Irma irreverente

Para neutralizar en el menor tiempo posible los estragos de Irma en Las Tunas, se creó la primera brigada mixta, integrada por trabajadores de las empresas Eléctrica, Forestal, Comunales, Comercio y Educación

Autor:

Juan Morales Agüero

LAS TUNAS.- A pesar de que no embistió con toda su saña contra esta provincia, el huracán Irma dejó en su territorio la impronta despiadada de su paso. Perjuicios a la economía, los inmuebles, la infraestructura eléctrica y la agricultura figuran entre sus secuelas más significativas, sobre las cuales ya se trabaja.

Los mayores daños se localizan en el sector agrícola, en especial en platanales de los municipios del norte tunero (Manatí, Puerto Padre y Jesús Menéndez), atacados por vientos sostenidos de entre 80 y 110 km/h. Sus ráfagas arrasaron totalmente alrededor de 1 000 hectáreas de ese cultivo y más de 3 000 sufrieron algún daño. Más de 3 000 toneladas de esos productos han sido cosechadas y se distribuyen en los mercados para su venta a la población.

Raúl Oro Torres, subdelegado de la Agricultura aquí, dijo a la prensa que el plátano -muy vulnerable a los vientos fuertes- demora un año en producir. Ante esta adversidad impuesta por Irma a un alimento tradicional en la mesa cubana, la estrategia del sector será la siembra de cultivos de ciclos cortos como maíz, boniato, calabaza y yuca, de manera que la población tunera no prescinda de las viandas por un tiempo prolongado. También se alistan con premura semilleros de tomate, ají, col y pimiento.

En materia hidrográfica -la única en la que Irma era esperada con simpatías por esta sedienta región-, el saldo fue discreto, pues los 23 embalses de la provincia solo ascendieron al 27 por ciento de su acumulado total. Antes del meteoro registraban el 24 por ciento. La presa más beneficiada fue la Juan Sáez, la mayor de la provincia, ubicada en el municipio de Jesús Menéndez. Estaba casi exhausta (15 por ciento), pero las lluvias de Irma la regalaron 20 millones de metros cúbicos, lo cual le concede importante respiro.

El hotel Brisas Covarrubias, polo turístico localizado en el litoral de Puerto Padre, encajó levemente el golpe del huracán en las cubiertas de los balcones de algunos bungalows, las sobrillas y en el techo del ranchón, la cristalería de los vitrales del lobby. La playa no se afectó y sus dunas más bien crecieron.

Los estimados reflejan también daños totales y parciales en un grupo de viviendas e instalaciones socio-económicas de la provincia, como escuelas y establecimientos gastronómicos. Un buen número de árboles fue derribado por el intenso viento.

Para neutralizar en el menor tiempo posible los estragos de Irma en Las Tunas, este domingo fue creada aquí la primera brigada mixta. La integran trabajadores de las empresas Eléctrica, Forestal, Comunales, Comercio y Educación. Ellos asumirán labores de limpieza, poda, excavación de huecos y carga de postes con sus propios medios de transporte, para propiciar que los «eléctricos» se dediquen a los menesteres especializados.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.