El atractivo gancho de lo diferente

La semana se inauguró con la proyección del thriller Un día difícil y seis cintas más esperan ser proyectadas

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

Siete cintas en calidad de estreno conforman la selección que el Icaic y la Cinemateca de Cuba prepararon para la semana dedicada a la filmografía de Corea del Sur, que se desarrolla hasta este jueves, en la Sala 2 del Multicine Infanta.

Puede que sea usted de esos espectadores que cuando vio el país de procedencia de los filmes, desechó la idea de dedicar algún tiempo para disfrutar de alguno de ellos. Sin embargo, acercarse a esa producción que parece tan lejana, podría ser una experiencia impactante y a la vez, atractiva.

La semana se inauguró con la proyección del thriller Un día difícil. Su director, Seong-hoon Kim, apuesta por la adrenalina, el suspenso y continuos giros que mantienen al espectador en vilo. Escenas de fuerte dramatismo se conjugan con humor bien pensado para provocar fuertes sensaciones en la medida que el público se sumerge en las problemáticas de un detective que vive la peor jornada de su vida: su mujer quiere el divorcio, tiene que asistir al funeral de su madre y, por si fuera poco, atropella y asesina a un individuo en la calle. Desde su estreno en el Festival de Cannes, en 2014, el filme ganó siete premios en diversos certámenes por los méritos del guion y Seong-hoon Kim (How the Lack of Love Affects Two Men, 2006) fue ampliamente reconocido por su labor tras las cámaras.

Del suspenso pasamos revista a un universo trastornado, pues la fantasía y el delirio son los ingredientes principales de Soy un cyborg. La protagonista es una joven internada en un hospital siquiátrico, quien está convencida de que es un robot. La película recibió nueve premios, entre ellos los galardones Dragón Azul (Corea del Sur, donde se convirtió en una de las cintas más taquilleras de ese país), Cinta Azul (Japón) y el Loto del Festival del Film Asiático de Deauville, como mejor película. A cargo de la dirección estuvo Park Chan-wook, conocido por la llamada «trilogía de la venganza», compuesta por Sympathy for Mr. Vengeance, la adaptación del manga homónimo; Oldboy, ganadora del gran premio del jurado del Festival de Cannes de 2004; y Sympathy for Lady Vengeance.

Si ese relato le pareció bizarro, espere a conocer la trama de Moebius, la cual, seguramente, le resultará perturbadora. Una crítica de la revista Variety define la cinta como «un glorioso estudio fuera de serie sobre la perversidad». El argumento gira en torno a una familia integrada por una esposa, su marido infiel y un hijo que codicia lo que su padre posee. En opinión de algunos especialistas, el director Kim Ki-duk (El arco y Hierro 3), después de dirigir Piedad, ganadora del León de Oro en el Festival de Cine de Venecia en 2012, se desató para crear la película más polémica de su trayectoria.

Las excentricidades no se detienen en estos filmes, pues La chica satélite y la vaca lechera es otra propuesta que se las trae. A Jang Hyung-yun se le ocurrió crear un animado cuyo tema central es el amor y para eso nos construye una historia que se mueve entre lo fantástico y lo romántico. La película presenta un satélite que atraviesa la atmósfera y toma la forma de una joven, así como a un chico abandonado por su novia y que se convierte en una vaca lechera. Hay además un villano que roba los órganos de los animales con el corazón roto y un mago: Merlín, transformado en un rollo de papel higiénico.

Pero no se deje llevar por la extrañeza, pues la cinta tiene algunas credenciales que la avalan, como el premio a Mejor película de animación en el Festival de Sitges de 2014, el reputado certamen europeo de cine fantástico donde se dan cita los cultores del género del mundo.

En otra cuerda se mueve Belleza de 200 libras, que se coronara como la tercera película más taquillera de 2006 en Corea del Sur. Narra los pesares de una voluminosa mujer que trabaja haciendo la voz de una estrella del pop. Pero, como siempre sucede, la chica conoce a un chico y decide optar por la cirugía estética para estar delgada y atractiva. Basada en el manga japonés Kanna-San, aborda temas como la superficialidad de una sociedad hipócrita que valora la apariencia por sobre todas las cosas.

En tanto, en una realidad más sombría, donde buenos y malos se confunden, se adentra Operación Nuevo Mundo, de Park Hoon-jung. Tras la muerte del jefe del sindicato del crimen más poderoso del país, se desencadena una guerra donde los asesinatos y las venganzas marcan el día a día. En medio de todo se encuentra un joven detective de policía infiltrado en la organización, que tendrá que usar su instinto para sobrevivir al caos.

Cierra la nómina La chica de la consigna, que en medio de traiciones y venganzas, ofrece una reflexión acerca de lo que somos capaces de hacer para cambiar o rehacer nuestra existencia. Han Jun-hee nos introduce en la vida de Il-young, abandonada en una estación. Años más tarde, es vendida a una organización criminal, donde tendrá que luchar para sobrevivir en un mundo violento.

El entretenimiento y la sorpresa están garantizados en esta muestra que, si bien puede resultar algo exótica para el público occidental, tiene elementos nada despreciables para convencer sobre el posicionamiento de la cinematografía sudcoreana en el mapa del séptimo arte mundial.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.