Nunca me dio molestias

Autor:

Juventud Rebelde

Cayetano Ortega hoy tiene más de sesenta años. Abajo, su foto en la época en que fue operado

Más de quince años vivió Cayetano Ortega con su molar nacido de células madres, y muchos dentistas le miraban con asombro o incredulidad cuando les contaba la sui géneris historia de su muela.

«Una semana después de la operación de implante del folículo, ya se me veía algo que quería salir. Y poco después, el doctor Luis Carlos me hizo una prueba de vitalidad y dio positiva. Recuerdo que me puso como un electrodo con el cual me provocó un pequeño corrientazo que me sentí».

Cayetano, quien según manifiesta cuidaba mucho de sus dientes, por razones de trabajo incluso viajó fuera de Cuba, y en la India fue atendido por un estomatólogo de ese país, quien también mostró interés por el singular experimento.

«El molar implantado me duró más de quince años, pues en 1971 o 1972 me lo saqué, pues ya la pieza estaba deteriorada. Pero hasta ese momento nunca tuve ningún problema con ella».

Por avatares de la vida, Cayetano y Fisín dejaron de verse por más de 30 años. Hace dos años, cuando el doctor comenzó a reconstruir esta historia a insistencia de varios amigos, se dio a la tarea de localizar a su «paciente» y también a la revista donde salió publicado su descubrimiento.

«Cuando me hicieron la operación, Fisín, quien también atendía a mi hermana, estuvo como dos horas operándome mientras me explicaba lo que hacía.

«Sin embargo, aunque entonces presentí que aquello era importante, nunca imaginé que estaría haciendo un transplante de células madres. De verdad, de eso me enteré ahora, después de muchos años, cuando me lo explicó todo».

Comparte esta noticia

Temas

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.