Argentina espera veredicto contra dictadores

Los responsables del robo de bebés a madres cautivas durante la dictadura militar tendrán este jueves su enfrentamiento con la justicia

Autor:

Juventud Rebelde

BUENOS AIRES, julio 4.— Gran expectativa vive Argentina a la espera de que este jueves se dicte un veredicto en el juicio contra los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Vignone, que podría condenarlos a 50 años de prisión por el robo de 34 bebés nacidos de mujeres cautivas y luego desaparecidas durante los años de dictadura (1976-1983).

Al culminar un proceso iniciado en febrero de 2011 y considerado histórico por los organismos de derechos humanos, se juzgará por primera vez a los jerarcas de la dictadura y a sus subalternos por ejecutar un plan sistemático de apropiación de menores, dice AP.

Las mujeres que en su mayoría, dieron a luz en los centros clandestinos de detención de la ESMA (Escuela Mecánica de la Armada), la guarnición militar de Campo de Mayo y otras instalaciones de la represión. De acuerdo a la organización Abuelas de Plaza de Mayo, se calcula que cerca de 500 niños fueron robados a sus familias biológicas durante el último Gobierno de facto, recuerda Telesur.

La Fiscalía solicitó 50 años de prisión, la máxima pena prevista por la legislación argentina, para Videla y Bignone, ambos de 84 años de edad, por los delitos de retención y ocultación de un menor, alteración del estado civil y falsificación de documentos públicos. Los dos ya cumplen condenas de cadena perpetua por otros crímenes de lesa humanidad.

Además de Videla y Bignone han sido juzgados desde febrero de 2011 Jorge, «el Tigre», Acosta; Santiago Omar Riveros, Rubén Oscar Franco, Antonio Vañek, Jorge Magnacco, Juan Antonio Azic, Eduardo Ruffo, Víctor Gallo y Susana Inés Colombo.

El abogado de las Abuelas, Alan Iud, dijo que este juicio «tiene carácter histórico por haber servido para mantener la memoria y el reclamo de justicia, en un caso que no tiene precedentes en el mundo porque nunca antes una dictadura había robado recién nacidos como lo hizo el último gobierno de facto».

«Sostuvimos a lo largo del juicio que la apropiación de niños fue una forma de perfeccionar la desaparición de los padres. Devolver a sus hijos nacidos en cautiverio era dejar en evidencia que estaban en algún lado detenidos y reconocer el reclamo de sus familiares», explicó el letrado.

Unos 400 testigos prestaron declaración durante el proceso, entre ellos víctimas de la apropiación y familiares, y por primera vez se analizaron más de 30 hechos de retención ilegal de recién nacidos de madres en cautiverio.

Videla, que en 2011 fue condenado a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad y podría enfrentar por este juicio cargos por más de cincuenta años, habló ante el tribunal el pasado miércoles tildando de «terroristas a las madres de estos bebés que los usaban como escudos humanos», relató la televisora.

El ex dictador además desmintió desvergonzadamente la acusación de Sistema de Robos de Bebés, pues de acuerdo a su información el Gobierno «había dado ordenes estrictas y escritas de devolver a los menores desvalidos a sus familiares».

En el proceso judicial se han dado a conocer diversos testimonios, como el de un joven de 35 años que recuperó su identidad y calificó a los bebés robados «como un botín de guerra para la dictadura». Ya se ha restituido la identidad a 106 de los secuestrados.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.