Defender la verdad con ética y estética

Con la multiplicación de ideas e iniciativas concluyó el encuentro de periodistas e intelectuales cubanos en la Isla de la Juventud

Autor:

Juventud Rebelde

ISLA DE LA JUVENTUD.— «Esta es la Isla de Martí y de Fidel, donde echaron a prisión a los que amaron a la patria, pero ni las rejas ni la ciudad por cárcel pudieron detener la doctrina noble que defendieron, el amor a la justicia y la libertad de los hombres».

Lo comentó en las reflexiones finales de la V edición del Frente Común de las Ideas, Elizabeth Cámara Báez, miembro del Comité Central del Partido y su primera secretaria en la Isla de la Juventud, quien declaró que cada evento realizado crece en madurez y convoca a multiplicar ideas e iniciativas.

«Un 15 de mayo de 1955 se abrieron las rejas del llamado Presidio Modelo, y Fidel entonces dijo que no habría reposo porque la lucha continuaba. Somos parte de este pueblo que no descansa, pues la libertad y los sueños exigen la vigilia constante de sus hijos, reafirmó.

«Nuestra arma más poderosa no es solo la verdad, sino cómo decirla y el acto de unir las voluntades. Pero no siempre superamos el freno de barreras subjetivas. Falta propiciar el diálogo y el debate. No pocas veces nuestra verdad anda dispersa y desorganizada. Martí nos enseñó a defenderla con ética y estética. El pensamiento y el arte hacen del periodismo un arma afinada y creíble», sentenció.

Tubal Páez, presidente de la Unión de Periodistas, sostuvo que nuestro periodismo, incluyendo el digital, tiene que ser ameno, atractivo, entretenido. «No podemos responder a los desafíos actuales con el “bloque”, el “plomo”, el teque, la palabra hueca y la mediocridad, porque no nos creen y ayudamos al proyecto del enemigo».

En un foro interactivo en internet, participaron numerosas personas de diferentes países, la mayoría de Estados Unidos, México, Puerto Rico y Cuba.

Los delegados depositaron una ofrenda floral, a nombre de los más de 3 000 periodistas cubanos, en el busto del Apóstol —obra del escultor José Sicre, de hace cerca de un siglo— en la finca El Abra, de José María Sardá, donde permaneció el joven Martí durante dos meses y cinco días en 1870, antes de partir desde la entonces llamada Isla de Pinos hacia su definitivo destierro.

La UNEAC del territorio entregó, a una veintena de invitados y ponentes, grabados hechos por pintores de la localidad como un recuerdo del fructífero debate sostenido, que resultó ser una reafirmación revolucionaria de la prensa cubana y una protesta ante la vergonzosa liberación del criminal Luis Posada Carriles, mientras siguen presos nuestros Cinco Héroes antiterroristas.

Los asistentes al evento participaron en las actividades por el aniversario 52 de la excarcelación de los moncadistas y visitaron el entonces Presidio Modelo hoy convertido en museo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.