El mundo danza en las páginas de un libro - Cultura

El mundo danza en las páginas de un libro

Este lunes se dieron cita en el Museo de la Danza destacadas figuras del mundo del ballet, compañeros de trabajo del diario JR y lectores en general para asistir al alumbramiento público del volumen El mundo baila en La Habana, del periodista José Luis Estrada Betancourt

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

Convertir los anhelos en realidades palpables, al alcance de la mano, deviene empeño constante de todo aquel que se considere un «soñador empedernido». Para quien «se levanta cada mañana con un nuevo sueño», advertir, saborear el fruto de los esfuerzos constituye una sensación que perdura en la memoria como el más gratificante de los placeres.

Así lo pudo comprobar el periodista José Luis Estrada Betancourt durante la presentación de su más reciente sueño, El mundo baila en La Habana, una obra que su autor cataloga como «homenaje a Alicia Alonso y a una Compañía que, como su directora, se ganó el don de la eternidad».

El Museo de la Danza, hermoso inmueble que recoge una parte esencial de la historia de ese arte en la Isla, fue el escenario en el cual se dieron cita, este lunes, destacadas figuras del mundo del ballet, amigos, compañeros de trabajo del diario JR y lectores en general, para asistir al alumbramiento público de un texto que propone una aventura conversacional tejida en el fino telar de 28 entrevistas y concebida con los hilos del dominio de tan difícil género periodístico.

A decir de Eduardo Heras León, Premio Nacional de Edición 2001, quien tuvo a su cargo el prólogo del texto y las palabras de presentación del mismo, no se necesita de una bola de cristal —extraordinario objeto al que se refiere Estrada en los agradecimientos— para estar convencidos de que El mundo baila en La Habana, despertará en los lectores «ese montón de sensaciones que un aspirante a escritor —según se autodefine José Luis— quisiera».

Entrevistas a Alicia Alonso, Julio Bocca, Paloma Herrera, Cristina Hoyos, Mónica Mason, entre otras figuras, son algunas de las invitaciones que nos hace el también autor del volumen De la semilla al fruto: La compañía.

«El espíritu de la danza es inseparable de la condición humana», sentencia una frase de Alejo Carpentier. Tal vez, esa verdad sea la razón por la cual debemos agradecer a José Luis Estrada el regalo de moldear la pasión, el arte del ballet y el talento, y fundirlos con las esperanzas, logros y confesiones en las páginas de un libro donde el mundo no se cansará de danzar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.