adaptación de los atletas a las condiciones de vida en ese centro», resalta Miranda.

Sobre el sistema de calefacción de las dos albercas del complejo Baraguá, tema preocupante para los miembros del concentrado nacional, el funcionario aseguró que se trabaja con el fin de que no falte el petróleo para el mantenimiento de las calderas. Interrogado sobre si puede verse afectado el sostenimiento del combustible ante la situación que vive hoy el país en este sentido, dijo que eso se verá en la práctica.

Nadando hacia el futuro

Mientras llegue el traslado hacia el Complejo de Piscinas Baraguá, se arrecian las brazadas con vistas a la justa universal en julio, en Hungría. Carlos Nodarse, comisionado nacional de la disciplina, declaró que el librista Hanser García continúa su preparación de cara al evento Mare Nostrum, donde buscará la clasificación para el Mundial, mientras que se espera que Luis Vega, Lázaro Vergara y Elisbet Gámez superen sus marcas personales, pues han realizado un entrenamiento favorable.

Luisa María Mojarrieta, jefa de entrenadores del conjunto patrio, explicó que a pesar de la falta de masividad, han conseguido formar un equipo pequeño de diez atletas. «Tenemos nadadores de nivel centroamericano, aparte de Hanser, como Vega, Gámez y Vergara, además de los espaldistas Christian Ricardo y Yosvany López, ambos de buena estatura y menores de 17 años, por lo que hay que darles tiempo y confianza. Semanalmente tenemos previstas 16 sesiones de entrenamiento que son indispensables para lograr una buena preparación.

«A los Juegos Centroamericanos debemos llevar un equipo de alrededor de diez nadadores, bastante jóvenes todos, excepto Hanser, pues las edades oscilan entre 15 y 21 años. Creo que podemos superar la actuación de la edición pasada, cuando obtuvimos un título y tres medallas de bronce, pero no será fácil ganar en el área, porque hay un nivel muy elevado, muchos entrenan en Estados Unidos en condiciones superiores», asegura Mojarrieta.

Pinceladas históricas

•Dos medallas olímpicas, presencia en cinco finales y en 12 ediciones de este evento.

•En Juegos Panamericanos se archivan dos títulos, cuatro medallas de plata y ocho de bronce.

•En Campeonatos Mundiales de piscina corta, Cuba acumula nueve preseas (seis de oro, una de plata y dos de bronce), ha clasificado a 11 finales y aparece ubicada en el medallero general en el puesto 20 por países.

•En Juegos Centroamericanos y del Caribe la cosecha ha sido de 66 coronas, 63 segundos puestos y 47 bronces, para un total de 176 medallas.

El Complejo de Piscinas Baraguá recibe una reparación apreciable y se espera que en septiembre esté listo. Foto: Roberto Morejón

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.