¿Cómo son los jóvenes pinareños? - Cuba

¿Cómo son los jóvenes pinareños?

El gracejo popular los tilda de despistados, pero la juventud vueltabajera sabe muy bien lo que quiere y hacia dónde va. Así lo demostró en diálogo con JR

Autor:

Dorelys Canivell Canal

PINAR DEL RÍO.— Quizá sean los pinareños de las personas más críticas y autocríticas del país, pero ese sentido de insatisfacción puede ser en muchos casos el motor para hacer de esta una provincia mejor.

Por estos días, los más bisoños participan en las acciones de reanimación que se ejecutan con motivo del 26 de Julio y el aniversario 150 de la ciudad —a cumplirse en septiembre próximo—, pero no solo se suman a ellas, sino que proponen, dan ideas, sueñan para el hoy y el mañana una urbe que se parezca más a ellos.

De los 588 272 habitantes de la provincia, 158 963 tienen entre 15 y 35 años de edad, según datos ofrecidos por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información en Pinar del Río.

Entre los jóvenes pinareños hay preferencia por las ciudades, ya que 102 230 viven en zonas urbanas y 56 733 residen en áreas rurales. Asimismo, predominan los del sexo masculino, pues son 82 699 varones y 76 264 mujeres.

Las cifras se corresponden con el rango de edad que se establece en Cuba para la juventud, donde determinados indicadores sociales permiten ampliar ese universo; otros países y entidades internacionales los reconocen solo hasta los 29 años.

En aras de conocer cómo se ven y definen a sí mismos, y cómo anhelan que sea Pinar, JR dialogó con una veintena de jóvenes de distintas edades y sectores, entre ellos estudiantes, trabajadores de la producción y los servicios, médicos, maestros y cuentapropistas.

¿Cómo somos?

Coincidieron nuestros entrevistados en que los jóvenes vueltabajeros se caracterizan por ser inteligentes, hospitalarios, «buena gente, chéveres», comprometidos, revolucionarios, solidarios, alegres y enérgicos.

Natacha de la Caridad Álvarez Sánchez, de 27 años, dijo que se distinguen por su honestidad y sinceridad. Mientras, Marlon Martínez, profesor de la Escuela Pedagógica, resaltó que tienen un sentido muy profundo de la responsabilidad y de la amistad.

Yuliet Linares Hernández destacó que son decididos, abnegados, trabajadores, defensores de la cultura, de la identidad y de los valores con los que han crecido.

Otros admitieron que son inconformes, sociables, emprendedores y divertidos, aunque con serias preocupaciones de índole económico.

En ese sentido, Yobar León Palacios y Alejandro Martín Ríos, de 22 y 24 años, respectivamente, aspiran a que se tenga en cuenta el talento de los jóvenes, y se indague con más profundidad en las capacidades y oportunidades que estos tienen para aportar a los procesos que impulsa el país.

Como revolucionarios, solidarios, alegres y enérgicos se autodescriben los jóvenes pinareños. Foto: Dorelys Canivell Canal

Miguel González aclaró que a sus 27 años lo que más le preocupa son las limitadas posibilidades de satisfacción económica que su empleo le brinda, pues cada día se encarecen más las vías para cubrir sus necesidades básicas.

Por estos caminos se debaten no pocos de los jóvenes pinareños y cubanos. La situación de la vivienda, el acceso a internet, el insuficiente salario y la búsqueda de satisfacciones laborales y recreativas son de los temas más recurrentes en el sondeo.

La mayoría de los entrevistados manifestó tener muy claro que son la continuidad de la Revolución. «Tenemos que seguir adelante, porque a pesar de todas las carencias, no podemos perder conquistas como la seguridad, la educación, el deporte, la cultura, la salud, la historia y ser tratados como personas», enfatizó Joan Rivera.

¿Cómo queremos que sea Pinar?

«Pinar del Río/ región fecunda/ donde Natura/ vertió sus joyas/ con esplendor. / Cuna de sabios/ y de patriotas, / hecha a la prueba/ a la abnegación. (…) Pinar del Río/ tierra olvidada, / la Cenicienta desventurada/ no puede ser, / porque sus hijos/ en lucha heroica/ la harán hermosa/ es un deber...».

Así cantan los pinareños su himno: «la Cenicienta desventurada no puede ser… ». Y por ello se trabaja desde hace varios años en la remodelación de espacios para el pueblo, y se han construido otros con ofertas hasta ahora ausentes en la ciudad.

Sobre cómo quieren los jóvenes que sea su ciudad, hubo consenso en que no son suficientes los espacios para la recreación al alcance de todos.

«A mí me gusta mucho lo que se ha hecho en Pinar. Uno llega a la calle y todo lo ve más bonito, con más colores. Ahora nos toca cuidar eso, o será dinero malgastado lo que se ha invertido», dijo la joven Regla María Cortés.

«Se nota el cambio desde que se acometen las acciones por el aniversario de la ciudad, y ser la sede por el 26 también ha dado su empuje. Creemos que a Pinar le falta un bulevar, que aumenten las opciones para los niños, que cuando se pueda a la Plaza se le incorpore un monumento u obra escultórica, y que el equipo logre ganar nuevamente la serie Nacional», señalaron Nilda González y Yuraimys Cabrera, ambas de 24 años.

Leduhan Menéndez comentó que el pueblo merece desde hace tiempo las acciones que se realizan. «Solo deseo apuntar que se pudieran incrementar los centros nocturnos a precios módicos, para que el que cobra 350 pesos también pueda asistir».

«Lo importante es siempre querer aportar un criterio que ayude a embellecer o a cambiar nuestro entorno. Esta ciudad debe tener más propuestas que se ajusten a las demandas de un joven trabajador y de los estudiantes. Lo que se ha hecho hasta ahora está maravilloso», expresó Ronniel Rodríguez Gómez, del Poder Popular municipal.

Los jóvenes por naturaleza siempre son inconformes, creativos, entusiastas. Lo que en verdad vale la pena es que todos los que habitan este extremo de la Isla miren con ojo crítico cuánto se hace para renovar los aires de la Princesa y que ese criterio se tenga en cuenta.

Que las acciones no les sean indiferentes, que los nuevos cambios les resulten atractivos, útiles, que se sientan parte de lo que se hace y responsables de lo que falta. Hacer la ciudad hermosa es un deber de todos.

Foto: Jaliosky Ajete

Hemos trabajado de forma sostenida, pero no se ha finalizado y aún existen asuntos con los que estamos inconformes, sobre todo los relacionados con el servicio a la población, reconoció Gladys Martínez Verdecia, miembro del Comité Central y primera secretaria del Partido en Pinar, en declaraciones recientes a la prensa.

«Hay obras que no se van a terminar para el 26 ni para el aniversario de la ciudad, porque sobre todas las cosas queremos que haya calidad en lo que se hace, que tenga perdurabilidad. Durante este año y en el 2018 continuarán las labores de reanimación». Ese propósito está estrechamente ligado a lo que desea para su ciudad la juventud.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.