50 asociaciones se unen para que España rechace los vientres de alquiler

No somos incubadoras, claman los colectivos que piden la prohibición de una feria sobre gestación subrogada prevista para mayo en Madrid

Autor:

Juventud Rebelde

«Queremos dejar claro que no somos incubadoras, ni vasijas ni úteros o vientres de alquiler: somos mujeres, vidas humanas con las que pretenden montar un nuevo negocio que lucrará al más fuerte y someterá a las más débiles». Esta es la presentación de la llamada Red Estatal contra el Alquiler de Vientres, una plataforma presentada este lunes en la que están integradas 50 asociaciones.

Reclaman que España no legisle a favor de una práctica que está expresamente prohibida por la Ley de Reproducción Asistida de 2006, la gestación subrogada también conocida como vientres de alquiler.

Su primera actuación pública será una concentración para reclamar que se prohíba la feria Surrofair, un evento que tendrá lugar los días seis y siete de mayo en Madrid para «informarte y discutir sobre las diferentes posibilidades en gestación subrogada», según indican los organizadores de la feria en su web.

«Nuestra misión es dar a conocer a toda la sociedad española lo que se esconde tras esta práctica ilegal, servirse del cuerpo de las mujeres como su fuéramos tanques criogénicos, autentico ganado para satisfacer a unos pocos», ha explicado este lunes Sonia Damas, presidenta de En Clave Feminista, en la presentación del colectivo.

Las portavoces de la red recuerdan que esta práctica está «en contra de la legislación vigente», subraya Alicia Miyares, de la asociación No somos vasijas. «De acuerdo a nuestra legislación civil, las mujeres no pueden ser objeto de transacción», explica. «Estamos en contra porque exige la renuncia a un derecho fundamental, el derecho de filiación y custodia».

La posibilidad de regular la gestación subrogada en España ha abierto un debate interno en el seno de tres de los principales partidos políticos (PP, PSOE y Podemos) después de que Ciudadanos anunciara que prepara una propuesta legislativa que «garantice los derechos de todas las personas intervinientes, y de forma muy especial de los menores».

Entre las 50 asociaciones de la red hay sobre todo colectivos feministas y ocho asociaciones LGTB (Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales). Ramón Martínez es vicepresidente de Diferentes, una asociación registrada hace dos meses con «una veintena»  de activistas por los derechos LGTB que busca «articular un discurso que no conculque los derechos de las mujeres» en el debate sobre los vientres de alquiler.

Aspira a recabar el apoyo de las grandes asociaciones que representan a este colectivo, añade Martínez, que también ha asistido a la presentación de la red. «Es cierto que hay un montón de trabas para adoptar, pero la solución no es pasar por encima del derecho de las mujeres», explica.

Elena Rábade, portavoz del Partido Feminista, ha rechazado la posibilidad de legislar para dar amparo a quienes pudieran hacerlo de forma altruista, una opción que desde la nueva red se descarta: «Cuando me dicen que aceptan libremente, yo pregutaría: ¿qué coacciona más un arma de fuego o arma blanca o el hambre? ¿Es libre una persona que tiene hambre ella y su familia?».

«El altruismo es una tapadera», añade Miyares. «Cuando miramos dos países con legislaciones restrictivas y altruistas, como Reino Unido y Canadá, lo más evidente es que no hay mujeres en esos países dispuestas a un embarazo para donar a su hijo. El objetivo que se persigue es una legislación que va a facilitar [a quienes tienen un hijo a través de gestación subrogada] el reconocimiento inmediato y el registro de manera automática».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.