Los manejos de una impúdica y sórdida relación contra Cuba - Cuba

Los manejos de una impúdica y sórdida relación contra Cuba

Mentiras, intrigas y luchas por la paga también caracterizan los vínculos entre los terroristas de Miami y la contrarrevolución interna, siempre al amparo de la Casa Blanca Intervención del Periodista Reinaldo Taladrid Videos: 1, 2 y 3 Intervención de Manuel Hevia Frasquinri Videos: 1, 2 y 3 Llamadas telefonicas de Ileana Ross y Martha Beatriz  Videos: 1, 2 y 3 Entrevista al jurista cubano Julio Fernandez Burtés Videos: 1 y 2 Esta tarde, tercera parte de la Mesa Redonda La escandalosa conexión terroristas-mercenarios-gobierno de Estados Unidos

Autor:

Marina Menéndez Quintero

La revelación en la Mesa Redonda de nuevas pruebas que involucran a otros personajes y grupúsculos contrarrevolucionarios en la conexión anticubana Washington-terroristas-mercenarios, demostró los truculentos manejos y la impúdica actuación de quienes son usados por el gobierno de Estados Unidos en su política anticubana.

Se trata de una sórdida relación enmarcada en una estrategia agresiva contra nuestro país, que busca subvertir provocando manifestaciones que justifiquen una eventual agresión.

En el segundo programa dedicado al tema, nuevos e-mails, vales de recepción de dinero, conversaciones telefónicas y videos develaron que, junto a la contrarrevolucionaria Martha Beatriz Roque, también las denominadas Damas de Blanco —por medio de su titular, Laura Pollán Toledo—, Vladimiro Roca y Jorge Luis García Pérez ‘Antúnez’ están en ese sucio contubernio, y han recibido el salario mensual enviado por el terrorista Magriñá y su Fundación Rescate Jurídico a través de la propia Roque, sus sobrinos —Mariíta y Juanca— en Miami.. y el jefe de la Oficina de Intereses de EE.UU. en La Habana, Michael Parmly, quien precisamente este martes debía recibir otra partida de dólares en el hotel Hyatt de esa ciudad del sur de la Florida, con destino a los serviles acólitos del Imperio.

Pero las pruebas presentadas a la opinión pública desnudaron, además, la falsedad de quienes también pretenden erigirse como defensores del respeto a los derechos humanos en Cuba fingiendo que estos les son ultrajados, y su servilismo a los representantes de Washington.

El modus operandi

La mentira es una constante. Así se comprueba en el caso de Roque cuando, en diálogo telefónico con la SINA, afirma que ha sido víctima de un «operativo brutal de la policía política» frente al Ministerio de Justicia en La Habana, y que al salir de su casa ya estaba siendo acosada por «las brigadas». Sin embargo, la cinta filmada demuestra que en la calle había más periodistas que «brigadas», y que ella y las otras mujeres que dijo habían sido golpeadas y «lanzadas como saco de papas», solo eran conducidas a un ómnibus...

Como apuntó el periodista de la TV Cubana, Reynaldo Taladrid, además de estar sustentado en la mentira, también es usual que el montaje esté orientado, coordinado y supervisado por una embajada a la que se le rinden «partes» o agradecen favores, como el uso de Internet por Martha en las embajadas checa y eslovaca...

También quedó demostrado que todos los beneficiados saben de dónde proviene el dinero, aunque alguna ‘dama de blanco’ declarara que era «acusada» de mercenaria, y negara saber que eran «ayudadas» por Fernández-Magriñá y la Fundación Rescate Jurídico, según declaraciones formuladas a la AP, agencia ante la que aceptaron que recibían ayuda del exterior, pero a la que dijeron no conocer la fuente.

Sin embargo, en uno de los tantos correos electrónicos cursados entre Martha Beatriz Roque y Carmen Machado, representante de la Fundación, confidente y amante de Santiago Álvarez Fernández-Magriñá, Roque afirma al aludir a las Damas de Blanco que «todas conocen perfectamente del ‘Amigo’».

Además, en conversación telefónica entre ambas, Martha insiste en la contentura de las mujeres por el regalo que Carmen les ha hecho, y la postal que aquellas le entregaron para que «se las haga llegar».

«Está de lo más bonita, lo más importante es el gesto», asevera Roque, quien luego agrega: «Díselo a él, que fue un gesto de lo más bonito, y ahí hablaron de Uds.».

Un recibo con la firma de su cabecilla, Laura Pollán, deja constancia de su recepción de 2 400 dólares por concepto de ayuda humanitaria para las 18 integrantes del grupo.

«No nos queda duda de la identidad bien conocida de Santiago Álvarez Fernández-Magriñá por parte de los cabecillas de este grupo, eso queda muy claro», aseveró Manuel Hevia, director del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado, quien presentó esas y otras pruebas.

Hevia sustentó que Damas de Blanco se cuenta entre los grupos de la contrarrevolución interna que desde hace algún tiempo son financiados por la Fundación de Magriñá, calificada por el investigador como una organización pantalla del terrorismo de Miami.

Ya no estamos solo ante contribuciones de entidades como la NED (Nacional Endowment of Democracy) o la USAID (Agencia para el Desarrollo de EE.UU.). Se trata de mercenarios internos que complacientes, agradecidos, y abiertamente acceden al dinero del connotado terrorista Magriñá.

Este dinero funciona como elemento estimulante, a más dinero, más provocación, más intento de protagonismo ante la prensa extranjera.

Son instrumentos conscientes de la mafia de Miami y de su representante dentro del Congreso de EE.UU., Ileana Ros Lehtinen, quien durante una larga conversación telefónica de 22 minutos con la cabecilla de las Damas de Blanco les da las gracias «por lo que están haciendo» y considera que hablar con ellas es «un honor».

Otro recibo de dinero con firmas autentificadas por peritos, así como una carta donde se certifica la recepción de 200 dólares de manos de Martha Beatriz prueban otra vez la participación de Laura Pollán y las Damas de Blanco en el engranaje, así como la de los contrarrevolucionarios Vladimiro Roca y Jorge Luis García ‘Antúnez’.

Para lo que necesiten

«Lo que necesiten, más dinero u otra cosa...» El reiterado ofrecimiento de Carmen Machado en su copiosa correspondencia electrónica con Martha Beatriz Roque, sugiere oscuras evocaciones cuando se piensa en esa ‘otra cosa’ no definida... sobre todo, si se habla en nombre de un terrorista como Santiago Álvarez Fernández-Magriñá.

Tampoco parecen estar a la luz los verdaderos orígenes del dinero que él y su amante Carmen Machado envían por medio de la Fundación y que, se aduce, proviene únicamente de los fondos de los cubanos «exiliados» en Miami.

Si no hay nada oscuro ni sucio, revelen los nombres, uno a uno, de todos los donantes de la Fundación Rescate Jurídico, conminó en la Mesa Redonda Informativa de este martes, el periodista Reynaldo Taladrid. Demuestren que no hay nada que ocultar.

El dinero, no obstante, ha sido objeto de no pocas y tampoco muy veladas exigencias de una y otra partes. Carmen, exigiendo que Martha diera cuenta en detalle de la repartición aquí, y recordándole que los miembros de la Fundación han crecido en número. Martha, haciendo notar cada vez que ha empleado su mensualidad en gastos para las actividades subversivas de modo que le sea devuelto.

«Me vi en la necesidad de usar el dinero que uds. tan amable me facilitan para el mes; se lo puedes contar a nuestro ‘Amigo’ y de paso, lo saludas de mi parte...»

«Qué es lo que tú quieres que se te mande ahora, un fondo para que lo tengas preparado para otro momento...?, le pregunta Carmen, en otro momento, y le recuerda a Martha que debe «explicar cuando pidas dinero, para qué, recuerda que el ‘Amigo’ no esta aquí...»

¿En crisis la tía MCpato?

Martha Beatriz junto a Elsa Morejón, «la lince». La luna de miel parece acabarse cuando surgen problemas en el reparto del dinero. Lo dice Martha Beatriz Roque Cabello cuando conceptualiza que «la disidencia es una actividad que hay que hacer diariamente» y le molestan los que, desde su percepción, quieren vivir de lo que hicieron en un momento...

Como si ella misma no viviera desde hace rato de ese cuento, tilda de «descarados» a otros dos mercenarios, Félix Bonne y René Gómez Manzano, y sugiere una rebaja del sueldo, repartiéndolo con uno de sus afectos, Arnaldo Ramos Lauzurique y su esposa Lydia Lima.

En el transfondo no quiere que los otros reciban más que ella, y parece que se cansa de ser la pagadora salarial. Chanchullos, dimes y diretes en el contenido de una correspondencia electrónica que se hace, por momentos, más escueta pero directa a lo que constituye el motor impulsor de estos luchadores por la democracia: el dinero.

«Por eso es que tengo que conseguir money para la permuta (...) estoy loca por irme de ahí», le dice a la familia de Miami.

¿Acaso se acabaron las «Martuchita» y las «Carmenchu»: «Yo pido el agua por señas en estos momentos. Sé que Carmen amenaza y nada, pues ella ya ni me escribe...

No puede ser más sincera cuando afirma: «Estoy preocupada porque Carmen no me ha escrito ni ha contactado con Juanca, si eso se cae, se acabó Troya».

La que llegó a firmarse como «la tía madrina McPato», en alusión al personaje de los muñequitos o comics, se desespera, y le pide al sobrino de Miami: «Cuéntame cuántas cartas tenemos». Recordemos que «cartas» es igual a 100 dólares y las «postales» a $ 1 000.

También conmina: «Hace falta que la amiga Carmen de una vez por todas acabe de soltar lo que tiene que soltar».

Pero nada de cerrar el banco

La contentura de la Damas es porque el emisario Parmly les trajo regalos Sin embargo, el dinero ha seguido fluyendo: Una misiva reconoce que durante el año 2007 estuvo recibiendo su paga con total regularidad: 1 500 dólares mensuales, provenientes de la Fundación y de su presidente Magriñá.

Tal hago constar avala, de hecho, la carta que Carmen Machado le había solicitado en más de un e-mail: el terrorista preso por el alijo de armas tiene que demostrar ante el juez James Cohn sus buenos servicios a la causa que los une al gobierno de Estados Unidos: impulsar la subversión en Cuba, provocar para justificar una intervención, derrocar a la Revolución.

Se trata de conseguir una rebaja sustancial de la condena al «superior», al «benefactor». Desde su celda, el terrorista le ha entregado a las autoridades la información de otro arsenal, mucho mayor que el incautado, con lo que gana puntos en ese sistema de impunidad. La testificación de la mercenaria debe contribuir a que la sanción se convierta en irrisoria.

Es el clásico tú me usas, yo te uso.

Es tal la preocupación en los de Miami porque el jefe no pase mucho tiempo en la celda que, violando todas las medidas conspirativas que hasta entonces habían empleado (palabras clave como «el Amigo»,), escriben el nombre exacto: «Necesito una carta tuya —firmada por ti— que diga de la relación que hemos tenido entre la Fundación Rescate Jurídica y del cual sabías quién es el colaborador principal de esta Fundación —Santiago Álvarez.»

Y lo lograron. Precisamente, el Profesor Emérito de la Universidad de La Habana, doctor Fernández Bulté, explicó en entrevista para la Mesa Redonda, la manipulación brutal que del concepto de terrorismo hizo, luego del 11 de septiembre de 2001, un gobierno fraudulento del que Santiago Álvarez y sus compinches reciben todo el apoyo material y jurídico.

La fuente de la Fundación no se agota. Hay fondos —detallados hasta con un precio inflado de los plátanos para los tostones y el papel sanitario— que solicitaron para la reunión Agenda Mínima. Para dejar claro los propósitos en el punto seis de la Declaración Política se expresa: «estamos en disposición de recibir ayuda de cualquier otra organización».

El panelista Reynaldo Taladrid se pregunta si esa disposición les permitirá recibir también dinero de Comandos L o de Vigilia Mambisa, otras dos activas organizaciones terroristas de Miami.

Sin embargo, quieren demostrar ante la prensa extranjera su pureza. Este martes había declaraciones a la AFP de Elsa Morejón —a la que Roque llamó «el lince»— «Yo no recibo ninguna ayuda del movimiento Rescate Jurídico», pero su nombre aparece en la nómina salarial de enero y febrero de 2008 con 300 dólares, mientras otras en la membresía de las Damas de Blanco solo reciben cien. Quizá solo dijo esa verdad a Reuters Noelia Pedraza, su nombre no aparece entre los 18. Una vez más las desigualdades en los grupúsculos, donde hay unos más vivos que otros.

¿A quién se le puede creer en medio de tantas intrigas? A la Dama de Blanco que niega recibir dinero del gobierno de Estados Unidos, o al portavoz del Departamento de Estado, Sean MacCormack, quien dijo a la prensa en Washington: «La única asistencia de la que estoy al tanto es que el gobierno de Estados Unidos provee ayuda humanitaria a las familias de los prisioneros políticos...».

Efectivamente, de chanchullos y mezquindades está llena la viña de la contrarrevolución.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.