Comunicación Política y los medios en el Foro de Sao Paulo

Conciencia, organización, participación, construcción de espacio y articulación son elementos indispensables en la lucha para que no prevalezca el colonialismo 2.0

Autor:

Juana Carrasco Martín

Más de 53 000 interacciones con la página en Facebook del Foro de Sao Paulo se habían producido a media mañana de este lunes mientras sesionaba en la Sala 7 del Palacio de las Convenciones de La Habana, Cuba, el Taller Comunicación Política y medios que debatía sobre las posibilidades de la lucha hoy, para la izquierda latinoamericana y caribeña, en el terreno comunicacional.

Desde la ofensiva de los símbolos y otras claves para la comunicación política, hasta entender que no todo se resuelve en las redes sociales y con las tecnologías, pasando por la necesidad de generalizar y expandir las mejores prácticas en la interconexión para devolver los medios y la comunicación a la ciudadanía, entronizaron el dialogo, el debate y la concertación para una guerra que se nos hace todos los días.

El argentino Jorge Drkos, coordinador de la secretaria de Comunicación del FSP y la cubana Berta Mojena, actual jefa de la Redacción Internacional del periódico Granma, condujeron este encuentro, donde destacados profesionales de los medios mostraron intríngulis del fenómeno que trasciende en el conocimiento, el entendimiento y la utilización inteligente de las redes sociales y la necesidad de una articulación con ellas de la comunicación política.

Desde el inicio del Foro a comienzos de la década de los 90, se comenzó a plantear el fenómeno de los medios y ha sido preocupación temprana . Con el paso de estos casi cuatro lustros del siglo XXI, el escenario màs complejo y difícil, cuando los grandes medios nos crean una realidad distinta a la que necesitamos, es mayor la importancia y el deber de encontrarnos, compartir experiencias, y también errores y aciertos en ese campo.

Se destacó la importancia de los Talleres de Capacitación para usar y potenciar las nuevas tecnologías para una socialización de la comunicación frente a lo que ha sido siempre un objetivo de la política de los grandes centros de poder: tratar de controlar las mentes de las masas y arremeter en una guerra total contra los pueblos que puede ser militar, política y comunicacional.

Cuando las tendencias de esa comunicación política de los poderosos —desde hace muchos decenios—, van a la norteamericanización, la comercialización, la mediatización, la profesionalización  como las encuestas que configuran el espacio público, y la personalización de las luchas de los pueblos para hacer creer que desapareciendo la persona líder se acaba la lucha, todavía las izquierdas y los movimientos sociales estamos insuficientemente articulados para generalizar y expandir las mejores prácticas, apuntaba el Decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Raul Garces, uno de los ponentes en el Taller.

Resaltaba como desafío principal el devolver los medios y la comunicación a la ciudadanía, apuntaba el valor de lo que dice alguna organización de esta América Nuestra: no odien a los medios, conviértanse en los medios, y también la validez de la tesis del Dr. Drkos: No hay independencia sin comunicación democrática. Asuntos todos primordiales en esta batalla que es cultural.

Colonialismo 2.0 en América Latina, la ponencia de la periodista e investigadora Rosa Miriam Elizalde, vicepresidenta primera de la Unión de Periodistas de Cuba, nos traía una realidad contundente, el dominio extendido y casi sin límites de Estados Unidos y sus empresas de los medios que traspasan soberanías y fronteras. Además, las enormes riquezas que le generan, y como ejemplo los ingresos capitales de Facebook, Google y Apple —esta última con ganancias semejantes al PIB conjunto de 43 países africanos.

Sin embargo, aún lo difícil de enfrentar a esos poderes transnacionales y ese estado de vulnerabilidad cuando la política es tecno-política, no es imposible la lucha y una socialización de las buenas prácticas, un bloque de movimientos y gobiernos de izquierda, la creación de una escuela de comunicación política izquierda continental y la creación de nuestras propias herramientas creadoras nos llevan a dar la batalla.

De igual manera, el auditorio de casi un centenar de participantes escucho también una alerta y convicción desde el comunicador político brasileño-ecuatoriano Amauri Chamorro: Creo más en las calles que en las redes sociales; lo que no fue óbice para que advirtiera tener menos miedo a las nuevas tecnologías por parte de nuestros líderes, e ir mucho más allá en la comunicación, experimentar nuevos lenguajes.

Gisela López, ministra de Comunicación de Bolivia, denuncio a su vez la arremetida mediática contra el presidente Evo Morales; y Raul Llarul, del FMLN DE El Salvador, expuso el objetivo de la derecha de mantener su poder y hegemonía y para ello hace una manipulación constante de la opinión pública, mediante la mentira y los medios de comunicación.

Se habla de este escenario continental bien complicado y, aparentemente adverso, de la Comunicación, pero no hay pesimismo. Conciencia, organización, participación, construcción de espacio y articulación, entre otros elementos necesarios, están en las prioridades para direccionar los esfuerzos a un proceso de lucha de mayor alcance.

JR ha dado cobertura especial a la XXIV edición del Foro de Sao Paulo. Conozca aquí algunos de nuestros trabajos.

Hay que buscar el hermanamiento por la lucha de nuestros pueblos

Prevalece llamado a la unidad en la apertura del Foro de Sao Paulo

Contra el colonialismo y por la solidaridad antimperialista

Una cita desde la izquierda

Discurso del compañero José Ramón Balaguer,  jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Cuba, en la jornada inaugural del XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo.

Sao Paulo-La Habana: vía de unidad de las luchas populares latinoamericanas

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.