Reconocen labor de restauración del Centro Histórico de la capital cubana

El Plan Maestro de Rehabilitación Integral de La Habana Vieja ha impulsado estrategias de desarrollo social, de acuerdo con expertos

Autor:

Juventud Rebelde

 Foto: Angelito Baldrich Especialistas internacionales convocados por la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, con sede en La Habana, reconocieron recientemente que la gestión integral de restauración del Centro Histórico, «más que un caso triunfante o un modelo que pueda ser replicable en otras ciudades, demuestra cómo en una situación de alta diversidad es factible encontrar soluciones propias a los propios problemas».

El doctor Sylvio Mutal y el doctor Fernando Carrión, afirman en el libro recientemente presentado Una experiencia singular: Valoraciones sobre el modelo de gestión integral de La Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad que este empeño que lidera la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana es «exitoso y loable», en especial por dedicarse no solo a la restauración arquitectónica, sino por vincularla a la labor de rescate social.

Así, gracias a una visión holística de la restauración, han sido rescatados múltiples inmuebles históricos para servir como museos, centros de investigación, de la cultura o turísticos, pero también se han convertido en obras sociales como escuelas, hogares maternos, de ancianos, sin dejar a un lado tampoco el remozamiento de múltiples edificios multifamiliares.

La declararación del Centro Histórico como Zona Priorizada para la Conservación, permitió a la Oficina del Historiador autofinanciarse y revertir sus ingresos, para así fomentar la sostenibilidad económica y social.

Gracias a ello, el Plan Maestro de Rehabilitación Integral de La Habana Vieja ha impulsado estrategias de desarrollo social y económico, siempre bajo la perspectiva de la cultura.

Un equipo integrado por especialistas de diversas disciplinas, como arquitectos, urbanistas, sociólogos, geógrafos, historiadores, economistas e ingenieros de redes, entre otros, garantizan que cada obra se rescate para el tiempo y para la sociedad.

El último ejemplo concreto de este empeño fue la reciente inauguración del Colegio Universitario de San Gerónimo de La Habana —donde se impartirá la carrera Preservación y gestión del patrimonio histórico-cultural—, ubicado en el lugar donde estuviera enclavada la Real y Pontificia Universidad fundada en 1728 por los dominicos.

Este edificio, que se fue destruyendo con el paso del tiempo al ser trasladada la Universidad de La Habana a su actual ubicación, terminó derribado y se edificó allí un moderno edificio para oficinas.

Ahora, sin demoler la estructura del inmueble, se ha recreado la arquitectura original, el campanario y la puerta de entrada de la antigua iglesia y convento de San Juan de Letrán, y se revistió la edificación con una envoltura de cristales, para convertirla nuevamente en parte armónica del Centro Histórico.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.