Persisten diferencias en reunión sobre cambio climático

La primera reunión climática que se realiza desde la decepcionante Cumbre de Copenhague concluyó en Alemania con un acuerdo de intenciones, en el que solo algunos países determinaron cuáles eran sus objetivos de reducción de emisiones, pero sin carácter vinculante

Autor:

Juventud Rebelde

BONN, Alemania, abril 10.— Divisiones sobre cómo revivir las negociaciones de la ONU sobre el clima aparecieron este sábado en la primera reunión climática que se realiza desde la decepcionante Cumbre de Copenhague, con unos pocos delegados pronosticando «un gran avance» para combatir el calentamiento global.

El encuentro, al que asisten unos 1 700 funcionarios de 175 países, pretende fijar un calendario de plazos y de acciones para que a final de año pueda sellarse en Cancún, México, un acuerdo vinculante de reducción de emisiones contaminantes y que no excluya a la mayoría de la comunidad internacional. Esa es una deuda pendiente desde la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada en diciembre de 2009, en Copenhague, Dinamarca.

La cita danesa concluyó con un acuerdo de intenciones, en el que solo algunos países determinaron cuáles eran sus objetivos de reducción de emisiones, pero sin carácter vinculante, dados los desencuentros protagonizados entre naciones ricas y países en vías de desarrollo, pues las primeras no quisieron asumir sus responsabilidades históricas con el cambio climático.

La delegada de España, Alicia Montalvo manifestó que no podemos simplemente seguir en el modo «business as usual», en referencia a que no es posible continuar haciendo las cosas de la misma manera.

Mientras, Dessima Williams, delegada de Granada y de los pequeños estados insulares en riesgo por el aumento de la temperatura global, dijo que el trabajo en pequeños grupos no debe ignorar una consulta que incluya a todos, en alusión a la reunión de Copenhague, donde un pequeño grupo de países, que incluía a los ricos, trató de imponer un acuerdo sin someterlo a la consulta de la mayoría de los países representados allí, reportó PL.

Sin embargo, el delegado australiano, Louis Hand, quien habló en nombre de un grupo de países que incluye a Estados Unidos, dijo que lo debatido en Copenhague «dio una dirección política vital a las negociaciones», según AP.

Fuera del centro de conferencias, representantes de grupos ecologistas criticaron la falta de voluntad de los países ricos. En un acto simbólico, los manifestantes vaciaron cuatro toneles de pedazos de vidrio delante del hotel en el que se celebran las reuniones. «Es hora de levantar los añicos de Copenhague», rezaba una de las pancartas, reportó DPA.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.