La histórica cena carbonera

El Memorial-Biblioteca que recuerda la cena de Fidel con varias familias de la Ciénaga de Zapata, ha recibido a más de 8 000 visitantes desde su creación, el 24 de diciembre de 2009

Autores:

Hugo García
Luis Raúl Vázquez Muñoz

SOPLILLAR, CIÉNAGA DE ZAPATA, Matanzas.— El Memorial-Biblioteca 50 Aniversario de la Cena Carbonera con Fidel, ha recibido a más de 8 000 visitantes desde su creación el 24 de diciembre de 2009, precisó Pedro Amaury Santos Llambía, director y museólogo del centro.

Este sitio, enclavado en las cercanías de Soplillar, rememora la fecha histórica en que Fidel decidió compartir la cena del 24 de diciembre de 1959 junto a varias familias de cenagueros, entre ellas la de Rogelio García y su esposa Pilar Montano, y la de Carlos Méndez y su esposa Francisca Almaguer.

La iniciativa fue promovida por el artista de la plástica Alexis Leyva Machado «Kcho», quien dirigió todo el proyecto, que incluye la réplica de los dos bohíos de las familias anfitrionas de la histórica cena y las áreas exteriores, tal como eran en aquel entonces.

En el interior de esos rústicos y típicos bohíos de piso de tierra, se logró reproducir las rudas y paupérrimas condiciones en que vivían los cenagueros antes de 1959, sin electricidad, sin ningún equipo electrodoméstico, cocinando con carbón, y hacinados a la hora de dormir todos en una misma habitación.

Ahora el interior de los bohíos está ambientado con fotos de Fidel junto a niños y pobladores de la Ciénaga, cuando compartía con familiaridad aquella velada en tan intrincado paraje de la geografía cubana.

También se distingue una biblioteca, dotada de más de mil títulos, relacionados con la Historia de Cuba y universal, y la literatura, además de contar con una computadora que brinda servicios comunitarios para el caso de consultas de textos en soporte digital.

«En Soplillar residen 347 cenagueros y allí se encuentra la escuela primaria Wilfredo Díaz, con una matrícula de nueve niños, quienes todos los martes asisten al Club Martiano, y los sábados los dedicamos a inculcarles el amor por la naturaleza sembrando plantas y el cuidado del medioambiente», argumentó Pedro Amaury Santos Llambía.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.