Celebra Facultad de Lenguas Extranjeras Congreso a su nivel

Se debatió fundamentalmente sobre el funcionamiento de la organización estudiantil

Autor:

El reto estudiantil es superar lo hecho hasta ahora en cuanto al movimiento de aficionados a las artes. Este fue un congreso de lenguas —francés, alemán, ruso, inglés, japonés y quizás alguna más— pero lo cierto es que nunca estudiantes de tantos idiomas distintos se hermanaron en un dialecto tan similar: el de la búsqueda de soluciones y el análisis crítico del funcionamiento de la FEU.

Los futuros intérpretes y traductores cubanos, bajo la premisa de «piensa lo que dices y dí lo que piensas, este es el momento» hicieron un balance de cuanto aconteció en las brigadas de la FEU de la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad de La Habana desde la convocatoria hasta la fecha.

Dayana Rodríguez aseguró que solo con un verdadero protagonismo podrá avanzar la organización. «Es muy fácil pedir que se den actividades deportivas y culturales. No podemos esperar que nos pregunten si tenemos algo que aportar para el festival de cultura. Tenemos que acercarnos a los responsables y decirles: «Yo puedo hacer esto o aquello. Ese es el verdadero protagonismo».

En cuanto al trabajo de la FEU en la esfera cultural, Drumond Cruz apuntó que el reto es superar lo hecho el año pasado, cuando la facultad obtuvo Gran Premio por presentar el mejor espectáculo del Festival de Aficionados y obtuvo 15 medallas en el festival de cultura. «Para lograrlo tenemos que sumar muchos más al movimiento de aficionados a las artes», aseguró.

El transporte universitario fue un tema ampliamente debatido. Los números dados a conocer son elocuentes: hasta junio de este año, los estudiantes perdieron el 21 por ciento de sus horas clase por llegadas tardías o inasistencias. La residencia estudiantil donde pernoctan los becados de esta facultad queda a unos 15 kilómetros. «Hay que buscar una solución inmediata. No podemos seguir perdiendo clases y la Universidad solo dispone de tres ómnibus para el traslado de los becados», afirmó Liam Betancourt.

Eduardo Fuentes, al hablar de otro de los reclamos —la seguridad en las residencias estudiantiles— señaló: «Dos guardias al año no hacen daño. No podemos esperar que alguien venga a quitarnos lo nuestro. Tenemos que dejar el individualismo a un lado y unirnos para resolver los problemas de la beca y de la facultad, como hicimos al participar en las Brigadas Universitarias de Trabajo Social del año pasado, cuando se cambiaron masivamente bombillos incandescentes por ahorradores».

«El prestigio de la Universidad no es solo porque sea bicentenaria; es ver a nuestros estudiantes supliendo la falta de profesores en las distintas enseñanzas y cómo lo hacen con tremendo entusiasmo y calidad. Ese es el verdadero prestigio de los estudiantes universitarios, que comparten roles como educandos y educadores», dijo Rigoberto Mir.

Sobre el Congreso en las brigadas, el joven Ariel Valdés hizo una propuesta: «Hacer todos los años un congreso donde se reúnan todos los estudiantes de la facultad para plantear las inquietudes, pues mañana vamos a tener nuevas interrogantes y necesitaremos respuestas».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.