El pulso está planteado

El presidente Nicolás Maduro creó oficialmente el Centro Nacional de Comercio Exterior y la Corporación Venezolana de Comercio Exterior, órganos que, según dijo, contribuirán a «la nueva etapa de la Revolución Económica»

Autor:

Osviel Castro Medel

CARACAS.— La ofensiva contra la guerra económica, la especulación y la usura en este país parece haber escalado un nuevo peldaño tras los anuncios y los pronunciamientos realizados ayer por el presidente Nicolás Maduro desde el Palacio de Miraflores.

Ante ministros, colaboradores y el Alto Mando Militar, el Jefe de Estado creó oficialmente el Centro Nacional de Comercio Exterior y la Corporación Venezolana de Comercio Exterior, órganos que, según dijo, contribuirán a «la nueva etapa de la Revolución Económica».

Estos entes, de juntas directivas de cinco y siete miembros, respectivamente, tendrán entre sus propósitos instrumentar la política de administración de divisas, importación y exportación de productos, e inversiones en el exterior.

Asimismo, el mandatario emitió un decreto especial para controlar el valor del alquiler de los locales comerciales, los cuales no podrán ser arrendados a precios que excedan los 250 bolívares por metro cuadrado.

Por otro lado, anunció el aumento de 3,5 puntos porcentuales en la tasa de ahorro de personas naturales con saldos promedios iguales o inferiores a 20 000 bolívares; así unas 19 millones de cuentas, las cuales abarcan el 93 por ciento de los ahorristas venezolanos, tendrán una tasa de interés de 16 por ciento (antes era de 12,5).

Estas medidas ponen condimento adicional al enfrentamiento que se ha planteado en la nación entre la derecha —que ha llamado a «derrocar a Maduro»— y el Gobierno Bolivariano, el que ha anunciado la continuidad del proceso de inspecciones a lo largo y ancho de la geografía venezolana.

Por cierto, el Jefe de Estado informó que de los 1 705 centros económicos verificados en 23 días de ofensiva gubernamental solo en 24 no fueron detectadas anomalías, menos del dos por ciento. En esa cuerda dijo que se encontraron sobreprecios escandalosos de hasta 12 000 por ciento.

El Presidente fue enfático en sus sentencias, pues dijo que ya está planteado el pulso entre el Gobierno Bolivariano y el otro bando en el que se encuentran la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (Venamcham), el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) y la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Agregó que esa minoría apátrida no le va a torcer el brazo y que si bien es cierto que es un mandatario que gobierna para la clase trabajadora y humilde, también siente que se ha convertido en un Presidente para la clase media productiva y trabajadora.

«Comencemos a trabajar todos juntos», propuso,  dejando al lado las diferencias  «para lograr la prosperidad colectiva» y llamó a sus ministros a no dormirse y a cambiar todo lo que sea necesario.

El dignatario explicó que hoy continuarán en todo el país las inscripciones en el registro único de pequeños y medianos comerciantes, que hasta ahora suman 18 214, una cifra posible de triplicarse, según expresó.

Como para no dejar dudas de que la ofensiva va «con todo», señaló que esta es apenas la primera fase de una gran avalancha en el terreno económico.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.