Google recuerda al creador de los Ballets Rusos

El motor de búsqueda de contenido en Internet alteró hoy su logotipo en la página principal para rendir homenaje a Serguéi Diáguilev

Autor:

Juventud Rebelde

LOS ÁNGELES, marzo 31.— El motor de búsqueda de contenido en Internet Google alteró hoy su logotipo en la página principal para rendir homenaje a Serguéi Diáguilev, el creador de los Ballets Rusos, en el 145 aniversario de su nacimiento, destacó PL.

Diáguilev nunca fue bailarín pero su mente extraordinaria para los negocios concibió a principios del siglo XX una compañía de una concepción artística idílica; pues reunió a los talentos de la danza, la coreografía, la moda, la música y la pintura de la época.

Baste mencionar nombres como los de León Bakst, Alexander Benois, Georges Braque, André Derain, Henri Matisse, Pablo Picasso y los compositores Claude Debussy, Manuel de Falla, Serguéi Prokofiev, Maurice Ravel, Erik Satie, Richard Strauss, todos ellos trabajaron con los Ballets Rusos.

La compañía se fundó en París, en 1909, y de ella emergieron Georges Balanchine, Michel Fokine, Tamara Karsavina, Leonid Massine, Bronislava Nijinska y Vaslav Nijinsky, la mayoría de origen ruso.

Por esa razón y por el prestigio de la escuela de ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo se le bautizó a la entidad con el gentilicio de los miembros.

También integraron la compañía otros artistas que, como los antes citados, marcarían de algún modo la historia de la danza en diversos países como Adolphe Bolm, Carlotta Brianza, Enrico Cecchetti, Anton Dolin, Mathilde Kschessinska, Serge Lifar, Alicia Markova, Olga Spesívtseva y Anna Pávlova.

Con tanta sangre joven y creatividad reunida, los Ballets Rusos presentaron espectáculos de vanguardia para la época en los más diversos campos artísticos.

De la colaboración entre Igor Stravinsky y Diáguilev surgieron obras entonces calificadas de contemporáneas como El pájaro de fuego, Petrushka y La consagración de la primavera.

Un ballet tan famoso como Las sílfides, Fokine lo montó para el debut de los Ballets Rusos en el Théâtre du Châtelet de París.

El empresario ruso recorrió con su compañía Europa, América del Sur y Estados Unidos, con gran éxito de público y crítica.

Sin embargo, a los 57 años de edad su salud se quebró durante un viaje a Venecia, enfermó y falleció allí el 19 de agosto de 1929.

El genial proyecto artístico que había concebido no consiguió sobrevivir sin él y los integrantes tomaron caminos disímiles.

Los Ballets Rusos pasaron a la historia como una de las mejores compañías que han existido y su influencia en conjuntos posteriores queda clara para la mayoría de los historiadores, aunque algunos aún la contemplan como una quimera inalcanzable, única.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.