Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

Ensueños y desventuras de un verano infantil

Las instalaciones pioneriles pudieran constituir una insuperable opción para el disfrute sano y útil de niños y adolescentes durante la etapa estival, pero aún persisten dificultades que limitan el alcance de este propósito

Autores:

Yahily Hernández Porto
Yuniel Labacena Romero
Lisandra Gómez Guerra
Odalys Riquenes Cutiño

Llegaron dispuestos a la aventura con un mundo de sueños en los ojos. Sortearon con éxito todo un curso escolar y, ahora, de la mano de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), están ante las puertas del palacio provincial de pioneros Una Flor para Camilo, de Santiago de Cuba, ansiosos de pasar un día inolvidable.

Son 150 pioneros destacados de los municipios de Palma Soriano, Contra-maestre, Tercer Frente, San Luis y Mella, ante el palacete de maravillas de la avenida Manduley, que hasta ahora solo habían visto por la televisión. Desde la entrada los sonidos y colores de una sala llena de aparatos electrónicos monederos, les encandilan, conminándolos a vivir emociones hasta ahora esquivas.

Por solo un peso en moneda nacional se aprestan a gobernar la hazaña de ser campeón de una carrera de autos desde un supermoderno simulador; anotar goles en un juego de minifútbol; descubrir —desde las nuevas tecnologías— la historia del héroe, humano y cercano que fue el Señor de la Vanguardia… Pueden hacer todo eso y más, a la vez que disfrutan de un helado y otras apetitosas golosinas.

Pero, por si fuera poco, el programa de esta pasadía que ofrece el Palacio Provincial de Pioneros santiaguero, incluye el tributo a los padres fundadores de la nación en el cementerio Santa Ifigenia, la posibilidad de conocer de ciencias y extasiarse ante los rugidos de un enorme dinosaurio en el Museo Tomás Romay y la visita a ese emporio para el disfrute que es el Parque de los Sueños.

Al final de la tarde, superados los asombros de la primera vez, y junto a los sudores de un ajetreado día, tendrán sin duda, todos los elementos para escribir la hermosa composición de un paseo inolvidable al comienzo del próximo curso escolar.

Según dijo a Juventud Rebelde Oendis Vázquez Torreblanca, presidente de la OPJM en la oriental provincia, más de 450 pioneros de los nueve municipios santiagueros vivirán jornadas así en lo que queda de agosto, en pasadías promovidas por el Palacio, una instalación calificada como de ensueño y que se puso de referente en las sesiones de la más reciente Asamblea Nacional del Poder Popular.

Y es que pioneros, padres, guías y dirigentes de la OPJM entrevistados en Sancti Spíritus, Camagüey y Santiago de Cuba, coinciden en que los campamentos, palacios y campiñas pioneriles, así como centros de exploradores, constituyen una insuperable opción para el disfrute sano y útil y el estímulo al esfuerzo de los más pequeños en el verano, pues dada su concepción de sitios para el saber y el disfrute, están dotados de los recursos y las condiciones para ello. Sin embargo, una cosa es la concepción y otra la realidad.

Las deudas del disfrute

Un reciente análisis sobre el estado de las instalaciones pioneriles y su funcionamiento, realizado por la Comisión de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer del Parlamento, dejó claro que problemas constructivos, necesidades materiales de equipos de refrigeración, televisores, computadoras y otros medios, y cierta actitud pasiva de los directivos de los centros, entre otros factores, lastran hoy el adecuado funcionamiento de estas en muchas partes.

El sondeo de este diario por tres provincias, además de reafirmar las conclusiones de la comisión parlamentaria, confirmó que el desempeño de las instalaciones pioneriles durante el curso escolar se replica en la etapa estival, limitando así las posibilidades de disfrute de los pequeños.

De esas deudas sabe Lilibet, una pionera del municipio espirituano de La Sierpe, quien a sus diez años no ha sido alcanzada por el influjo de un palacio de pioneros o una campiña pioneril, pues en su territorio no existe ninguna instalación de ese tipo.

Doanys Hernández Pérez, presidente de la OPJM en tierra espirituana, confirmó y reconoció, también, que hoy la salud de las instalaciones pioneriles en esa provincia no es la mejor. La peor cara, a su juicio, la tienen los palacios de pioneros. Además de en La Sierpe, donde se le entregó el local a la Delegación de la Agricultura, no hay en Cabaiguán, desde hace tiempo, porque la casona colonial, donde tantas generaciones descubrieron sus aptitudes, prácticamente yace en el piso.

En el resto de los municipios también hay problemas: el local de Fomento pasó a ser el preuniversitario y hoy se ubica en otra vivienda de tres habitaciones y muy alejada del epicentro urbano; el de Yaguajay se encuentra en la localidad de Mayajigua y acoge la estancia de varios afectados por el huracán Irma; el de Trinidad sirve de escuela, en espera de que el local del plantel se repare, y al de Jatibonico se le derrumbó el techo trasero.

Afortunadamente, al decir del dirigente juvenil, el de Taguasco, luego de años, sí recibió una reparación capital y en el pasado mes de diciembre abrió sus puertas. El de la ciudad del Yayabo, Los zapaticos de rosa, no está excento de fisuras constructivas y problemas con los espacios han obligado a las empresas a emprender labores de reparación en este verano, por lo que solo abre martes y jueves.

Dificultades varias tienen también, precisó Hernández Pérez, los centros de exploradores espirituanos. Por ejemplo, el Paquito González Cueto, ubicado en el Cacahual, el más grande de su tipo en el país, ha reducido su capacidad de 500 personas, a cerca de 150, por las deprimidas condiciones que presenta.

El dirigente pioneril reconoció que, además, existen insatisfacciones con el avituallamiento y la no asignación de recursos para la limpieza; la no existencia de la total capacidad de refrigeración, la falta de equipos de audio, utensilios como vasos, cucharas y bandejas, luces; se les redujo el gramaje de la alimentación, y no tienen las plantillas cubiertas. A pesar de esos males, dijo Hernández Pérez, esas instalaciones han abierto en este verano, de forma planificada, con actividades recreativas.

Los colores de la integración

La adolescente Ana Claudia Izaguirre Caballero, de 12 años de edad, viajó unos 475 kilómetros de distancia, entre su querido Limonar, en Matanzas, hasta el balneario de Santa Lucía, en Camagüey, para disfrutar de unas merecidas vacaciones en el atractivo campamento provincial docente-recreativo Siboney, ubicado en playa Tararaco.

«Cuando nos dijeron que íbamos al campamento Siboney nos pusimos las pilas y ahora no nos queremos ir», dijo la niña, alumna de la escuela primaria Alfredo Zayas Martín. También de esta distante geografía es la pionera Haven Aguilar Batista. En esta travesía de verano ha encontrado amigas camagüeyanas, a las que nunca olvidará, y tesoros naturales.

«No me arrepiento ni por un segundo de haber venido, porque además del buen chapuzón, las caminatas por la playa me han encantado», dijo María Claudia Torres, alumna de la secundaria básica América Latina, en Nuevitas. «Hasta recogimos sacos llenos de desechos en el litoral, lo que protege el medio ambiente», agregó su amiga Alexandra Batista, de 13 años de edad.

Y razón les sobra a los pequeños veraneantes cuando elogian el Siboney, porque este centro se ha ubicado en la preferencia de los pioneros y profes de la extensa llanura agramontina y más allá, desde su reinauguración, el 13 de julio de 2015, después de más de dos décadas cerrado.

Así lo aseguró Diomel Rodríguez Santana, director de la instalación. «Desde 2015, por nuestra instalación han rotado más de 16 000 pioneros, durante julio y agosto; además desde el verano de 2017 se incorporó al plan nacional de campamentos y desde entonces lo han visitado educandos de nueve provincias.

«Actualmente funcionan 17 sólidas cabañas, un laboratorio de computación con ocho máquinas conectadas a internet, una sala de video y de televisión, cuatro aulas docentes con capacidad de 30 alumnos cada una, un comedor y una enfermería, así como un ranchón multiuso, en el cual se desarrollan todas las actividades políticas, culturales, recreativas y deportivas».

En el palacio provincial de pioneros Camilo Cienfuegos, de la ciudad de los tinajones, la estrenada sala de video 3D, ubicada en el complejo audiovisual Sala Nuevo Mundo, se ha convertido en la opción preferida de los cientos de pioneros que la han visitado en estos meses. Por encima de la gustada piscina de Arroyón —estanque natural de más de 300 metros—, la aceptación a los asombros en 3D se impone, como afirmaron los adolescentes Richard Peña y Leonardo Hernández.

Solo en julio, más de 1 300 pioneros de los municipios de Santa Cruz del Sur, Vertientes, Florida, Céspedes, Minas, Nuevitas, Esmeralda y Camagüey, habían rotado por el Palacio, dijo Yudith Rodríguez Hurtado, directora del Camilo Cienfuegos, centro que en el verano da prioridad a las escuelas especiales y rurales y a la Casa de niños sin amparo familiar.

Los sueños junto a la playa de Santa Lucía o las aventuras en 3D de estos pioneros en Camagüey exhiben los colores de la integración. Así lo refrenda Elizabeth Sosa del Valle, jefa del Departamento de Secundaria Básica, de la Dirección Provincial de Educación, quien recalcó que desde hace varios años esa provincia mantiene la alta disponibilidad en sus instalaciones gracias a la integración y el apoyo de todos los organismos del territorio.

Voluntad para salvar la magia

La fórmula camagüeyana es compartida en Santiago de Cuba, donde 15 instalaciones se crecen como complemento educativo a la formación integral de los niños y adolescentes en sus nueve municipios. Todos funcionan, aclara Norge Molina Sánchez, técnico de la Dirección Provincial de la OPJM, más allá de dificultades constructivas que han conllevado a la reducción de las capacidades o de la asignación de un kilometraje de 1 800 al mes que no satisface la demanda de rotaciones previstas.

El mejor ejemplo de que solo la voluntad unida de todos puede alentar la magia de las instalaciones pioneriles es el palacio provincial de pioneros Una Flor para Camilo. En el andar cotidiano de esa manzana de sonrisas y saberes en que se ha convertido, toda la sociedad santiaguera, con sus máximas autoridades políticas y gubernamentales a la cabeza, ha sumado esfuerzos a favor del crecimiento integral de los hombres y  las mujeres del mañana.

Y no es que allí todo esté logrado, quien lo visite puede constatar que hay muchas potencialidades aún sin explotar en ese entorno, que el pasado 6 de julio cumplió 45 años de fundado, pero como recalca Héctor Luis Contreras, su director, allí se piensa en grande y el empeño es constante en aras de adecuar las posibilidades de la institución a las necesidades de los niños y los tiempos.

Como parte del proyecto Formando con alegría, han puesto en funcionamiento una sala de juegos con 25 aparatos electrónicos, que por un peso en moneda nacional permiten a los niños descubrir asombros y adquirir habilidades en un entorno de confort, buen gusto y precios asequibles que lo convierten en un referente en cuanto a recreación sana.

Aquí se ha asumido —a través de pasadías— la labor que debía desempeñar este verano el campamento provincial Asalto al Moncada, ubicado en Siboney, el mejor dotado para enfrentar una etapa estival y que desde abril y por tiempo indefinido, se ha transformado en un hospital de campaña. En el resto de la provincia, realizar actividades de recreación física en contacto directo con la naturaleza es una aventura de fin de semana posible para las tropas de pioneros exploradores de municipios como Tercer Frente, Contramaestre, Guamá, Mella y Songo-La Maya.

No tienen la misma suerte los pioneros de Palma Soriano, cuyo centro de exploradores Rafael Hernández Rizo tiene un estado constructivo muy desfavorable, falta de medios y grandes dificultades con el vial de acceso. A pesar de estar incluido en el plan de reparaciones de este año, los trabajos aún no se concretan, condenando a su colectivo técnico al accionar solo con pasadías, fundamentalmente con la comunidad cercana.

Es ahí, destaca Molina Sánchez, donde se impone el empeño de los técnicos, guías y directivos de las instalaciones, en coordinación con las direcciones de Educación. Ahí están ejemplos como el del palacio-campamento Frank País, del Segundo Frente, donde a pesar de que se nota la necesidad de retocar el inmueble, los niños de intrincados consejos populares no han dejado de descubrir los motivos del verano en sus áreas.

Voluntad del municipio y sus autoridades se evidencia, igualmente, en la rehabilitación integral, a partir del uno por ciento de la contribución territorial, que recibe el palacio-campamento Capitán San Luis, del municipio del mismo nombre, la única instalación pioneril que poseen.

En la mira de todos

Durante los debates de la Comisión de Atención a la Juventud, la Niñez y la Igualdad de Derechos de la Mujer, Rosa María Ramírez Montero, presidenta nacional OPJM, explicó que hace ya varios años se realizó el traspaso de las instalaciones pioneriles al Ministerio de Educación (Mined), tras una decisión que se adoptó en el país; pero «si algo se dejó muy claro es que nuestra organización seguía teniendo la responsabilidad política de la atención a estas.

«Ese principio no lo hemos abandonado desde el quehacer diario de nuestros presidentes municipales y provinciales y del propio equipo de asesoramiento que existe en los territorios, lo que nos ha permitido fortalecer las relaciones de trabajo con el Mined que hoy tiene el deber administrativo de la atención a las instalaciones pioneriles», explicó.

La dirigente juvenil detalló que este año desde la Presidencia Nacional de la OPJM se realizó un recorrido al ciento por ciento de las instalaciones que existen en el país, lo que demuestra que la atención a estos centros es prioridad en el trabajo de la Unión de Jóvenes Comunistas y, además, mensualmente se desarrolla un despacho con el vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Roberto Morales Ojeda.

«Hay muchos organismos que pueden hacer más. Hoy existen espacios en los palacios que no funcionan porque no está el instructor del organismo en ese horario. Y esto hay que resolverlo porque la formación vocacional y la orientación profesional es la garantía del futuro. Por eso sucede que hace mucho tiempo nos hemos dedicado al tema material y se ha echado a un lado lo que tiene que ver con la formación real y la importancia de las instalaciones.

«Necesitamos que cuando un pionero disfrute de nuestras instalaciones llegue diferente el lunes a la escuela: que pueda hablar de valores, de historia, que conoció a un compañerito y este lo ayudó… por esas razones fueron creados esos centros a iniciativa de Fidel. Hoy más que nunca necesitamos las instalaciones para aportar conocimientos al pionero, para lograr que la recreación sea sana, para desarrollar valores y para contribuir en su formación», destacó.

Por su parte, Dania López Gulborne, viceministra de Educación, explicó que el estado de las instalaciones pioneriles es un tema permanente de trabajo con la OPJM y en las visitas que realiza el Mined a las provincias, y de las deficiencias halladas algunas transitan por el modo de actuación y la gestión de los cuadros de dirección y otras por la situación económica que tiene el país.

«Hemos identificado 97 instalaciones catalogadas de regular y mal. De ellas 50 están en el plan de mantenimiento y reparación. Otras constituyen inversiones capitales a partir de la situación que enfrentó el país tras el paso de los huracanes Irma y Sandy. Para 2020 y 2021 está el resto de las instalaciones pioneriles. También tenemos ocho instalaciones de nueva creación en La Habana, Matanzas, Sancti Spíritus y Holguín, centros a los cuales se les pensaba dar baja y que fueron recuperados con el uno por ciento de los territorios.

«Se está trabajando, no como nosotros quisiéramos, pero avanzamos. Hay un tema muy serio que hoy no está en las manos del Ministerio y es la situación de las computadoras; pero evaluamos en nuestros consejos de dirección para priorizar los Palacios y luego cada uno de los campamentos y los centros de exploradores. Los televisores ya se están dando en cada una de las provincias, a partir de los televisores híbridos que entraron y la reparación del resto de los televisores de 29 pulgadas», explicó.

Otros elementos explicados por López Gulborne son los análisis que están realizando de conjunto con los Gobiernos de algunos locales para convertirlos en un palacio de pioneros o centro de exploradores como lo han hecho otros municipios. «Lo importante es evaluar cuáles problemas tienen solución y que transitan por la capacidad del hombre de darles una solución, y cuáles son a resolver a largo plazo. No vamos a descansar hasta dar solución a cada uno de los problemas y desde lo administrativo vamos a exigir a quien tiene que resolverlo».

Si algo demostró está indagación es que la intención de resolver los problemas está; pero como coincidieron los entrevistados por Juventud Rebelde, hacer de las instalaciones pioneriles el lugar ideal para el crecimiento espiritual de los pequeños, es un propósito demasiado alto para dejarlo solo en manos de la Organización de Pioneros José Martí o del Ministerio de Educación.

Por ello, como se apuntó en la Comisión parlamentaria, se debe trabajar en el desarrollo de una propuesta de trabajo que permita recuperar todas las instalaciones posibles, a partir de sus condiciones y recursos disponibles; así como plantearse la aspiración de que cada municipio recupere las capacidades que logró tener en períodos precedentes, utilizando para ello las opciones previstas en la planificación de su presupuesto.

Más allá de las limitaciones materiales, corresponde a la sociedad toda, con los Gobiernos locales a la cabeza, contribuir con voluntad y creatividad a que las instalaciones sean esos sitios para el saber y el disfrute, donde se complementa la formación integral de nuestros niños y adolescentes. Cuando así sea, también crecerá allí la magia de la diversión sana y útil durante los meses de verano.

—En la actualidad se cuenta con 207 instalaciones pioneriles en el país. De ellas: tres con carácter nacional, 13 provinciales y 191 municipales. Palacios de pioneros: 119, centros de exploradores: 71 y campamentos: 17.

—Campamentos de pioneros: desarrollan actividades durante todo el curso escolar, vacaciones y semanas de receso en las que se combinan lo cultural, recreativo, deportivo, patriótico y político con las actividades docentes, complementando el pleno esparcimiento de los niños y adolescentes con la formación integral.

—Centros de exploración: promueven actividades de recreación física en contacto directo con la naturaleza, que propicien el amor a la flora y la fauna, así como su conservación. Además, desarrollan habilidades y destrezas para la vida en campaña y la supervivencia en condiciones ambientales difíciles.

—Palacios de pioneros: impulsan actividades para la formación vocacional y la orientación profesional vinculados con las diferentes ramas de la producción y los servicios. En ellos intervienen Organismos de la Administración Central del Estado, que contribuyen a la formación integral de niños y adolescentes en un medio eminentemente participativo.

—Campiñas: desarrollan actividades para la formación vocacional y la orientación profesional vinculadas con el sector agropecuario. Están ubicadas en las cooperativas de producción agropecuaria y comunidades rurales y son atendidas por la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños.

Los juegos deportivos y tradicionales son una muy buena opción para recrearse. Foto: Yahily Hernández Porto

Las películas exhibidas en el Cine 3D son las preferidas por los pioneros. Foto: Yahily Hernández Porto

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.