Internet: ni joven ni enredada

El sector más bisoño de la población, considerado hasta ahora el principal usuario de la red de redes mundial, está cediendo espacio a internautas más «maduros»

Autor:

Amaury E. del Valle

Los jóvenes han dejado de ser la locomotora de Internet. La digitalización está ahora en manos de los adultos, quienes se han lanzado a la aventura del ciberespacio, impulsados por el desarrollo de las actividades económicas sobre la red de redes, y la cada vez mayor «movilidad» de la web.

Al menos así se desprende de un estudio recientemente presentado en España bajo el título La sociedad de la información en 2010, elaborado por la Fundación Telefónica, el cual asegura que los usuarios que más han contribuido al avance de la web ahora se concentran especialmente en el segmento demográfico comprendido entre los 45 y los 64 años.

Comprar por Internet, realizar operaciones bancarias, presentar la declaración de la renta, leer libros en la pantalla táctil y conectarse a la Red a través del móvil son actividades cada vez más cotidianas en ese grupo social, quienes además tienen la suficiente solvencia económica como para adquirir dispositivos como los smartphone o teléfonos inteligentes, así como las Tablets PC.

El estudio, si bien se concentra en España, también intenta dar un panorama mundial de cómo se está configurando el mapa de la Red, que cambia aceleradamente de forma mientras esta abandona el escritorio y se hace cada vez más móvil.

¿Dónde ponemos el televisor?

Ya en marzo del año pasado muchas personas quedaron asombradas cuando las estadísticas de navegación por Internet en Estados Unidos mostraron que la red social Facebook fue más visitada que el buscador Google, que hasta entonces tenía el reino absoluto en la cantidad de consultas.

El fenómeno de las redes sociales, y su integración de múltiples plataformas comunicativas en una sola, dígase correo electrónico, salas de conversación on line o chats, fotos, videos y hasta mensajes cortos, ha propiciado un desplazamiento en masa hacia estas, lo cual las ha convertido en un rotundo éxito.

En el mundo ya hay 945 millones que acceden a redes sociales, y los números evidencian que al menos la mitad de los usuarios de la web pertenecen al menos a una o la han visitado.

Aquí los jóvenes llevan la delantera, incluso los más bisoños, pues el 78 por ciento de los adolescentes que tienen acceso al ciberespacio pertenecen a una, y dos de cada tres la consultan aunque sea una vez al día.

Lo curioso es que el fenómeno de las redes sociales, llámense Facebook, YouTube, Twitter, MySpace, Tuenti o cualquier otra, está influyendo en que las herramientas que hicieron de las nuevas tecnologías un éxito, como el correo electrónico, los sms o mensajes de texto por teléfono e incluso los chats, estén cayendo en desuso.

Mientras que los adultos siguen siendo en este sentido más tradicionalistas y van a la web para encontrar fotografías, noticias, enviar correos o comprar en línea y realizar diversos trámites, los jóvenes prefieren las redes sociales para comunicarse con sus amigos, el visionado de videos y la descarga de música y películas.

Estancándose o en fase decadente entre los más bisoños están la utilización del correo electrónico, el chat, los foros y blogs. Mientras, la búsqueda de información general y la entrada en mundos virtuales, que antes algunos consideraron serían los grandes éxitos, también se rezagan, especialmente esta última, que ha sufrido un duro golpe de mano de las redes sociales.

Lo interesante es que, según una encuesta realizada entre los jóvenes en varios países, el 65 por ciento de ellos se quedaría con Internet si solo pudiera optar por un medio de comunicación, pues muchos aseguran que actualmente es la pantalla a través de la cual consumen más contenidos audiovisuales.

Triple play inalámbrico

Un informe de la empresa Ericsson publicado esta semana, en el cual se analizan las tendencias de las telecomunicaciones mundiales para el futuro, asegura que los smartphones y las tablets PC seguirán sumando usuarios en 2011, lo que llevará también a un importante aumento del número de suscripciones a banda ancha móvil.

Las cifras publicadas por Ericsson sugieren que las suscripciones a banda ancha móvil se doblarán este año, alcanzando los mil millones de usuarios, y casi la mitad de estas se concentrarán en la región de Asia Pacífico, seguida por Norteamérica y Europa, que tendrán cada una alrededor de 200 millones de usuarios de banda ancha móvil.

Las dos razones principales detrás de este aumento drástico del número de usuarios son, por un lado, la amplia penetración que los smartphones y tablets están teniendo en el mercado y, por otro, la mejora en la calidad de conexión que se puede conseguir mediante los dispositivos móviles.

Ericsson también prevé que las suscripciones a banda ancha móvil alcanzarán en 2015 los 3 800 millones de usuarios, impulsadas en gran medida por la entrada vertiginosa de la televisión digital en el mundo móvil.

No por gusto una de las ofertas que más se ha disparado en el mundo, incluso con crisis económica, es el «triple play», o sea, la contratación a la vez de la conexión a televisión por cable, Internet y telefonía, ya sea móvil o fija, pues incluso en este campo las diferencias se van borrando.

Cada vez es mayor la fusión de empresas de este tipo, capaces de garantizar un Todo X Uno muy eficaz, ya que supone precios y costes más bajos, al aprovechar un mismo cable para todo, pero a su vez brindar la posibilidad de conectar el teléfono fijo al móvil y así estar siempre en comunicación.

Este último caso es muy interesante, pues ya los usuarios de móviles son más abundantes que los de telefonía fija. Eso explica el porqué, ante la relativa obsolescencia del tendido telefónico, este sea aprovechado para ampliar otros servicios de telecomunicación, tendencia que han seguido las empresas «triple play», para propiciar la televisión por cable y la Internet de banda ancha.

No en red-arnos tanto

Mientras que los contenidos multimedia acaparan el ancho de banda de Internet actualmente, especialmente los videos y fotos debido al auge de estos en las redes sociales, la «Internet de las cosas» también comienza a ganar espacio.

Se trata de nuevos dispositivos y elementos conectados a la Red, desde equipos y elementos que integran las estructuras de automatización industrial, controles de procesos vitales, proyectos de telemedicina, cajeros electrónicos, quioscos virtuales o simplemente neveras inteligentes y hasta sistemas de alarma caseros.

La integración e intercomunicación de los diferentes equipos y dispositivos que nos rodean en nuestra vida cotidiana es una tendencia que nadie puede parar, y que se está dando de forma más expedita aprovechando precisamente las «viejas» líneas de comunicación.

Algunos, más futuristas, ya piensan incluso en que la energía eléctrica sea inalámbrica, con lo cual desaparecerán postes, torres y cables omnipresentes durante varias generaciones, algo que beneficiaría muchísimo al medio ambiente y al entorno.

Pero esa visión por ahora es solo un sueño. Lo más conveniente por el momento es seguir aumentando las capacidades inalámbricas para las telecomunicaciones, y a su vez levantar la vista de los zapatos y darles nuevos usos a los alambres que nos rodean y enredan.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.