La economía pasa por la política

Recibió el presidente de Ecuador, Rafael Correa, el título de Doctor Honor Causa en Economía Política, otorgado por la Universidad de La Habana. Interesantes conceptos de cara a los procesos de cambio en América Latina vertió el Jefe de Estado durante su conferencia magistral Economía para el Desarrollo

Autor:

Marina Menéndez Quintero

EL presidente ecuatoriano Rafael Correa calificó al talento humano, a la gente, como el principal recurso de un país, y reivindicó el carácter político de la economía durante la conferencia magistral que impartió en la mañana de este viernes en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, luego de serle otorgado el título de Doctor Honoris Causa en Ciencias Económicas, en presencia del Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Doctor en Economía que ha cursado maestrías y doctorados en diversas casas de altos estudios, líder de un proceso que ha sacado a su país de los negativos índices en que le dejaron la por él llamada «oscura noche neoliberal», Correa resultó, por tanto, un magnífico orador para ilustrar los retos a que ha debido enfrentarse su nación durante los últimos diez años, y de los que ha salido triunfante.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Precisamente, en atención a esa coherencia entre su formación y un actuar que transformó a Ecuador con la salida de decenas de miles de personas de la pobreza y la creación de obras públicas, la promoción del comercio justo y el fomento del empresariado nacional, el trazado de estrategias para disminuir la carga de la deuda externa y la defensa e impulso de la integración regional, entre otras consideraciones, la prestigiosa casa de altos estudios cubana le confirió la distinción.

Al hacer uso de la palabra, el hombre que está a punto de entregar el Gobierno a su sucesor, Lenín Moreno, militante como él de Alianza PAÍS, aseveró que deja una nación donde ya se gobierna para las grandes mayorías y manda el pueblo. «Hoy Ecuador es un país en marcha», aseguró.

Y al hablar sobre la importancia de la formación y de una nueva gestión del conocimiento, insistiría en que el talento humano es clave, el primer recurso, al tiempo que llamaba la atención sobre la necesidad de enfocar desde el punto de vista político a la economía. Hablar de política primero y de los asuntos técnicos después, recomendaría más adelante.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Ante un auditorio conformado por ministros y funcionarios de diversas carteras, miembros del Cuerpo Diplomático pero, sobre todo, por alumnos y profesores de la Universidad, Correa —quien siempre se dirigió a los estudiantes como el académico que, contó, fue antes de llegar a la presidencia, expondría otras sentencias que deberán quedar anotadas.

Por ejemplo, el concepto de que cualquier proceso de cambio tiene que hablar de distribución de la riqueza y tiene que buscar la justicia social, así como su aseveración de que lo que define el Socialismo del siglo XXI que se construye en su país está marcado por la supremacía del trabajo humano sobre el capital, lo que se traduce en trabajos dignos, estabilidad laboral y seguridad social, entre otras condiciones.

Hemos avanzado mucho, pero falta, afirmó.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Durante su intervención, Economía para el desarrollo, el Presidente ecuatoriano enfatizó también en la importancia de crecer, pero también de redistribuir la riqueza; sobre todo en una región —la nuestra— que está señalada como la más desigual del planeta, exceptuando a Cuba, dijo.

Durante la década entre 1996 y 2006, el neoliberalismo con su dogma del mercado consiguió el crecimiento del PIB en Ecuador, aunque para los ricos. Con la Revolución Ciudadana todos crecen, pero los que más crecen son los pobres, aseveró Correa al referirse a la «década ganada» que se abrió con la llegada de Alianza PAÍS al poder, en 2007.

Otro de los logros que han definido el cambio de rumbo en Ecuador ha sido conseguir que la mayor parte de los ingresos no se los llevara el capital. El poder político pasó del sector financiero al pueblo, aseveraría más adelante. Y aunque es crucial redistribuir, también señaló como importante la eficiencia.

Al narrar las medidas adoptadas al llegar al Gobierno para romper las camisas de fuerza impuestas por el modelo neoliberal —«todo está hecho para que nadie cambie nada»—, dio cuenta de tres decisiones importantes para obtener recursos y modificar el rumbo de la nación, cumpliendo con las expectativas del pueblo.

Esos pasos fueron, explicó, la recompra de la deuda externa a valor de mercado (que ya la nación había pagado tres o cuatro veces), la renegociación de los contratos petroleros (las transnacionales que explotaban el crudo se llevaban entonces las mayores ganancias) y la mejora de la eficiencia en recaudación, es decir, la lucha contra la evasión tributaria.

En su enjundiosa intervención, Correa contó también de las adversidades que la Revolución Ciudadana ha debido sortear en 2015-2016 con la caída brutal de las exportaciones, el descenso del precio del petróleo que llegó a poner a 14 dólares el barril, y los litigios con las transnacionales que significaron la erogación de millones de dólares, situación que él ha calificado como «la tormenta perfecta».

Sin embargo, 2016 exhibió signos de recuperación y la recesión, dijo, ya se rompió, y sin aplicar los repudiados programas de ajuste que habrían llevado el costo a las espaldas del pueblo. Eso no ocurrió en Ecuador. Ni la pobreza ni la desigualdad han aumentado, dijo.

Tampoco la recesión no se convirtió en crisis. No ha habido suerte, había sentenciado Correa antes, sino soberanía y una mejor administración de los recursos.

Y queda grabada, después de oírlo, una de las más interesantes sentencias dichas por él en el Aula Magna de la Universidad de La Habana: El objetivo de la economía es el bienestar humano.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.