Con las doctrinas del Apóstol y Fidel en el corazón

Volvió a iluminarse toda Cuba con reverentes antorchas, que honran a José Martí y a su mejor discípulo

Autor:

Yuniel Labacena Romero

La antorcha de la resurrección martiana de Cuba prendió el 27 de enero de 1953, con el fuego de una generación que, liderada por Fidel, no estaba dispuesta a dejar morir al Apóstol en el año de su centenario.

Foto: Estudios Revolución

A 64 años de aquel gesto de reverencia patriótica y de rebeldía justiciera, otra generación de jóvenes volvió este viernes sobre los mismos pasos y con la misma llama en el alma, ahora para honrar al Maestro y al más grande de sus discípulos, porque si Martí nos enseñó el valor de la unidad, Fidel nos enseñó a triunfar.

Foto: Roberto Ruíz

Fue ese sentido del triunfo de Fidel el que hizo posible que el gesto de aquella vanguardia de 1953 sea ahora el de todo un país, que sabe que reverenciando al Héroe de Dos Ríos lo está haciendo con sí misma.

Un pueblo libre, con sus más tiernos hijos en la vanguardia, salió a las calles a patentizar su respaldo a la Revolución. Fue así en la capital y a lo largo del archipiélago. A la medianoche de este viernes, la calle habanera de San Lázaro, escenario antes de 1959 de fuertes enfrentamientos con la dictadura de Batista, volvió a iluminarse con la luz de los pinos nuevos.

Foto: Roberto Ruíz

Junto a ellos, como ya se ha hecho tradición, iba el General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Lo acompañaban José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Partido y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, entre otros dirigentes del país.

Foto: Calixto N. Llanes

Mucho antes de que aquella llamarada de multitud comenzara a andar desde la Universidad de La Habana hasta la Fragua Martiana, los más nuevos rindieron tributo a Julio Antonio Mella, en el memorial que al pie de la Escalinata Universitaria guarda sus cenizas, y aseguraron que Martí vive en ellos.

Marchemos para reafirmar que esta es la Revolución joven de Fidel, de Raúl y de las nuevas generaciones, y que los jóvenes seguiremos siendo los que la sostendremos, aseguró Jenniffer Bello Martínez, presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Foto: Calixto N. Llanes

Luego expresó: Encendamos nuestras antorchas como muestra de la unidad del pueblo, iluminemos estas calles para seguir defendiendo que Cuba es nuestra. Marchemos unidos porque llevamos la Patria en el corazón.

Foto: Calixto N. Llanes

Tras su alocución, comenzó a descenderse desde la Escalinata al ritmo de la Banda de Música del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Los miembros del Consejo Nacional de la FEU guiaron el paso de los miles de protagonistas del suceso de este viernes, junto a una numerosa representación de trabajadores, sobre todo jóvenes y dirigentes sindicales de diversos sectores.

Foto: Calixto N. Llanes

Camino hasta la Fragua Martiana se coreaban consignas y se portaban decenas de afiches y carteles… Al llegar a ese sitio, Raúl y la presidenta de la FEU colocaron una ofrenda floral al Apóstol. El tributo capitalino cerraba con 300 estudiantes de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, que portaban banderas cubanas, del 26 de Julio, de la Unión de Jóvenes Comunistas y las organizaciones estudiantiles.

Foto: Roberto Ruíz

Los homenajes tenían epicentro especial también, como en otros sitios de la Isla, en la indómita Santiago de Cuba, tierra donde comparten hoy su nueva dimensión de lucha Martí y Fidel. Jóvenes de la Ciudad Heroica hacían un enlace simbólico hasta el Cuartel Moncada, al partir desde la llama eterna cercana al Mausoleo que guarda los restos del Maestro y del monolito donde reposan las cenizas del líder de la Revolución, en el cementerio de Santa Ifigenia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.