Un viaje cinematográfico por el Caribe - Cultura

Un viaje cinematográfico por el Caribe

Desde este miércoles y hasta el 1ro. de octubre, se desarrola la 8va. edición de la Muestra itinerante de cine del Caribe, en la sala capitalina Infanta

Autor:

Alejandro A. Madorrán Durán

Con ánimo de continuar con la promoción de la riqueza cultural de las naciones caribeñas y de los elementos de identidad que las unen, captados a través de las sensibilidades de los realizadores de la región, se desarrolla, desde este miércoles y hasta el 1ro. de octubre, la 8va. edición de la Muestra itinerante de cine del Caribe, en la sala capitalina Infanta.

Así lo informó su presidente, el cineasta cubano Rigoberto López, quien indicó que las películas seleccionadas «expresan diversas realidades, como la violencia doméstica y social, el racismo, la emigración, las raíces etnoculturales y las problemáticas concernientes al medio ambiente».

Igualmente precisó que durante el evento se exhibirá un total de 20 producciones cinematográficas (entre filmes, cortometrajes y documentales) procedentes de diez naciones de las 27 que participan en el evento. Entre las presentes están: Cuba, Haití, Belice, Surinam, Trinidad y Tobago, Puerto Rico, Jamaica, República Dominicana, Martinica y Guadalupe.

El cine más representando será el de la Mayor de las Antillas con siete obras, dentro de las cuales se encuentran los largometrajes Vuelos prohibidos, de Rigoberto López; La emboscada, de Alejandro Gil (viernes 29), y La película de Ana, de Daniel Díaz Torres (sábado 30).

También están los documentales Rodando en La Habana, de Jaime Santos (jueves 21); Eggún pa Cha-Cha, de Miguel Narciso (viernes 22); Rogelio Martínez Furé. Un griot cubano, de Juana María Cordonés-Cook (sábado 23), y Código color, memorias, de William Sabourin (jueves 28).

De manera general los filmes que componen esta Muestra poseen una significativa calidad artística, reconoció López. Un ejemplo de ese nivel también lo refleja la cinta surinamés El precio del azúcar, de Jean Van de Velde, que fue elegida para la inauguración.

Esta película narra «una historia de odios y pasiones que el director holandés —nacido en el Congo— llevó a las pantallas en el año 2013, con el tino indispensable para cualquier obra romántica que se respete: pegarnos de principio a fin a nuestros asientos», según ha comentado el crítico de cine Rolando Pérez Betancourt.

La historia del filme se sitúa en una plantación del dulce en el siglo XVII en ese país, donde conviven dos hermanastras que representan las distintas estratificaciones sociales de la época: una es blanca y la otra es esclava y sirve como cuidadora de su contemporánea. «Ambas seguirán caminos distintos aunque siempre bastante unidos», concluye la sinopsis.

También con el propósito de hacer un retrato de su nación, Haití, amor mío, de la cineasta Guetty Felin, nos narra tres relatos que se desarrollan luego del devastador terremoto acontecido en su país natal: «Un adolescente afligido descubre un superpoder, un viejo pescador piensa que la cura para su esposa enferma se puede encontrar en el mar, y una musa lucha para salir de la historia que su autor está escribiendo».

Haití, amor mío, que se proyectó este viernes, fue filmada con la colaboración de las personas naturales del lugar donde se rodó, según indicó Felin, quien dijo en entrevista con el sitio web Arcadia que «recurrí a la gente sobre quienes escribí el guion, una comunidad en la región de Jacmel a la que me gusta llamar “mi tribu”».

Asimismo, del género ficción estará en cartelera, el jueves 28, la cinta dominicana La lucha de Ana, de Bladimir Abud, la cual obtuvo en el año de su estreno (2013) los lauros a Mejor Película y Mejor Actriz en los Premios Soberanos que entrega cada año la Asociación de Cronistas de Arte de ese país.

La cinta cuenta la vida de una madre soltera que se gana la vida como vendedora de flores en un mercado y que tiene como meta darle una buena educación a su hijo adolescente. Según continúa su argumento, una tragedia conmocionará a esta mujer quien tomará la justicia por sus manos.

Su director refirió que «no tiene pretensiones comerciales, ni las de ser el mejor filme de su país. Simplemente hicimos una película sincera, que trata la esencia social quisqueyana y la traduce a imágenes», según se lee en el sitio web Cine Dominicano.

También sobre temáticas sociales tratan los documentales reunidos, como es el caso del puertorriqueño Desalambrado, de Pedro Ángel Rivera Muñoz, que se exhibirá este sábado, el cual aborda las luchas de los rescatadores de tierra por el territorio y la viviendo en el país boricua, desde fines de los años 60 hasta finales del siglo XX.

Con una hora de duración, la cinta, basada en el libro Desalambrar, de su productora ejecutiva Liliana Cotto Morales, también pretende «evocar la pertinencia de un pasado que aún pende sobre nuestro actual cotidiano vivir, sumido en una crisis social quizá más profunda que la confrontada por los ocupantes y rescatadores de tierra hace más de 40 años atrás», según declaran sus autores en la sinopsis.

El domingo 24, será el turno del documental Sueños en tránsito, de Karen Martínez, que igualmente constituye un reflejo de las diversas realidades del Caribe como puede ser la emigración. En 29 minutos su directora, originaria de Trinidad y Tobago y radicada en Londres,  propone, en un tono poético y ensayístico, el tema de la identidad y la pertenencia de los migrantes contemporáneos.

Deportados, de Rachele Magloire y Chantal Regnault, constituye otro título que insiste en el posible desarraigo de las personas que abandonan su lugar natal, como les sucede a los presos haitianos que luego de cumplir su sentencia en América del Norte retornan a su país en donde «comienzan una nueva vida en un ambiente bastante hostil».

Entre otros documentales que se podrán apreciar están: La lucha contra el pez león, del Proyecto de protección al Clima y el jamaicano Historia de dreadlocks, de Linda Aïnouche, las que se proyectarán el miércoles 27; así como el jueves 28 se exhibirá, de Guadalupe, Cine ambulante, de Fabienne Orain.

También, el domingo 1ro. de octubre, se podrán ver El precio de la memoria, de Karen M. Mafundikwa, y Viaje por los mundos de Frankétienne, de Arnold Antonin. Y completan la lista de títulos los cortometrajes ¿Quiénes somos Belice?, de Gregg Stouffer, y el martiniqués Vivir, de la realizadora Maharaki.

Una vez que finalice el ciclo en La Habana, continuará esta edición de la Muestra itinerante de cine del Caribe en otras provincias del país, según declararon sus organizadores.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.