Construyendo el nuevo camino que necesita la región - Cuba

Construyendo el nuevo camino que necesita la región

La primera sesión de trabajo de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños se extendió hasta horas de la noche. Diez Jefes de Estado y de Gobierno de la región intervinieron, además del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Jorge L. Rodríguez González
Nyliam Vázquez García
Mayte María Jiménez
Juana Carrasco Martín

Fue un día intenso, tanto que la primera sesión de trabajo de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños se extendió hasta horas de la noche del martes 28 de enero, tras un extenso retiro de los Jefes de Estado y de Gobierno, el espacio para la reflexión y el debate a fondo de las preocupaciones comunes.

Luego, diez Jefes de Estado y de Gobierno de la región intervinieron fijando sus posiciones en el plenario, además del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien abrió la lista de los oradores.

Todos agradecieron la presidencia pro témpore ejercida por Cuba desde enero de 2013; todos se mostraron conscientes de la necesidad de una unión en la diversidad que les caracteriza; todos expusieron la disposición a sostener el espacio de concertación que propicia relaciones y desarrollo.

La lista de oradores no ha terminado, continuará este miércoles en Pabexpo, para concluir con la entrega de la directiva por parte del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, a la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, quien asumirá a partir del 29 de enero un año de trabajo en que deben fortalecerse más aún los lazos que van uniendo a las 33 naciones de la región.

El Secretario General de la ONU destacó al bloque integrador «por su presencia creciente en los asuntos relativos a la paz y la seguridad», y al respecto recordó además que la región fue pionera en ser libre de armas nucleares, hizo patente su complacencia por «la evolución de las negociaciones de paz del Gobierno de Colombia», a la vez que aplaudió «los esfuerzos que han desarrollado muchos de sus países para contribuir con Haití».

No dejó atrás los desafíos, sobre todo mencionó «la seguridad cotidiana de los ciudadanos en las calles», y manifestó que le «complace el importante debate que ustedes tienen sobre el problema de la droga, ustedes aportan una perspectiva muy particular».

Entre los primeros en hacer uso de la palabra en la sesión presidida por Cuba, estuvieron las gobernantes.

Dilma Rousseff, presidenta de la República Federativa del Brasil, insistió en avanzar en el futuro de América Latina y el Caribe.  Esta reunión es histórica, dijo, y sentenció:  «Sé que mis sentimientos se comparten con aquellos que nunca se conformaron con ver a Cuba fuera de algunos organismos internacionales. Celac mostró una vez más lo anacrónica de esta política a la cual Brasil siempre se opuso».

Agregó que algunos de los documentos que serán adoptados en esta Cumbre son fruto de ese proceso de integración y mencionó, entre otros, la Declaración de La Habana, la Declaración especial para la creación del Foro China-CELAC y la Declaración de América Latina y el Caribe como una región de paz.

Con la pasión que la caracteriza al exponer sus criterios, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, aseguró: «No estamos reunidos en cualquier lugar, estamos reunidos en La Habana. Si alguien nos hubiera dicho que toda la región, absolutamente toda la región iba a estar reunida aquí en La Habana, independientemente de sus diferencias, seguramente nos hubieran tratado de utópicos»… «Sin embargo, aquí estamos, en Cuba, compartiendo y reflexionando sobre ese nuevo camino que necesita hoy la región».

Significó la importancia que esta reunión tiene para establecer una agenda efectiva, sin burocratismos, para trazar estrategias en la lucha contra la pobreza, el hambre y la desigualdad.

Laura Chinchilla, la presidenta de Costa Rica, nación a la que le corresponde asumir la dirección pro témpore de la Celac, consideró que este mecanismo ha sido capaz de convertirse en un sólido organismo de diálogo y concertación política para generar consenso en todos los ánimos.

Costa Rica celebrará elecciones presidenciales el próximo dos de febrero y en mayo, tomará posesión el próximo mandatario. En ese sentido Laura Chinchilla afirmó que su sucesor tendrá la misma voluntad de «un diálogo abierto, integración inteligente con las naciones de América Latina y el Caribe. Costa Rica seguirá presente en este foro, abierta al diálogo y el entendimiento, apostando a la paz y al desarrollo equilibrado y sostenible de las naciones», sentenció.

Laura Chinchilla se refirió también a la necesidad de debatir y crear consensos regionales en torno al desarrollo sostenible y el cambio climático, asunto que para las naciones insulares de la región es vital para su subsistencia y la de sus poblaciones. Llamó a ser sensibles y pragmáticos en la búsqueda de un acuerdo posible.

Portia Simpson Miller, primera ministra de Jamaica, destacó a Cuba como puente entre América Latina y el Caribe, y expuso el orgullo de su país de haber contribuido a la independencia de Cuba y de otros pueblos.

Como otros mandatarios, hizo extensiva una felicitación al Presidente cubano Raúl Castro por el papel desarrollado durante la presidencia pro témpore de la Celac, y destacó la importancia del tema central que aborda la Cumbre: la lucha contra el hambre, la pobreza, la desigualdad en el continente.

La «pasión que significa la Celac», un organismo que ha «hecho realidad los sueños que hemos tenido por muchos años», expresó la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar. La mandataria caribeña también precisó de la necesidad de «decisiones muchos más efectivas para el desarrollo y crecimiento mutuo de la región».

Enrique Peña Nieto, presidente de México, habló de América Latina como región dinámica, con crecimientos que demuestran las potencialidades reales que tiene, y que permitirían luchar en materia de pobreza y desigualdad.

Destacó el clima de absoluto respeto que caracterizó a las sesiones previas a la plenaria, y apuntó que esperaba «un diálogo que permita fortalecer los lazos de integración desde la construcción de todos».

Por un desarrollo equitativo, incluyente y sustentable se pronunció Horacio Cartes, presidente de Paraguay, quien aseguró que en esta meta está el empeño y el compromiso para reducir los índices del flagelo de la pobreza.

Somos guardianes ante nuestros pueblos de los procesos de integración regional que defendemos, en correspondencia con los ideales de justicia y cooperación, significó Michel Martelly, presidente de Haití.

El dignatario aseguró que sueña ver como la América Latina y el Caribe avanzan en el fortalecimiento de la política integracionista, con la capacidad para alcanzar los Objetivos del Milenio.

Debemos hacer de América Latina un espacio de mujeres y hombres libres, dijo Rafael Correa, presidente de Ecuador, quien propuso que la región cuente con un sistema propio que vele por los derechos humanos, sin aceptar groseros colonialismos. Al respecto cuestionó el sistema interamericano de derechos humanos.

«¿Cómo podemos confiar en un sistema de promoción de derechos humanos financiado por un país que no ha firmado el Pacto de San José? ¿Cómo podemos que la sede de la CDH se encuentre en un país que no ha ratificado el pacto de José?», expresó Correa en clara referencia a los Estados Unidos.

Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, reconoció al gran líder ausente de esta reunion de la Celac, al Presidente Hugo Chávez, y dijo estar contento y orgulloso de estar en Cuba, a quien agradeció su gran solidaridad, que sigue presente en el pueblo de Guatemala.

Expresó, además, su profundo rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero de parte del Gobierno de Estados Unidos al pueblo cubano, y la voluntad de Guatemala de seguir avanzando en la Celac.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.