Una Charanga Latina revitalizada

Mira cómo vengo (Egrem 2015) es el más reciente compacto de la agrupación creada hace casi un cuarto de siglo por Enrique Álvarez

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Existe un consenso casi mayoritario entre los autores de la música popular sobre los códigos para componer números que se conecten con el exigente bailador cubano. Se asegura que la fórmula es, en esencia, la misma desde la época de Arsenio Rodríguez, Benny Moré y Rafael Lay.

Los textos deben reflejar a la gente para los que están destinados y, por consiguiente, necesitan contener frases y vivencias que identifiquen a ese público en el momento que se han creado. Entender ese concepto es sumamente importante para quienes se dedican al son, ritmo clásico dentro de nuestra sonoridad.

Por supuesto que hay también búsquedas en el plano melódico y alguna que otra mixtura genérica. En la actualidad, cada compositor y orquestador emprende su camino en aras de encontrar el sello que identifique su propuesta artística. Es ahí donde se inserta Mira cómo vengo (Egrem 2015), el más reciente compacto de la Charanga Latina, agrupación creada hace casi un cuarto de siglo por Enrique Álvarez, un violinista experimentado con casi 45 años de vida artística y que ha tocado en la Sinfónica de Camagüey, y las orquestas Maravillas de Florida, la Revé y la América, entre otras.

El disco de la Charanga Latina está pensado para el joven bailador y ha conectado notablemente con ese público por acoplar esa tradición sonora de la agrupación con fórmulas contemporáneas de hacer son.

Para Enrique Álvarez, los resultados del repertorio de esta placa han «sido algo sorprendentes». Según el artista, ello es un ejemplo del «cambio abismal del grupo», lo cual se hace visible en la manera de componer las canciones para este álbum y donde aparecen historias en las que se refleje a la gente que los sigue. Todo es acompañado de un trabajo con la imagen de la agrupación en el escenario —en ello sobresale el vestuario muy a tono con la moda actual— y una proyección escénica en la que se apuesta por pasillos que muestren ese disfrute del ritmo de esta charanga revitalizada.

En esencia, Mira cómo vengo contiene nueve piezas que prestan una atención primordial a la cuerda de metales y al set de percusión, sin olvidar la clásica base de charanga en la que el violín aporta sobremanera a la sonoridad.

El sencillo que da título al CD, así como Qué vamo’ a hacer y Pa’ dónde fue se han ubicado entre los más solicitados del grupo en los espacios radiales y televisivos. Igualmente, figura en ese volumen una versión de Toro mata, a la par de los duetos de los vocalistas de la agrupación con cantantes como Randy Malcom (Mami aquí no hay más na’) y Shamela (No te me enamores).

Para Lázaro Álvarez, productor musical del álbum junto a su padre, la clave está en «sumar a un público joven. Para podernos mantener 24 años más, hay que estar muy en época. En estos momentos en que es muy difícil colocarse en la preferencia, tienes que hacer cosas con las que el bailador se sienta identificado. Ya teníamos a nuestros seguidores y ahora tenemos a la juventud. No por esto abandonamos a quienes nos han seguido siempre», aseguró a JR.

Ya con el reconocimiento del jurado del concurso Adolfo Guzmán 2002 gracias al tema Doctor, doctor, y el impacto de volúmenes como Cada loco con su tema, la Charanga Latina llega ahora no solo con el CD Mira cómo vengo, suena en estos meses con Sumando alegría, pieza escrita por Osmani Espinosa. Dedicada especialmente a esta cita estival, la canción se disfruta en la televisión a través de un videoclip filmado en Jibacoa y que dirigió Charly Cabrera.

Integrada hoy por músicos graduados de las escuelas de arte del país y con aires renovadores en su propuesta artística y escénica, la Charanga Latina es otra de las agrupaciones que son partícipes de nuestro panorama sonoro contemporáneo. Es otro de los grupos a los que debe seguirse atentamente.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.