Golpistas hondureños no saben cómo parar la resistencia popular

Especial del golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

Nuevas mentiras de la Fiscalía para acusar falsamente a la gente del pueblo que pese a la represión, los toque de queda y los retenes militares, no ha dejado de luchar

TEGUCIGALPA, julio 29.— La resistencia hondureña se mantuvo en las calles este miércoles, en tanto los golpistas, que ni con la represión, los toque de queda y los retenes militares han podido detener la lucha, atacaban a las fuerzas populares con una campaña mediática que cuestiona la existencia de presuntos «fondos» usados por ellos en las movilizaciones.

Como poder ligado a la asonada, otra vez está en acción la Fiscalía. El Ministerio Público no vaciló en fabricar cargos falsos contra el presidente Manuel Zelaya que justificaran la «democión» con que quisieron disfrazar la asonada —y en virtud de los cuales reiteran que si entra a Honduras irá preso—, y ahora anuncia que «investigará» supuestos fondos usados para las protestas, a tenor de una lista presuntamente hallada en el auto de Carlos Reina, uno de los coordinadores del frente de resistencia.

Poco creativos, los de la Fiscalía al parecer quieren vincular el supuesto dinero con las guerrilleras FARC, a propósito de la campaña derechista reverdecida contra los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y el ecuatoriano Rafael Correa. Al primero se le acusa de haber dado armas a la guerrilla colombiana, y al otro, de recibir dinero de la insurgencia para su campaña electoral.

Reina rebatió las acusaciones y afirmó que quienes las inventan «son los que ya no tienen argumentos para decir por qué el pueblo se mantiene en calles, luchando por devolverle a Honduras a su presidente legítimo», afirmó.

La mentira es consustancial a los golpistas. Este miércoles, la primera dama Xiomara Castro denunció que los usurpadores le mintieron cuando, supuestamente, abrieron la víspera los retenes para permitir el paso de ella y su familia por la zona fronteriza con Nicaragua hasta Ocotal, para reunirse con Zelaya.

Ella, además de la madre del presidente, Hortensia Rosales, y su hija Hortensia lograron llegar a la comunidad de Alauca, a diez kilómetros de Nicaragua. Pero debieron regresar a El Paraíso.

Castro reveló que cuando arribaron allí les dijeron que solo podía continuar el viaje la familia del mandatario; luego que ella sola, y después que únicamente la hija, Xiomara Hortensia Zelaya. «Por eso decidimos interrumpir el viaje; carecíamos de seguridad», explicó, según PL.

La pretensión era usar con nosotros un mecanismo similar al utilizado por los militares para sacar del país al presidente Zelaya, y luego impedirnos también el retorno a Honduras, agregó.

Xiomara Castro también denunció que partidarios del régimen de facto trataron de intimidarlos y los conminaron a abandonar el país, luego de llegar hasta ellos un grupo de personas en una caravana de vehículos. Hubo algunos disparos y mediante megáfonos les dijeron que debían salir del hotel, relató.

Mientras, se mantiene el toque de queda permanente en El Paraíso, con la consiguiente emergencia humanitaria que ha provocado entre sus habitantes y los cientos de hondureños atrapados en los retenes.

También se conoció que las organizaciones del Frente Nacional contra el golpe de Estado llamaron a reforzar la vigilia de la población frente a la embajada de Venezuela, ante crecientes rumores de una operación para expulsar a sus diplomáticos, entre otras acciones.

Según narró PL, en los dos últimos días los manifestantes han bloqueado dos lujosos complejos de tiendas conocidos popularmente como «mol» —del inglés «mall»—, para expresar el repudio a la empresa privada comprometida con la asonada militar.

El secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores, Israel Salinas, precisó que el propósito de esas acciones es golpear a los empresarios en «sus corazones», es decir, en sus bolsillos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.