Sexo sentido marzo 2001

La delatora ( 3 de marzo 2001) Entre padres e hijos (10 de marzo 2001) Que no te dé vergüenza preguntar (17 de marzo 2001) Los Mitos del sexo (24 de marzo 2001) ¿Exhibicionistas enfermos o inescrupulosos? (31 de marzo 2001)

Autor:

Juventud Rebelde

La delatora Por AracelysBedevia SantoyoNo tan dañina como otras infecciones de transmisión sexual, pero sí bastante indiscreta, la vaginosis bacteriana es una de las enfermedades ginecológicas más frecuentes en las mujeres.  Su aparición va acompañada de secreciones vaginales con un fuerte olor a marisco descompuesto, lo que genera grandes temores en quienes la padecen, sobre todo por falta de información acerca de esta patología.  Este "olor desagradable", que aumenta con el coito y tras largas horas de actividad física, hace creer a muchos que se trata de la peor de las infecciones adquiridas por vía sexual. Sin embargo, estudios realizados aseguran que los daños que origina son más de índole psicológico que orgánico.  Según explican expertos en el tema, la fetidez característica de esta afección provoca grandes complejos en las infectadas, muchas de las cuales evitan el contacto sexual por temor a ser rechazadas. También favorece el aislamiento social voluntario, pues como el olor es fuerte, suele existir el miedo de que los demás lo perciban.  Además de estas consecuencias, los especialistas aseguran que se trata de una de las infecciones que menos complicaciones orgánicas genera, porque los gérmenes responsables de su aparición no invaden la pared vaginal; o sea, se quedan en la superficie. Por tanto, los efectos negativos que provoca son muy pocos, salvo en el caso de las mujeres embarazadas.  La vaginosis bacteriana durante el embarazo facilita la rotura prematura de la membrana y el nacimiento del bebé antes de tiempo.  TRATAMIENTOPara librarse de esta enfermedad, es importante que ambos miembros de la pareja se sometan a tratamiento, porque aunque se trata de una infección vaginal, el hombre también se contagia a través del contacto sexual. Por tanto, si los dos no toman los medicamentos indicados por el médico, volverán a reinfectarse.  A diferencia de lo que algunos piensan, el tratamiento de este padecimiento es mucho más efectivo por vía oral que local. De hecho, en opinión de los ginecólogos, cuando de vaginosis bacteriana se trata, la aplicación de óvulos y curas vaginales es tan efectivo para su cura "como lo es el pañuelo para el catarro".  En el caso de los hombres, esta afección suele pasar desapercibida, pues no produce mal olor. No obstante, puede ocasionar efectos negativos como uretritis e infertilidad.  VAGINOSIS BACTERIANA Esta enfermedad surge como consecuencia del proceso de reemplazo de los gérmenes que normalmente habitan en la vagina por bacterias patógenas. Su diferencia con la vaginitis, otra afección ginecológica, radica en que no provoca ardor ni dolor al contacto sexual. En cuanto a la inflamación de la pared vaginal, siempre presente en los casos de vaginitis, solo se manifiesta cuando se unen otros parásitos como trichomonas y cándida. ¿POR QUÉ HUELE MAL? La vaginosis bacteriana provoca mal olor porque los gérmenes causantes de esta infección producen sustancias que al interactuar con el calor o con el hidróxido de potasio se volatilizan. ¿La distancia es un incentivo para el sexo?  Por Aracelys Bedevia SantoyoUn estudio presentado en la última convención de la Asociación Americana de Psicología asegura que cuanto menos se exponga el hombre al contacto con su pareja después de un fogoso encuentro, mayor será su interés en repetir la experiencia, pues el tiempo entre un encuentro y otro puede funcionar como un excelente estímulo sexual, siempre que el contacto real no eche por tierra la ilusión de ambos.  De igual modo, el tiempo y la distancia entre los miembros de la pareja pueden ser una forma de salvaguardar la magia, un intento por no contaminar la relación con la inercia de lo cotidiano.  El hecho de no tener siempre a la persona amada delante estimula la imaginación y acrecienta el goce sexual posterior, porque la fantasía, según parece, es el principal motor en el juego del amor, que se remonta a los mismísimos orígenes de la vida amorosa, momento desde el cual se pautan las relaciones futuras. Pero, según los resultados de esta nueva investigación, cuando choca contra la realidad, es posible que se desvanezca el deseo debido a que el encuentro cotidiano con el otro -el verse las caras todos los días y convertir las relaciones en mera rutina- puede triturar la ilusión.  Sin embargo, un consejo de este tipo no devolverá nunca el goce perdido.  Está demostrado que aunque no es saludable para la pareja estar largos períodos de tiempo separados. La ausencia prolongada va en detrimento de la relación, que se alimenta de los detalles de cada día, ingrediente esencial para la permanencia del amor, porque la soledad hace que las personas busquen nuevos encuentros amorosos para llenar su carencia afectiva.  Entre padres e hijos Por AracelysBedevia SantoyoLa ansiedad, los temores y las fantasías que generan el despertar y la iniciación sexual afectan no solo a los adolescentes, sino también a sus padres.  Ante algo tan "difícil" como esto, los progenitores suelen asumir diversas actitudes, la mayoría de ellas marcadas por sus propias experiencias, pues según los especialistas, vuelven a revivir su sexualidad por identificación o contraste con el pasado.  Aunque algunos logran una excelente comunicación con los adolescentes, la mayoría presta poca atención a lo que estos piensan sobre la sexualidad y a sus necesidades y posibilidades.  Los que tuvieron una iniciación sexual placentera, pretenden que sus hijos se inicien de la misma forma que ellos, pero los que vivieron malas experiencias tratan de que no les pase igual o parecido.  Según declaraciones de los expertos, uno de los factores que más influye en las diversas actitudes que asumen los padres de adolescentes, es el miedo a las enfermedades de transmisión sexual, en especial al SIDA, y al embarazo no deseado.  Otro temor bastante común, sobre todo entre los que tienen hijos varones, es el de la homosexualidad -añaden. Muchos temen que su hijo no se inicie pronto y termine asumiendo esta conducta sexual.  LA NEGACIÓNCuando de sexo se trata, la actitud más contraproducente en el diálogo con el adolescente es la negación represiva de su sexualidad. La prohibición se justifica por lo peligroso de la situación: "No tengas sexo porque puedes quedar embarazada o contagiarte con una enfermedad, espera a estar segura.".  Otra forma de negar el inicio sexual de los hijos es no prestarle atención, hacer como si no existiera. Ambos tipos de negación llevan a que el adolescente recurra a sus amigos o compañeros de estudio en busca de información y consejo.  En estos casos, la falta de diálogo con sus progenitores genera una inhibición que puede llegar incluso a mantenerlos alejados de la sexualidad.  DIÁLOGO Y LÍMITESA veces los padres aceptan la realidad, pero no se hacen cargo de la situación, y llevan al hijo al médico para que sea él quien asuma la responsabilidad de explicar.  Pese a que muchos piensan que lo mejor es que conversen con un experto, no hay nada más saludable para el adolescente que el hecho de que sean sus propios padres quienes le brinden toda la información necesaria.  Los adultos, aunque se sientan inseguros y temerosos, no deben delegar nunca esta función en otros, sino romper barreras e informarse al respecto.  Al conversar con los hijos es importante hablarles sobre sexualidad como lo hacemos con cualquier otro asunto. Saber escuchar los silencios que se producen ante situaciones de índole sexual, es una de las vías más efectivas para rescatar preguntas que no han sido formuladas y motivar el diálogo.  En este intercambio con los adolescentes no debe estar ausente el tema de los límites. Con frecuencia, en un intento por ganar su confianza, los adultos caen en el extremo de que todo es válido, sin tener en cuenta la responsabilidad que conlleva la práctica sexual.  Este tipo de charlas favorece la transmisión de valores, tan importantes como el cuidado y la responsabilidad sobre el cuerpo de uno mismo y del otro; y el respeto a la intimidad y la privacidad en esa esfera de la vida.  Según sugieren los especialistas, los padres deben responder siempre con la verdad, informarse e investigar sobre el tema, aprender junto a ellos, y arriesgarse a ser cuestionados. Porque cuando de hijos se trata, cualquier esfuerzo, como diría el profesor Calviño, bien vale la pena.  Las caras del orgasmoPor Aracelys Bedevia SantoyoEn el momento del orgasmo se contrae toda la musculatura del cuerpo y también las facciones de la cara. Esto es lo que explica que algunas personas muestren en su rostro una expresión de dolor. En opinión de los sexólogos, es posible -aunque no podríamos afirmarlo- que quienes manifiestan este tipo de expresión lo hagan porque no viven el placer como algo natural, se dejan llevar por la sensación.  En cambio -y esto también se mueve en el campo de las hipótesis-, cuando se pone cara de felicidad o se sonríe, es porque existe un abandono total al placer.  También hay personas que ocultan la cara durante el orgasmo porque no les gusta que se la vean por vergüenza o por tabúes, ya que en ese momento no tienen control y prefieren que no los observen Que no te dé vergüenza preguntar Por AracelysBedevia SantoyoA solicitud de nuestros lectores respondemos algunas de las preguntas que nos han llegado a través de las cartas enviadas a nuestra redacción, las cuales trataremos de ir contestando en este mismo espacio, con la colaboración de especialistas. Pueden escribirnos tanto a la dirección de nuestra editora: Sección Sexo Sentido, Periódico Juventud Rebelde, Territorial y General Suárez, Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, o a nuestro correo electrónico: nacional@jrebelde.cip.cu No tema preguntar. Si usted lo desea, no revelaremos su identidad.  L.G: ¿Hay algún medicamento que pueda agrandar el pene, sin prótesis u otra intervención quirúrgica?  No hay píldoras, cremas, vitaminas o inyecciones que puedan aumentar el tamaño del pene de una persona adulta. Es más, muchos de los productos que en las sociedades de consumo se anuncian como efectivos pueden ocasionar trastornos secundarios. Aunque no dices la medida de tu pene, es bueno que sepas que contrariamente a lo que muchos hombres creen, cuando una mujer está verdaderamente enamorada no le preocupa el tamaño del pene y por otro lado, el sitio de la vagina donde la mujer experimenta mayor sensibilidad es, más o menos, en los primeros cinco centímetros de la entrada, por lo que un pene que alcanza a cubrir esta área es adecuado para producir estimulación sexual vaginal.  M.C: Se menciona en algunos artículos que la goma del preservativo es porosa y que aun cuando este se use existe la posibilidad de que el virus del SIDA, por ser más pequeño, pueda penetrar y contagiarlo a uno, ¿qué hay de cierto en todo esto?  Los únicos condones que presentan porosidad son los que han sido fabricados a partir de intestinos de algunos animales. Los látex, que se producen actualmente y están en las farmacias, no tienen ese problema. De hecho, han sido sometidos a pruebas que demuestran que protegen contra virus tan pequeños como el del VIH ( Virus de la Inmunodeficiencia Humana). Sin embargo, es importante saber que los lubricantes con base de aceite o petróleo (vaselina, aceite de oliva, crema Nivea, mantequilla, etc.)sí dañan el latex lo suficiente como para que pasen microorganismos causantes de enfermedades de transmisión sexual; por tanto, en caso de que uses lubricantes es importante que estos sean solubles al agua.  E.R: ¿A qué profundidad de la vagina se encuentra el himen?  El himen es una fina membrana que cubre la abertura de la vagina. Por regla general el himen se extiende por una parte, no toda, de la abertura vaginal y presenta siempre una o más perforaciones que permiten la salida del flujo menstrual. Al contrario de lo que se piensa, el médico no puede determinar mediante un examen pélvico si una mujer es virgen o no. El hecho de que el himen esté intacto o perforado no es un indicio sólido de que la mujer haya tenido o no relaciones sexuales. El himen puede perforarse o estirarse en edad temprana debido al ejercicio físico o por la introducción de los dedos o de diversos objetos en la vagina. Hay mujeres que nacen con himen incompleto o sin él, además de que el coito no siempre rasga la membrana del himen, puede limitarse a estirarlo, puesto que es flexible.  V.L: En la escuela me gusta un muchacho mayor que yo, solamente lo conozco de vista; nos quedamos mirándonos cuando nos encontramos pero apenas hemos cruzado unas cuantas palabras. Creo que yo también le gusto. No sé qué hacer, tengo novio y no quiero ofenderlo. ¿Qué hago?  Para resolver cualquier problema lo primero que conviene es ser honesto con uno mismo y defender lo que verdaderamente quieres -¿te acuerdas de la carta que le envió Tina Modotti a su compañero, cuando decidió romper con él porque amaba a Mella? La verdad es siempre menos cruel que la mentira. Debes reflexionar sobre las posibles soluciones; casi siempre hay más de las que se ven a simple vista. Enseguida, pensar cuál o cuáles pueden ser las ventajas y las desventajas de cada una de ellas, para después tomar la decisión que te haga sentir mejor. Valora si el sentimiento que esta persona despierta en ti es tan fuerte que estés dispuesta a que en un momento dado puedas hablarle claro a tu pareja.  Todo lo que puedo hacer es recomendarte que tomes en cuenta esta u otras posibles consecuencias, pero la única que puede decidir qué hacer, eres tú.  T.F: ¿Cuántos orgasmos puede haber en un contacto sexual?  Si inmediatamente después de experimentar un orgasmo, continúa la estimulación, la mujer puede tener otro orgasmo y si la tensión sexual sigue siendo alta y esta se reestimula puede haber más.  No conozco de una investigación sobre el número de orgasmos consecutivos que una mujer sea capaz de tener, pero Masters y Johnson observaron en varias mujeres un tipo de respuesta a la que llamaron status orgasmusM y que consiste en una serie de orgasmos rápidos (sin intervalo entre uno y otro)o bien un solo episodio de orgasmo, cuya duración era de 20 a más de 60 segundos. Esto es en cuanto a la mujer.   En el hombre suele no diferenciarse la eyaculación del orgasmo debido a que por lo general los dos eventos ocurren de manera simultánea, pero puede haber eyaculación sin sensación orgásmica y también sensación orgásmica sin eyaculación. Esta última respuesta fue observada por Mina Robbins y Jensen en un estudio realizado en 13 hombres. Ellos describían de tres a diez orgasmos antes de la eyaculación.  N.J: Mi pene sin erección tiene aproximadamente 2 cm y erecto alcanza unos 7 u 8 cm. Mi duda es que si esto es normal. A mí me da pena con mi novia que me vea sin el pene erecto al ver que los demás muchachos están un poco más proporcionados ¿Cómo puedo solucionar esto? Mi edad es 18 años.  Aunque la medida de tu pene es más pequeña que la media, eso no significa que no sea normal. A los hombres les preocupa mucho el tamaño del pene porque piensan que a las muchachas les gusta grande. En un estudio en el que se les pidió a los muchachos mencionar aquello que, a su parecer, las muchachas consideraban sexualmente atractivo de los hombres, la mayoría de ellos le dio gran importancia a un pene grande, pero al interrogar a las muchachas al respecto ellas le dieron mucha importancia a aspectos como la inteligencia, la sensibilidad para compartir emociones y sentimientos, el buen sentido del humor y la confiabilidad.  Muchos hombres creen que un buen amante es aquel que posee un pene grande, pero el órgano más importante para la excitación y el orgasmo femeninos, después del "corazón"-no hay relación sexual plena sin amor-, es el clítoris y este se estimula más fácilmente con caricias manuales que con el pene. Por otro lado, cuando un muchacho compara su pene con el de otros, el ángulo de visión desde donde ve el suyo es distinto de aquel desde donde ve a otros. El ver hacia abajo el propio pene, lo hace parecer más corto que el verlo de lado o de frente, que es como se ve el de los demás.  (Agradecemos la colaboración del doctor Rolando León.) Los Mitos del sexo Por Aracelys Bedevia SantoyoTan arraigados en nuestra cultura, que muchas veces es difícil encontrarle el comienzo, los falsos mitos sobre la sexualidad son como una tela de araña de la que nadie escapa.  Aun antes de nacer ya somos víctimas de ellos, terribles, engañadores y sin fundamento alguno. Si mamá hace una barriga redonda dicen que trae una niña, pero si es picuda, avanza hacia delante y se mueve mucho, compran toda la canastilla azul en espera de un varón y ¡hasta sacan al bebé del hospital vestido de marinero!, aunque con un adorno en la cabeza para que vean que es hembrita.  De los mitos nadie escapa. Ellos marcan la diferencia, lo femenino y lo masculino, lo que es apropiado para un sexo y lo que no lo es, en fin, todo lo que de una forma u otra contribuye a reforzar el rol de género.  Uno de los más arraigados es el del juguete. Al varón, el camión; a la niña, la muñeca. Es como si se temiera correr el riesgo de entrar en contradicción con la identidad sexual por el mero hecho de involucrarlos en los mismos juegos.  "También está la falsa creencia de que la niña tiene que ser suavecita, tierna, dulce; y el varón, fuerte y audaz, cuando en realidad, tanto hombres como mujeres necesitan de esas cualidades. En ese sentido, la tradición esquematiza y forma el rol de género muy estereotipado en cuanto a lo que le toca hacer a una niña, o a un varón, y posteriormente a un hombre o a una mujer, explica a JR la doctora Ofelia Bravo, colaboradora del Centro Nacional de Educación Sexual.  Si la niña no es tranquilita y limpia, la comparan con un varón, y si la ven interesada por un carrito o por jugar a las bolas, la familia se inquieta.  Con los varones pasa lo mismo. Mientras más desordenados sean, mejor para los padres, porque para muchos, eso y el tamaño de los genitales es signo de masculinidad. En cambio, si son muy cuidadosos con sus libretas o con el vestir, enseguida aparece un adulto preocupado. "También es muy importante que demuestren muy claro que les gustan las mujeres, que son capaces de conquistar y quieren ser independientes.".  La teoría de que la hembra es de la casa y el varón de la calle, es muy frecuente, como si los riesgos no fueran parejos en esta etapa donde se empieza a aprender a ser adulto, puntualiza la especialista.  Por otra parte, a las muchachas se les permite ser soñadoras, románticas, fantasiosas, y demorarse en tener novio o iniciar sus relaciones sexuales íntimas. Al varón se le critica si es soñador o si no tiene novia, como si una u otra cosa determinaran su futuro comportamiento sexual.  ¿CADA OVEJA CON SU PAREJA?  Un fenómeno muy común es el de asegurar desde afuera si una unión está destinada a fracasar o a durar una eternidad, pronóstico este que se basa más en los mitos que en aspectos que tienen que ver con la calidad de una relación de pareja.  A la hora de valorar si dos personas pueden ser felices, la mayoría suele tener en cuenta la edad, el color, el nivel cultural, y otros aspectos que aunque en algunos casos puede influir no son los que determinan.  Es mucho más importante considerar cómo se han dado los vínculos amorosos, el conocimiento, el compromiso mutuo, y la calidad de la relación. Eso de ¡qué pareja tan dispareja!, solo pega cuando uno de los dos no ama con la misma intensidad que el otro; de lo contrario, que cada oveja elija a quien quiera aunque se trate de un dinosaurio.  LA SOLTERÍA NO ES SINÓNIMO DE HOMOSEXUALIDAD  Mucho más implacable con el hombre que con la mujer, el mito de la soltería inclina a hacer falsas valoraciones sobre la identidad sexual de cada individuo.  La creencia de que el heterosexual siempre tiene que vivir en pareja origina un sinfin de dudas injustas y mal intencionadas acerca de quienes deciden estar solos. "Una persona puede ser bien femenina o bien varonil y, sin embargo, no unir su vida a nadie porque no ha encontrado el ideal con quien desea hacerlo o porque decidió priorizar otro plan en su vida, lo que en ningún momento significa que ha perdido condiciones como mujer o como hombre.".  Al respecto, el mito es más benévolo con la mujer que con el hombre. "Si eres mujer, en el peor de los casos piensan que eres frígida; pero si el soltero es un hombre especulan sin consideración: hace tiempo que no se le ve con ninguna mujer, ¿tendrá algún problema en el desempeño u orientación sexual?".  Quedarse soltero trae, además, una gran preocupación en los padres, sobre todo por el miedo al homosexualismo. Los de los varones, fundamentalmente, empujan a sus hijos a que tengan relaciones de pareja desde muy jóvenes, aun cuando estos todavía no lo desean. En las niñas es distinto, hasta que se hacen adultas, por supuesto, porque cuando van llegando a los cincuenta y siguen solas aparecerá siempre alguien que murmure que nadie la aguanta.   ¿DIFERENTES?  Gran parte de la culpa de que hombres y mujeres asuman roles diferentes con respecto a su respuesta sexual, recae, evidentemente, sobre la moral o la falsa moral.  ¿Quién dijo que una mujer deja de ser decente por decirle a su compañero, en la intimidad, todo lo que desea. Y que un hombre siempre tiene que estar dispuesto? ¿Por qué rendirle culto al histórico error de que para ser un buen amante se necesita de un pene grande, orgasmos prolongados, ser seductor y tener un excelente desempeño coital? ¿Por qué las mujeres tienen que mantener el rol de calladitas y modositas y, en el peor de los casos, hasta cargar con la culpa de que su pareja no funcione?  ¿Por qué razón seguimos alimentando la idea de que una mujer, como dice una canción, "tiene que ser soñadora, coqueta y ardiente", y un hombre "duro, audaz, valiente, insensible si somos iguales?  Y qué decir de los paseos con amigos del sexo opuesto; están solo reservados para varones. A ellos se les elogia si cambian con frecuencia de amigas, pero si quien lo hace es una mujer, aunque no llegue a nada con su compañero, dicen que es una cualquiera.  ¿Y de la fidelidad?... Fue inventada únicamente para mujeres. Las féminas podemos rechazar sin ningún problema una propuesta de seducción de un varón porque nos cabe el derecho de ser fieles, bobas o muy decentes; en cambio, si el que elige ser fiel es el hombre, recibe la censura hasta por parte de mujeres que desean que su pareja también lo sea.  OTROS MITOS Creer que la sexualidad plena es solo de jóvenes o que la mujer cuando deja de menstruar o le quitan el útero "queda fuera de combate para la intimidad sexual", hace que muchas personas se autolimiten en esta esfera de la vida.  Por culpa de los mitos se censura a la mujer que se enamora de un hombre más joven y se elogia al varón que anda con una muchachita; se ve mal que dos ancianos se enamoren nuevamente y rompan su relación de más de treinta años de casados como lo haría un adolescente; muchas parejas evitan el contacto sexual durante el embarazo y algunas mujeres no usan cadenas durante los nueve meses de gestación porque, según dicen, se les puede enroscar el cordón umbilical y ahogar al bebé.  La ignorancia trae mitos y la censura: infelicidad. No obstante, por arraigados que estén es posible romper con ellos si acabamos con ese paraván de pudor que se pone ante todo lo que tiene que ver con sexualidad, llamamos algunas cosas por su nombre, exploramos nuestro cuerpo, y nos libramos de esa vergüenza que a veces produce hablar o preguntar sobre sexo. Porque de eso, como les decía ya hace algún tiempo, de eso sí se habla. ¿Exhibicionistas enfermos o inescrupulosos? Por Aracelys Bedevia SantoyoEntre las parafilias o conductas sexuales negativas, está el exhibicionismo, comportamiento que radica en mostrar en público los genitales u otra parte del cuerpo de alto contenido erótico, con la intención de provocar una respuesta en el observador.  "La primera vez que lo hice era muy joven. La gente se burlaba de mí. En mi barrio me decían que nunca tendría novia porque era feo y siempre andaba sucio. Un día me cansé de que me tomaran por bobo y en medio de la calle exhibí mis genitales a un grupo de mujeres. Recuerdo que se asustaron mucho, abrieron los ojos y una de ellas gritó", dijo a JR una persona que, afectada por este padecimiento, decidió acudir al médico en busca de ayuda.  "Esa escena me provocó el placer que nunca antes había sentido, por lo que durante varios meses repetí en mi mente la imagen de lo ocurrido. Después, cada vez que quería volver a vivirlo hacía lo mismo. Pero ya no lo hago. Fui al médico y eso me ha ayudado. Además, en la calle me conocen y me huyen, por eso ya no lo hago."  Esta conducta, fuertemente censurada por la sociedad y por la ley, es una desviación sexual que lleva al individuo a buscar satisfacción en la maniobra que ejecuta al exhibir al desnudo o de forma encubierta sus órganos reproductores.  La mayoría de quienes lo hacen son víctimas de trastornos psiquiátricos y de complejos que los conducen a un callejón sin salida, personas que en su niñez o adolescencia sufrieron algún trauma del que escapan solo cuando realizan este acto, el cual, según los psicoanalistas, les permite convertir el recuerdo desagradable en placer, orgasmo, victoria.  Otros, en cambio, son individuos viciosos que actúan en circunstancias que les resultan propicias y con entera responsabilidad y conciencia de sus actos.  Aun cuando saben que al hacerlo comprometen su honorabilidad y reputación social, las intensas impulsiones genitales que experimentan, llevan a estos sujetos a no retroceder ante ningún obstáculo.  El riesgo de ser capturado es un componente más del síndrome, que puede incluir o no actividades masturbatorias coincidentes con la exhibición.  La satisfacción buscada es, por lo general, el placer preliminar, pues son muy pocos los que posteriormente se autoexcitan o realizan la cúpula normal. De hecho, un alto porcentaje de los afectados sufre de impotencia, incluso, durante el acto de exhibición.  "Es esa mi única vía de satisfacción sexual. Me agrada mucho la cara de susto que ponen las mujeres cuando lo hago. Se me contraen los músculos, siento un cosquilleo en la barriga y después taquicardias. Pero si en ese momento me gritan o se me acercan me da mucho miedo y huyo," contó el testimoniante a JR.  Al igual que sucede con otras perversiones como el voyeurismo, que es el caso del que "mira huecos", este impulso suele disiparse con el tiempo. Los que lo practican son sujetos con una edad media de 30 años, entre los 18 y los 50.  "Al hacerlo me sentía muy bien, pero a los pocos días tenía que volver a repetirlo porque nuevamente me sentía vacío. No tengo hijos ni esposa, y aunque he estado detenido por esta causa, lo que más me duele es que nadie me acepta, ni como pareja ni como amigo. Ese ha sido mi mayor castigo.".  La soledad que experimentan estas personas es quizás, como decía mi entrevistado, el "mayor castigo". En cambio, esto puede ser revertido si deciden someterse a un tratamiento médico que les permita controlar sus impulsos, rehacer sus vidas y descolgar el "título" de enfermos o inescrupulosos.  LOS HOMBRES NO SON LOS ÚNICOS Los exhibicionistas son externamente pasivos, tímidos o dependientes. Regresan siempre a los mismos lugares y no suelen cometer violaciones. Aunque la mayoría de quienes lo practican son hombres, también algunas mujeres padecen esta parafilia, que en el sexo femenino se caracteriza, sobre todo, por la búsqueda de placer erótico con la exhibición exagerada de los senos, muslos, glúteos u otras partes del cuerpo.  OTRAS PARAFILIAS Entre las más conocidas están la pedofilia (orientación hacia los niños); las llamadas telefónicas obscenas; el fetichismo (satisfacción por medio de un objeto en concreto); el travestismo (ponerse ropa del otro sexo); el masoquismo, (es cuando la persona disfruta sufriendo daño o humillación); la zoofilia (inclinación hacia un animal)y la gerontofilia(los ancianos como estímulo sexual).También se incluyen el sadismo, (cuando el estímulo está en producir daño o humillación a otros); la necrofilia (inclinación sexual hacia los muertos)y el voyeurismo (el individuo que se satisface observando la conducta de los demás). CONDENADO POR LA LEY  Según establece el inciso b)del artículo 303 del Código Penal, con la denominación de exhibición impúdica, esta parafilia se considera como delito de escándalo público y es condenada por la ley. Los expertos aseguran que un gran número de personas la sufre. Sin embargo las estadísticas no lo reportan debido a que la mayoría de las agredidas son mujeres que por una u otra razón deciden no hacer la denuncia. Por otra parte, tampoco es fácil atraparlos. Huyen de la policía y utilizan medios de transporte que les permiten escapar con rapidez. Pese a que puede ser detectada en ocasiones, desde la niñez, gran parte de las veces pasa inadvertida durante esa etapa de la vida debido a que muchas familias convierten en una gracia el hecho de que los niños pequeños exhiban sus genitales, por tanto, no pueden observar ninguna anomalía. 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.