Entrega Raúl la Orden Playa Girón y el título de Héroes de la República de Cuba a los Cinco (+Fotos) - Cuba

Entrega Raúl la Orden Playa Girón y el título de Héroes de la República de Cuba a los Cinco (+Fotos)

La Patria sabe que puede contar siempre con estos cinco soldados, que seguirán siendo fieles a las ideas de José Martí, Fidel y Raúl, afirmó Gerardo Hernández, a nombre de sus hermanos, tras recibir la Orden Playa Girón y el Título de Héroes de la República de Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

La nueva República que quería fundar José Martí

Pensando en la nueva república que había que fundar, José Martí firmó junto a Máximo Gómez Gómez, el 25 de marzo de 1895, el inolvidable y rotundo Manifiesto de Montecristi, donde no pediría lo imposible, sino alcanzar la libertad y los derechos de Cuba a ser libre, a que sus hijos estudiaran, los hombres trabajaran, las mujeres y los niños se sumaran a la paz de la vida diaria que se merecían y conocieran que éramos diferentes, aunque nada de eso fuera escuchado por España.

El episodio lo recordó el Historiador de La Habana, Eusebio Leal, durante su intervención en la sesión solemne de la Asamblea Nacional del Poder Popular que honró los hechos gloriosos del 24 de Febrero de 1895, en que se reinicia la gesta independentista cubana dirigida por José Martí, y en la que el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, entregó a los Cinco la orden Playa Girón y el Título de Héroes de la República de Cuba.

«Muchos fuera creían en la causa de Cuba. Había alto desarrollo de la tecnología militar. Las repúblicas sufrían las divisiones, dejando intacto trono y altar luego del esfuerzo de la primera batalla. Y a la vista estaban aquellas palabras de Bolívar de “he arado en el mar”. Y  mencionó los ejemplos de los otros próceres de América: O Higgins, Morazán, Miranda, San Martín…, recordó Leal.

Por sobre toda esa historia se levantó Martí —expresó el también miembro del Comité Centra del Partido—, con su vasta cultura, un hombre de mediana estatura, más bien pequeño, débil de cuerpo, aunque subía y bajaba escaleras como si no tuviera pulmones. Su poder de convencimiento era enorme, y luego de sufrir, trabajar sin dormir, apenas comiendo algo, unió las voluntades y organizó una guerra que creyó rápida.

Sus mensajes se transformaron en escritos ininteligibles hasta para los paleógrafos, repartiendo indicaciones, recordatorios, instrucciones, exhortaciones a empezar la lucha inevitable que llamó “necesaria”, abundó Eusebio Leal.

Cuando Martí creyó todo preparado, habló con Mariana Grajales, ya casi ciega, y envió el mensaje de esta mujer heroína cuyo bicentenario se acerca, el abrazo de su hijo Antonio Maceo.

«Lejos su esposa, apartado de su hijo, muertos sus padres, dispersos sus amigos, se le vio pobre en Estados Unidos, fundando una liga para educar a los negros cubanos, bajo la enseñanza de Rafael Serra. Así se resumía su vida, preparando clandestinamente al final el levantamiento que tenía previsto», recalcó Leal en su panegírico emocionado ante un plenario repleto en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

«Y se convirtió en Apóstol, el que lleva la palabra, el que lleva un mensaje nuevo. Y ese era su menaje, la lucha armada por la libertad, dirigidos por un Partido único, el Partido Revolucionario Cubano», enfatizó el Historiador de la capital de todos los cubanos.

Explicó que cuando el fracaso de la expedición de Fernandina, corrió hacia Santo Domingo para dialogar urgentemente con Máximo Gómez al respecto de su guerra soñada contra el colonialismo de la España imperial.

Con él, en definitiva, firmó el Manifiesto de Montecristi y llamó ese manifiesto a las armas, aunque después vinieron discordias y malos entendidos, pero ahí estaba en sus manos el telégrafo para seguir su prédica de lucha, evocó Leal.

Era necesario el alzamiento patriota y Martí envió el mensaje en clave que reclamaba la hora exacta: “Giros agotados”, significaba que se había extinguido el tiempo y empezaba ya la lucha con el machete en la manos y algunas armas de fugo, pocas y con reducido número de balas. Pero era la hora del comienzo y había en Cuba mucha gente ya avisada.

El Capitán Peral tenía informes de que se imponía el inicio del levantamiento rebelde y ordenó enfrentarlo a todo costo y riesgo. En Santiago Moncada, enfermo de tisis. En Baire y en Bayate se levantaron otros y así en distintos lugares de Cuba se montaron muchos hombres en sus respectivos caballos. Se había desmentido la propaganda anticubana de que eran sueños disparatados de un profeta enloquecido las acciones que pusieron en pie de guerra a un pueblo cansado de sufrir la ignominia del coloniaje.

Y en presencia de generales juraron Antonio Maceo y Flor Crombet las condiciones del inicio del levantamiento. Y abordaron la goleta Honor y llegaron el primero de abril, nueve días antes del desembarco de Martí Gómez.

«Soy yo Antonio Maceo, y he vuelto», gritaría el hombre santiaguero que se convertiría poco después en el Lugarteniente General del Ejército Libertador de Cuba, encabezado por el Generalísimo. Y el 10 de abril, en la Playita de Cajobabo, desembarcaban Máximo Gómez y José Martí, con otros cuatro valientes.

La Patria presumida y digna que tenemos

Durante la sesión solemne por el aniversario 120 del reinicio de la Guerra de Independencia, donde tuvo lugar la imposición a los Cinco luchadores antiterroristas del título de Héroes de la República de Cuba y la Orden Playa Girón, el historiador de la Ciudad de La Habana, Eucebio Leal Espengler, miembro del Comité Central del Partido, se refirió al arduo proceso de formación de los sentimientos de lucha y patriotismo que han acompañado a la nación.

Ante el Primer Secretario del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, los miembros del Comité Central del Partido, parlamentarios, representantes de diversas instituciones del país, y familiares de los Cinco, dijo que un día como este 24 de Febrero, hace 120 años, comenzó el levantamiento del pueblo cubano para alcanzar su total independencia, la cual había comenzado mucho antes, y su fermentación y solidificación daría lugar a lo que llamamos identidad.

Recordó que los legados de hombres y mujeres venidos, a veces como esclavos y otras por necesidad, todos en trance de extinción, pero sobrevivientes, se unieron para formar el dulcísimo misterio que nos acompaña.

Manifestó que fueron muchos los intentos para borrarnos el sentimiento que nos anima como patriotas, pero que jamás el concepto de ser cubanos pudo ser cambiado; sobrevivió a intentos de cambiarlo, y Cuba aparece con la forma tan hermosa con que se identifica, a las puertas de Golfo de México, presumida y digna.

El Historiador de la ciudad, con su verbo ardoroso, recordó que nunca nos llamamos isleños, a pesar de que muchas ínsulas forman este archipiélago que es nuestra casa querida.

Dijo que en el horizonte de la poesía, del canto de los campesinos, del pensamiento de los más inquietos, de los que empezaron a llamarse criollos, la Patria empezó a ser un derecho y un sueño.

«Allá en su retiro, muy cerca de Cuba, adonde quiso ir a morir Félix Varela, no sin antes enseñarnos que “no hay patria sin virtud, ni virtud en la impiedad, murieron otros amando a su Patria, ansiando verla libre… Ese mismo sentimiento de Varela se sembró en Heredia y eso prendió en los que supieron que contra el cepo y la humillación, surgiría un día de libertad».

Recordó que José Martí en la medida en que desde muy joven fue madurando su pensamiento se fue apegando a todos los que afincaron su pensamiento al cambio que requería la Patria.

Subrayó que faltan muchas biografías, muchos heroísmos, muchas lágrimas que nadie enjugó y que todas configuran la historia de este Isla indomable y libre.

Gratitud y fidelidad a los que han hecho posible que hoy tengamos una Cuba socialista

«El primer pensamiento es de gratitud y fidelidad a los que a lo largo de la historia han hecho posible que hoy tengamos una Cuba socialista, revolucionaria y victoriosa».

Foto: Calixto N. Llanes.

Así expresó, emocionado, Gerardo Hernández Nordelo en nombre de Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehwerert, luego de recibir el título de Héroe de la República de Cuba y la orden Playa Girón de manos del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz.

«Es también para un hombre cuyo liderazgo y visión estratégica fueron decisivos en la batalla que nos condujo a la liberación; un hombre que nos enseñó que el vocablo rendición no existe en el diccionario de un revolucionario y quien aseguró en fecha temprana que regresaríamos. ¡Comandante en Jefe, esta condecoración es también suya!», subrayó Gerardo en el Palacio de Convenciones en sesión solemne que recuerda los 120 años de los hechos heroicos del 24 de Febrero de 1895, cuando se reinicia la contienda independentista dirigida por José Martí.

Hernández Nordelo le dedicó además el reconocimiento al presidente cubano, «quien no descansó hasta cumplir lo que Fidel prometió» y a quienes llevan en sus pechos esta honrosa estrella y que también fueron ejemplo para los Cinco.

Foto: Calixto N. Llanes.

La condecoración es también del pueblo cubano que hizo suya la causa de los Cinco y que no deja de alentarnos con muestras de apoyo y cariño, expresó Gerardo. «A los hermanos del mundo que lucharon durante más de 16 años codo a codo; a nuestros familiares que lucharon, sufrieron y resistieron con firmeza, a quienes merecieron ver este día y ya no están entre nosotros, a los héroes y heroínas sin rostro que no recibirán un homenaje público como este pero que dedicaron sus vidas a la defensa de la patria, la condecoración es también de ustedes».

Foto: Calixto N. Llanes.

Honrar a las cubanas y cubanos que un día como hoy hace 120 años retomaron las armas para la independencia es la mejor manera de recibir el título honorífico que se nos otorga a Cinco cubanos de estos tiempos que solo tienen el mérito de haber cumplido con el deber, afirmó Hernández Nordelo.

Foto: Calixto N. Llanes.

Este honor que recibimos hoy nos impone un reto que nos exige estar a la altura de los nuevos desafíos de la Revolución, aseveró, y significó que la actualización del modelo económico y el reestablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos conforman una coyuntura de cambios que demandan actuar con inteligencia y firmeza para enfrentar lo que se avecina.

«Se nos han acercado compatriotas que quisieron haber tenido la misma oportunidad que tuvimos nosotros de proteger al pueblo. A ellos y a todos los patriotas les decimos que la misión no ha terminado.

«Hay y habrá muchas maneras de defender a Cuba y Cuba necesitará de muchos hijos leales. Nos alienta saber que en el seno del pueblo hay muchos Cinco que sacrificarán todo por la patria si fuese necesario.

«Recibimos este alto honor que la Patria nos confiere. La Patria sabe que puede contar con estos 5 soldados que hoy reafirman su compromiso de servirle siempre, siendo fieles a las ideas de José Martí, Fidel y Raúl».

Entrega Raúl la Orden Playa Girón y el título de Héroes de la República de Cuba a los Cinco

La Orden Playa Girón y el título de Héroes de la República de Cuba fue entregado a los Cinco por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, general de Ejército Raúl Castro, en el acto por el aniversario 120 del inicio de la Guerra de 1895, en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

La Orden Playa Girón se otorgó ahora, a propuesta del Presidente del Consejo de Estado. La decisión fue anunciada por Homero Acosta, secretario de esa instancia, en el acto solemne por la mencionada fecha patriótica.

Homero precisó que se les otorgaba a esos cinco compañeros, como condecoración anexa a la Orden de Héroes de la República de Cuba que les fue otorgada también en 2001.

El secretario del Consejo de Ministros recordó que en el 2001 se acordó entregar a estos Héroes la honrosa condecoración de Héroes de la República de Cuba.

El Consejo de Estado, a propuesta de su presidente, otorgaba ahora, como condecoración anexa, la Orden Playa Girón, epopeya que figura entre lo más heroico de nuestras luchas, apuntó.

El funcionario dijo que se hacía este gesto teniendo en cuenta la valentía de la estancia de estos hombres durante más de 16 años prisioneros en cárceles del imperio, el haber resistido y seguir siendo, entre rejas, fieles a la Revolución, a Fidel, al Partido, al Socialismo y al pueblo de Cuba.

Minutos antes de que Homero hiciera pública ante un plenario abarrotado de representantes de instituciones, organizaciones, los diputados y los miembros del Comité Central del Partido, se pasaron segmentos de videos que ya son históricos sobre el reclamo multitudinario de los cubanos por la libertad de esos jóvenes revolucionarios, mambises de nuestra época.

También reprodujeron momentos del encuentro de los estos Héroes con el Primer Secretario del Partido, General de Ejército Raúl Castro en su oficina de trabajo, y el emocionado abrazo que los unió de nuevo en la lucha cotidiana de estos años gloriosos.

Se incluyeron igualmente las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro, cuando en varias oportunidades habló de los Cinco Héroes.

Asimismo, se mostraron vistas de las actividades de los cubanos para pedir la libertad de esos compañeros y se puso énfasis en el fragmento de las palabras del Comandante Fidel y este calificativo: «Aspiramos a que como ellos sean los hombres del futuro de esta Patria invencible».

En los fragmentos de videos aparecieron asimismo palabras de Raúl sobre ellos y vistas televisivas de cómo el pueblo los ha recibido y las distintas visitas y recorridos realizados por ellos, abrazando a sus vecinos en sus respectivos barrios.

Se escucharon criterios de los cinco revolucionarios en torno a los sueños que tenían en las prisiones, uno de ellos o el más recurrente: estar libres en Cuba como ahora. «Valió la pena», dijeron casi como si lo hubieran ensayado, pero fue la espontaneidad que nace del deber cumplido.

El mejor homenaje a José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo

No hay mejor modo de recordar y homenajear a los generales Máximo Gómez, Antonio Maceo y José Martí que con el acto que transcurre esta tarde en el Palacio de las Convenciones.

Con la presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, se entrega a los Cinco el título de Héroes de la República de Cuba y la Orden Playa Girón, que la Asamblea Nacional les otorgó en la Sesión Especial del año 2001.

El acto solemne e histórico para toda Cuba inició con la presencia de Gerardo, Ramón, Antonio, René y Fernando, acompañados por sus familiares, y otros miembros del Buró Político, secretariado e integrantes del Comité Central del Partido y Consejo de Estado y de Ministros, representantes de organizaciones juveniles y de masas, diputados y representantes de organismos e instituciones cubanas con activa participación en la batalla de ideas.

De este modo tan especial se celebra el aniversario 120 del reinicio de las luchas por la independencia y se le hace honor a la fe de los revolucionarios. Se le hace honor también al Apóstol por fundar el Partido Revolucionario Cuba y realzar el valor de la unidad en las luchas.

4: 00 p.m. Comienza acto por el aniversario 120 del reinicio de la Guerra de Independencia y de imposición a los Cinco luchadores antiterroristas del título de Héroes de la República de Cuba.

En el Palacio de Convenciones tiene lugar la plenaria que se transmite en vivo por Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.