Expedición para recordar al cuarto descubridor de Cuba (+ Fotos)

Hasta el próximo 10 de febrero una treintena de investigadores recorren y estudian la mayor parte del río Jaguaní, principal afluente del Toa. De ese modo celebran el 90 aniversario del natalicio de Antonio Núñez Jiménez

Autor:

Julieta García Ríos

Salto Fino, la mayor caída libre de agua en Cuba vuelve a ser explorada. El sitio, reseñado y bautizado con ese nombre en 1966 por el eminente geógrafo cubano Antonio Núñez Jiménez es por estos días objeto de estudio de los integrantes de la Expedición Río Toa 90 aniversario.

El viaje, organizado por la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ), tiene como propósito recordar al insigne espeleólogo, diplomático y escritor en una de sus facetas más destacadas: la de explorador y organizador de expediciones.

La Cuenca del Toa, el más caudaloso de nuestros ríos, fue varias veces estudiada por Núñez. En 1996 llegó hasta su base para estudiar con detenimiento su entorno. Fue así que concluyó:«El sistema de saltos del Arroyo Infierno… tiene, lo que llamamos en su conjunto Salto Fino: 5 saltos y 305 m de caída que lo convierten no solamente en el salto más grande de nuestro Archipiélago cubano, sino también del Caribe Insular».

Liderados por la historiadora Liliana Núñez Véliz, hija de Núñez y presidenta de la Fundación, una treintena de expedicionarios se adentra en la geografía de esta selva tropical de bosques amazónicos donde se encuentra el mayor porcentaje de biodiversidad y endemismo cubano.

En hamacas o tiendas de campañas duermen los expedicionarios, quienes hasta el próximo 10 de febrero recorrerán el río Jaguaní, principal afluente del Toa, en pleno corazón del Parque Nacional Alejandro de Humboldt. Para un mejor estudio del área se dividen hoy sábado en tres grupos. Uno de ellos permanecerá por más tiempo en Salto Fino, mientras que los otros irán a la Meseta del Toldo, la Melba, El Naranjo, entre otros sitios.

Junto al equipo de especialistas de la FANJ participarán en la expedición miembros del Parque Nacional Alejandro de Humboldt, el Cuerpo de Guardabosques de Cuba, el Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa Antonio Núñez Jiménez, el Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (BIOECO), el Instituto de Geografía Tropical (IGT), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y un equipo de realización de Mundo Latino.

El resultado de estos estudios multidisciplinarios, que comprenden la evaluación del estado de conservación ambiental de sitios claves del Toa, estarán a disposición de todos los interesados en la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre, sita en la Calle 5ta B, No 6611 entre 66 y 70, Miramar, La Habana.

El Dr. Antonio Núñez Jiménez, quien nació en Alquízar, el 20 de abril de 1923 y falleció en La Habana el 13 de septiembre de 1998, llegó por primera vez al Toa en 1945, siendo ya presidente de la Sociedad Espeleológica de Cuba. En varios momentos de su vida Núñez volvió al río más caudaloso de Cuba, siempre con la mirada del investigador.

En los 90 organizó sus últimas expediciones con su salud resquebrajada, como consecuencia de una insuficiencia cardiaca. Ante la amenaza de la construcción de una hidroeléctrica en la cuenca de ese torrente actualizó sus investigaciones en el año 1995. Los datos ofrecidos pusieron fin al proyecto. Siete meses después regresó a sus márgenes para explorar Salto Fino.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.