El primer combate victorioso del Che en Bolivia

Hace 40 años se produjo la acción que el Guerrillero Heroico calificó de «golpe preciso y espectacular»

Autor:

Juventud Rebelde

Algunos combatientes de la gesta boliviana. De izquierda a derecha Urbano (Leonardo Tamayo Núñez), Miguel (Manuel Hernández Osorio), Marcos (Antonio Sánchez Díaz), el Che, Juan Pablo Chang, Pacho (Alberto Fernández Montes de Oca), Inti y Coco. El 23 de marzo de 1967 se produjo el primer combate victorioso del destacamento guerrillero dirigido por el Che en Bolivia. Al atardecer del 19 de marzo habían regresado al campamento del Oso el Che y la mayor parte de los 23 hombres que junto a él realizaron la primera marcha guerrillera, iniciada el 1ro. de febrero. Algunos se adelantaron al grueso de la tropa por diversas tareas; otros, como Marcos (Antonio Sánchez Díaz «Pinares», cubano), entonces jefe de la vanguardia, había permanecido en el campamento cumpliendo órdenes del Che.

Al llegar, el jefe guerrillero conoció de varios hechos graves ocurridos en los últimos días, durante su ausencia, y comprendió que el destacamento había sido descubierto antes de tiempo: la deserción de dos hombres del grupo de Moisés (Moisés Guevara Rodríguez, boliviano) que seguramente aportarían información al enemigo; la ocupación de la casa de calamina por el ejército; la captura de Salustio (Salustio Choque Choque, boliviano), quien actuaba como mensajero; un encuentro donde un soldado fue herido; vuelos de reconocimiento en la zona desde hacía tres días...

Por otra parte, Marcos había ordenado la retirada en el momento que apareció el ejército, lo que a juicio del Che envalentonaba al adversario. Evaluados esos factores y los riesgos, el Comandante Guevara toma la decisión de entrar en combate antes de lo previsto y ordenó a Rolando (Eliseo Reyes Rodríguez «San Luis», comisario político, cubano), situar una emboscada río abajo en el Cañadón del Ñacahuasú, a un kilómetro del campamento, en la que participaron un total de 8 combatientes.

La acción, que el Che calificó de «golpe preciso y espectacular» en el análisis del mes de marzo, fue narrada en sus respectivos diarios por Rolando y el propio Guerrillero Heroico.

Rolando: «A las 07:00, mientras le explicaba la emboscada a Benigno, llegan las fuerzas enemigas. Decido no retirarme. Abro fuego tal como estaba planeado. El fuego dura unos 6 minutos, la fuerza enemiga está de acuerdo en rendirse. Un balance de las pérdidas del enemigo muestra 7 muertos, 6 heridos y 11 prisioneros de un total de 32 hombres, habiendo escapado 8. El material capturado incluye tres morteros de 60 mm y 8 cajas de granadas correspondientes; una ametralladora calibre 30 con 500 cargas; dos ametralladoras BZ; dos pistolas ametralladoras UZZI; 16 Mausers y 2 000 cargas; dos equipos de radio, etc. Los prisioneros incluyen dos capitanes». 1

Che: «Día de acontecimientos guerreros. (...) A las 8 y pico llegó Coco a la carrera a informar que había caído una sección del ejército en la emboscada. El resultado final ha sido, hasta ahora, 3 morteros de 60 mm, 16 Mausers, 2 Bz, 3 Usis, 1 30, dos radios, botas, etc., 7 muertos, 14 prisioneros sanos y 4 heridos, pero no logramos capturarles víveres. Se capturó el plan de operaciones que consiste en avanzar por ambos cabos del Ñacahuasú para hacer contacto en un punto intermedio. Trasladamos aceleradamente gente al otro lado y puse a Marcos con casi toda la vanguardia en el final del camino de maniobras.(...) Así pasaremos la noche para ver si mañana llegan los famosos rangers. Un mayor (Hernán Plata Ríos) y un capitán (Augusto Silva Bogado), prisioneros, hablaron como cotorras». 2

Inti (Guido Álvaro Peredo Leigue, comisario político, boliviano), con fines de desinformar al enemigo fue encargado por el Che de presentarse como el jefe de la guerrilla, explicarles los objetivos de lucha a los soldados, exhortarlos a abandonar las filas del ejército e interrogar a los oficiales prisioneros. Los soldados le solicitaron que fusilaran al mayor Plata por los abusos y el mal trato que empleaba con los subordinados.

Los adversarios heridos fueron debidamente atendidos por el Moro (Octavio de la Concepción de la Pedraja, médico cubano) y Julio (Mario Gutiérrez Ardaya, médico boliviano). Al día siguiente los 18 prisioneros fueron liberados y se les concedió un plazo para que retiraran a sus muertos.

En el Comunicado No. 1 Al Pueblo Boliviano, del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia, se daba a conocer esta acción y los objetivos por los que se luchaba señalando:

«... hacemos un llamado a obreros, campesinos, intelectuales, a todos los que sientan que ha llegado la hora de responder a la violencia con la violencia y de rescatar un país vendido en tajadas a los monopolios yanquis y elevar el nivel de vida de nuestro pueblo, cada día más hambreado».

Hoy a 40 años del primer combate victorioso de la guerrilla, el pueblo boliviano, que eligió al Movimiento Al Socialismo del presidente Evo Morales para conducir su destino soberano, ve cristalizar en apenas un año la refundación originaria, la nacionalización de sus recursos naturales, la reforma agraria, la alfabetización, la dignificación de los pueblos indígenas, la lucha contra el hambre, la pobreza y por la salud del pueblo.

Los ideales del Che y sus compañeros de lucha por una Bolivia libre, soberana, digna y unida es una realidad nacional, donde la solidaridad de los pueblos hermanos con su causa tiene en la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, su nuevo amanecer.

1 Soria Galvarro, Carlos. El Che en Bolivia. Documentos y testimonio, t.4, pag. 120.

2 Che Guevara, Ernesto. El Diario del Che en Bolivia, pag. 135.

Participantes en la acción

Rolando: Eliseo Reyes Rodríguez «San Luis», comisario político, cubano

Coco: Roberto Peredo Leigue, boliviano

Moisés: Moisés Guevara Rodríguez, boliviano

Ernesto: Freddy Maymura Hurtado, médico boliviano

Pedro: Antonio Jiménez Tardío «Pan Divino», boliviano

Pablito: Francisco Huanca Flores, boliviano

Walter: Walter Arancibia Ayala, boliviano

Benigno: Dariel Alarcón Ramírez, cubano, traidor

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.