Aprueba Unión Europea duro plan fiscal sin consenso

La Cumbre de la Unión Europea decidió este viernes secundar un plan franco-alemán centrado en una dura disciplina presupuestaria y el castigo automático a quienes lo incumplan, con el objetivo de enfrentar la crisis de la deuda

Autor:

Juventud Rebelde

BRUSELAS, diciembre 9.— Sin lograr un consenso, la Cumbre de la Unión Europea (UE) decidió este viernes secundar un plan franco-alemán centrado en una dura disciplina presupuestaria y el castigo automático a quienes lo incumplan, con el objetivo de enfrentar la crisis de la deuda.

«Hubiéramos preferido un acuerdo de 27, pero no fue posible debido a nuestros amigos británicos», dijo el mandatario francés Nicolas Sarkozy, quien explicó que el plan se traducirá en un tratado intergubernamental en marzo próximo, que deberá ser ratificado por los 17 miembros de la Eurozona, sumados los nueve países de la UE que no adoptaron el euro, sin tener que reformar los tratados, reportó AFP.

El acuerdo contó con el apoyo de 23 países, pero cuatro lo rechazaron, entre ellos el Reino Unido, cuyo primer ministro, David Cameron, al justificar la oposición, comentó que lo propuesto «no está acorde con los intereses» de Londres, apuntó PL.

Por su parte, la canciller federal alemana, Angela Merkel, principal impulsora del pacto, restó importancia a la negativa británica de adherirse. «Reino Unido nunca ha participado en el euro porque así lo decidieron desde el principio», dijo.

El Presidente francés y el premier inglés, David Cameron, ni se saludaron al cruzarse en los pasillos, dijeron periodistas que asistieron a la escena, comentó ANSA.

El proyecto busca una unión presupuestaria y el castigo automático a las naciones incapaces de mantener su déficit por debajo del tres por ciento o que rebasen el techo permitido para el endeudamiento público.

Los compromisos incluyen una denominada «regla de oro» que obligaría a las naciones a modificar sus constituciones para someterse al dictamen de la Comisión Europea en materia fiscal.

Los líderes de la UE acordaron aportar 150 000 millones de euros para el Fondo Monetario Internacional que, a cambio, prestará dinero de urgencia a las economías en problemas. Este acuerdo implica en el futuro nuevos y más profundos programas de ajuste, privatizaciones de empresas y bienes públicos, contracción del gasto social, aumento del costo de la vida y desempleo.

Poco después del acuerdo, la Casa Blanca valoró que en el encuentro europeo emergieron «signos de progreso» para  superar la crisis de deuda y la fragilidad del euro,  pero lo decidido en Bruselas «no sirve para otros» países, según declaraciones del portavoz Jay Carney citadas por EFE. «Ofrecimos nuestros consejos», dijo, pero aclaró que la crisis «es un problema europeo que requiere soluciones europeas».

Previo al inicio de la segunda jornada de sesiones de la cumbre regional, Croacia firmó el tratado que le permitirá convertirse en el miembro número 28 de la UE a partir del 1 de julio de 2013.

Las negociaciones sobre la admisión de Croacia en la nómina europea comenzaron hace seis años, y ahora se convierte, después de Eslovenia, en el segundo país de la extinta Yugoslavia en formar parte del bloque comunitario.

Los 27 también decidieron aplazar hasta marzo de 2012 las negociaciones sobre la concesión de estatuto de candidato a Serbia, que presentó su solicitud de ingreso en 2009.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.