La escuela médica más avanzada del mundo

Elogia el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el sistema de salud cubano

Autor:

Nyliam Vázquez García

Los estudiantes esperaron al Secretario de las Naciones Unidas con sus uniformes impecables y con danzas típicas de los distintos continentes. Le hablaron de sus sueños de ser médicos. Ban Ki-moon les habló sin prisa, sin demasiado protocolo. A los estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), les dio un consejo.

«Ustedes son muy afortunados de educarse y formarse en Cuba, aprovechen esa oportunidad… la escuela médica más avanzada del mundo», les dijo.

Como habla un padre a sus hijos, el Secretario General les contó a los jóvenes de su infancia difícil, de amigos que murieron por enfermedades curables y predecibles y por eso les insistió en esforzarse y aprender todo lo que pudieran.

«Salvar vidas es una de las prioridades de la ONU», dijo.

Ban Ki-moon reconoció el trabajo de los médicos cubanos y la generosidad con la que llevan adelante su labor, el impacto de la Operación Milagro y el trabajo que realizan las brigadas médicas cubanas. Destacó especialmente el control del cólera en Haití.

El titular de las Naciones Unidas fue recibida por el Ministro de Salud cubano, Dr. Roberto Morales Ojeda, y por el rector de la ELAM, Dr. Rafael González Ponce de León, quien le explicó las características del proyecto ideado por Fidel en 1998.

Explicó el Rector que la Elam ha graduado a más de 20 000 estudiantes y cuenta con una matrícula actual de más de 11 000 jóvenes de 123 naciones. Además, comentó acerca de la importancia de la ciencia y conciencia de los graduados, quienes son educados en una ética humanista.

«Ustedes crean trabajadores milagrosos», apuntó Ban Ki-moon, quien dio las gracias, en español, por «los geniales aportes de la escuela, por estar al frente de la cooperación Sur-Sur y por estar en la línea principal de la salud mundial», expresó.

El Secretario General dijo ser testigo del trabajo de Cuba porque en sus viajes a los lugares más olvidados del mundo siempre encuentra un factor común: médicos cubanos o médicos formados en Cuba. Agregó que muchos de los funcionarios de salud en numerosos países estudiaron en la Isla.

«Siempre llegan primero y son los últimos en irse, y permanecen después de las crisis (…) Cuba puede mostrar a todo el mundo su sistema de salud, un modelo para muchos países», subrayó.

Ban Ki-moon comentó a los jóvenes de lo bien tratado que se ha sentido en Cuba, de lo feliz que está con su nuevo peinado, luego de visitar la víspera una barbería en La Habana —de hecho solo se quitó el sombrero obsequiado para que pudieran verlo—, y de lo importante que es trabajar para que no mueran niños antes de cumplir el quinto cumpleaños o     mujeres a la hora del parto…, les dijo que tenían que saciar las ansias de conocimientos para contribuir a que esas no sean las realidades del mundo.

Ban Ki-moon se fue feliz. Los muchachos que lo recibieron en la entrada y con quienes se fotografió el Secretario General de la ONU, cuando vieron los autos partir, esbozaron una sonrisa nerviosa y cuchichearon: «Hoy hemos conocido a una persona importante».

Cobertura completa de la II Cumbre de la Celac

Ver especial multimedia Nuestra obra más preciada

Descargar suplemento pdf

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.