Una verdadera integración de dos pueblos latinoamericanos

Palabras de Carlos Lage Dávila, vicepresidente del Consejo de Estado y secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, en la firma de acuerdos entre la República Bolivariana de Venezuela y Cuba. Salón Ayacucho, Palacio de Miraflores, 24 de enero de 2007, «Año 49 de la Revolución»

Autor:

Juventud Rebelde

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado)Hermanos venezolanos;Compatriotas:

Hace 48 años el compañero Fidel visitaba Caracas. Había llegado el día 23 y un día como hoy cumplía parte de su programa de actividades, que se extendió hasta el día 25 de enero.

Fidel fue recibido en Venezuela con un extraordinario fervor revolucionario, con un gran espíritu de amistad y de solidaridad por parte del pueblo venezolano, y en uno de sus discursos, en la Plaza del Silencio, Fidel pronunció esta frase: «Venezuela ha de ser el país líder de los pueblos de América.» Para pronunciar una frase como esa, había que imaginar que vendría después un Samán de Güere; había que imaginar que vendría después un 4 de febrero. Para pronunciar una frase como esa, había que imaginar que vendría después un comandante, el Comandante Hugo Chávez (Aplausos).

Un amigo dijo una vez que Fidel era alguien que iba al futuro, regresaba y nos lo contaba. Tal vez en aquel Enero de 1959 ya Fidel había transitado hacia ese futuro y nos pronosticaba que Venezuela y América tendrían un comandante como Hugo Chávez.

Venezuela y Cuba han ido avanzando en sus relaciones. No sería suficiente decir que se han incrementado y que se han ampliado nuestros vínculos; sería necesario decir que comenzamos a dar pasos en una verdadera integración de dos pueblos latinoamericanos.

En el año 2001 comenzó a funcionar el primer Convenio Integral de Cooperación, que se firmó en esa ocasión por 36 600 000 dólares. El Convenio Integral de Cooperación del año 2006, que concluye en el mes de marzo, comprende proyectos por 840 millones de dólares (Aplausos). El que debemos firmar en febrero en la próxima reunión de la Comisión Mixta será todavía superior.

En abril del 2003 comenzaron las misiones sociales, llegaron los primeros médicos Barrio Adentro I, y hoy trabajan en Venezuela 26 600 médicos y otros trabajadores de salud (Aplausos), que realizan cada año más de 50 millones de consultas y que puede decirse que en estos pocos más de tres años han salvado más de 40 000 vidas, a partir del significado de la atención preventiva y la posibilidad de la atención inmediata por la presencia del médico viviendo en la comunidad.

En el año 2004 se inició la Misión Milagro, que, al decir del Presidente Chávez, es la más grande misión humanitaria que se haya realizado nunca. Puede informarse que más de 300 000 venezolanos han recibido tratamiento oftalmológico en Cuba y recuperado su visión (Aplausos).

Ya hoy funcionan en Venezuela 11 centros oftalmológicos con 27 posiciones quirúrgicas para todo lo que el programa social de Venezuela requiere, con un costo mucho menor al no incluir los gastos de la transportación aérea.

En el año 2005 se inauguraron los primeros 30 centros de diagnóstico integral y los primeros 30 servicios de rehabilitación integral; hoy son ya 298 centros de diagnóstico integral, 399 servicios de rehabilitación integral y 11 centros médicos de alta tecnología (Aplausos).

En el año 2001 el intercambio comercial de bienes entre Venezuela y Cuba era de 460 millones de dólares; al concluir el año 2006 el intercambio comercial resultó de 2 640 millones de dólares, seis veces más que apenas cinco años antes (Aplausos).

El ALBA es una realidad, y hoy damos nuevos pasos, a pesar de golpes militares, a pesar de golpes petroleros, a pesar de guerra económica y de bloqueos.

Anoche el Presidente de Estados Unidos hizo un discurso a la nación. El señor emperador dijo que él continuaría hablando de la libertad para Cuba. Dicen que Nerón tocaba el arpa mientras Roma se cubría de llamas, y el nuevo Nerón puede hablar de la libertad para Cuba mientras manda a miles de jóvenes norteamericanos a morir en una guerra sin sentido, a la que llevó al mundo a través de las mentiras y que les ha costado la vida, además, a cientos de miles de civiles iraquíes.

Pese a esas amenazas, pese a bloqueos, pese a guerras, pese a golpes, la Revolución Bolivariana y la Revolución Cubana continuarán avanzando. Y en Cuba, donde avanza y se consolida nuestra Revolución socialista, habrá socialismo para siempre, habrá socialismo para todos los tiempos (Aplausos).

Muchos se preguntaban qué pasaría cuando Fidel no esté al frente de la Revolución. Hoy no está al frente de las tareas de la Revolución, transitoriamente, está Raúl, y nuestro pueblo sigue unido, sigue confiado, sigue seguro.

Alguien nos preguntaba el otro día: «Bueno, ¿y cuando no esté Raúl?» Dije: «Bueno, ya se habrá recuperado Fidel» (Aplausos).

Tendremos a Fidel y tendremos a Raúl por mucho tiempo más; pero lo que no pueden entender los enemigos es que tenemos la obra de la Revolución, tenemos una inmensa obra material y moral, tenemos las ideas de la Revolución, tenemos la ética de la Revolución, tenemos la dignidad con que nos ha enseñado a vivir la Revolución a 11 millones de cubanos; tenemos un Partido que es un crisol de voluntades para perpetuar la obra inmensamente humana de estos 48 años de Revolución.

Siento que hoy es un día importante no solo para las relaciones entre Cuba y Venezuela sino para América Latina, porque el ALBA no es solo entre Cuba y Venezuela, al ALBA pertenece ya Bolivia, al ALBA pertenece también Nicaragua.

El ALCA, el Acuerdo de Libre Comercio para las Américas, fue sepultado en Mar del Plata (Aplausos); el ALBA, la Alternativa Bolivariana para las Américas, nació en La Habana hace apenas dos años. El ALCA es la integración de los mercados; el ALBA es la integración de los pueblos. El ALCA se sustenta en los valores propios de la sociedad capitalista, el egoísmo, el individualismo, el enriquecimiento a toda costa y a costa de cualquier otro ser humano; el ALBA se sustenta en los valores del socialismo, la solidaridad, la hermandad entre los pueblos, la firme convicción de que ningún dolor humano es ajeno, de que ningún ser humano sobra, de que en una sociedad justa ningún ser humano puede ser abandonado a su suerte.

El ALCA es el pasado; el ALBA es el futuro. Por eso hoy, presidente Chávez, Comandante Chávez, y Comandante Fidel Castro, que seguramente estará presenciando con satisfacción y optimismo este importante acto, les decimos que nos comprometemos a trabajar sin descanso para hacer cumplir lo que hoy se ha firmado. Que estamos confiados en que avanzamos, pero que tan solo estamos comenzando.

Muchas gracias (Aplausos).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.