A los Cinco tenemos que traerlos

Intervino presidente del Parlamento cubano en acto organizado por la Asociación Cubana de Naciones Unidas, donde se condenaron los maltratos a los Cinco

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Ricardo Alarcón. Foto: Roberto Morejón Seguir denunciando y levantando la fuerza del lenguaje para llegar a cada uno de los seres humanos de este planeta que no conoce que hay cinco cubanos presos en Estados Unidos, víctimas de una cruel tortura física y psicológica, tiene que ser nuestro trabajo sistemático y diario para enviarlos de vuelta a casa. «Ellos no van a volver. Nosotros tenemos que traerlos con nuestras acciones».

Así lo consideró Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del Parlamento cubano en un acto organizado por la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), para conmemorar el Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, escenario donde se condenaron los maltratos a los que son sometidos Ramón Labañino, Antonio Guerrero, René González, Fernando González y Gerardo Hernández.

El doctor Miguel Alfonso Martínez, miembro del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos, destacó que la ONU comienza a mostrar una sensibilidad especial hacia el caso luego de que en 2005 el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias se manifestara a favor de la ilegalidad de las sanciones.

Aún quedan en la ONU instancias que pueden tomar en consideración el tema y pronunciarse. Hoy —apuntó Alfonso Martínez— el relator especial contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de Naciones Unidas, tiene en su poder una declaración donde se denuncian los tratos crueles de que están siendo objeto los Cinco.

Por su parte, Elizabeth Palmeiro, esposa de Ramón Labañino, se refirió a los sórdidos ardides que usa el gobierno de Estados Unidos para negar o dilatar el derecho que tienen ellos a tener contacto físico con sus familiares más allegados.

Asimismo, se refirió a cada uno de los sistemas de torturas de las que han sido objeto los Cinco en múltiples ocasiones sin justificación alguna. «En una ocasión a raíz de su detención, recordó, estuvieron 17 meses en esas condiciones (confinados al hueco)».

El acto, celebrado en el Centro de Estudios Martianos, contó además con la presencia de Carlos Amat, director general de la ACNU, y numerosos representantes de la sociedad civil cubana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.