En La Habana, dignatarios invitados

Los presidentes de Venezuela y El Salvador, Nicolás Maduro y Salvador Sánchez Cerén, respectivamente, coincidieron en La Habana a propósito de la firma de acuerdos entre FARC-EP y Gobierno colombiano

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Marylín Luis Grillo

La significación histórica y la importancia para la paz en la región que tendrá la firma del histórico acuerdo del cese bilateral y definitivo al fuego que protagonizarán este jueves el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), coincidieron los presidentes de Venezuela y El Salvador, Nicolás Maduro y Salvador Sánchez Cerén, respectivamente.

Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: Roberto Suárez

Ambos mandatarios llegaron a Cuba en horas de la noche de este miércoles para participar hoy en la rúbrica oficial del pacto entre la guerrilla y el ejecutivo colombiano.

En el Aeropuerto Internacional José Martí, el gobernante venezolano, acompañado por la Primera Combatiente Cilia Flores, fue recibido por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y en un breve intercambio con la prensa significó en la importancia de este hecho porque, dijo, la «diplomacia de paz tiene que ser la diplomacia que marque el tiempo histórico. La paz de Colombia es la paz de todos», reafirmó.

El mandatario detalló que en medio de toda la intensa agenda de trabajo en la que está inmersa Venezuela en estos momentos, «enfrentando mil demonios y conspiraciones nacionales e internacionales», decidió aceptar la invitación y ser testigo de este momento histórico.

Recordó que fue el Comandante Hugo Chávez uno de los que inició este camino cuando el presidente Juan Manuel Santos se lo pidió. «Chávez va a estar presente. Estoy aquí por él para decir: misión cumplida, felicitaciones Colombia».

Maduro también felicitó al Gobierno y pueblo colombianos, así como a las FARC-EP por este avance histórico. «Es un paso gigantesco», afirmó.

Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador. Foto: Roberto Ruíz

Por su parte, Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador, calificó lo que ocurrirá este jueves como «un evento histórico, que no solo tiene que ver con la paz en Colombia sino con todo el proceso que se vive en América Latina», en el que la región «se está consolidando como una zona de paz».

Recibido por el viceministro de Relaciones Exteriores Rogelio Sierra, el mandatario expresó a la prensa su deseo de que este nuevo paso abra la oportunidad de la firma definitiva de los acuerdos de paz.

Además agradeció la solidaridad del pueblo cubano y del Presidente Raúl Castro, que siempre han abierto las puertas de la Isla para recibir estos procesos de paz. «Convertir su territorio en sede de estas conversaciones es también un signo de que Cuba está fortaleciendo y consolidando su amistad con América Latina».

Mogens Lykketoft, presidente de la Asamblea General de la ONU. Foto: Roberto Ruíz

Minutos antes habían arribado a Cuba el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon y el presidente del septuagésimo período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Mogens Lykketoft, para también asistir a la ceremonia. Ambos fueron recibidos en el aeropuerto internacional José Martí por Abelardo Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba.

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU. Foto: Roberto Suárez

Lykketoft cumplirá también desde este jueves una visita de trabajo a la Isla que incluye otras actividades.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.